ACABEMOS CON EL POSTUREO EN SELECCIÓN: LOS FALSOS CAZATALENTOS

 dont-let-talent-acquisition.png

Lo admito, esta entrada va a doler entre mi sector pero también abrirá una gran crítica de la que creo que tenemos que aprender. Y todo tiene que ver con esas etiquetas que utilizamos para vestir mejor nuestra actividad y profesión dentro de un mundo en el que la selección de personal tiene que mejorar y avanzar. Pero sobre todo, lo que hay que dejar de vender es humo, y más atribuyéndonos cualidades que no tenemos pero que maquillan enormemente nuestro perfil.

Cuando empecé a hacer selección trabajé en el mundo de la consultoría IT. Llevé muchísimos procesos para distintos clientes y os puedo asegurar que la gran mayoría tenían una tónica común: las malas condiciones que ofrecía. Y es que empecé mis andaduras en plena crisis económica, lo que hacía que muchos puestos carecieran de unas condiciones razonables. Y pese a todo eso tuve el atrevimiento de ponerme en mi LinkedIn algo así como Captador de Talento.

Años después, y tras haber madurado laboralmente, solo puedo decir que me equivoqué al llamarme de esa manera. Sinceramente, ¿qué talento puedo captar para puestos que en vez de pagar 20K ofrezco 15K? (no yo lógicamente, sino la empresa para la que trabajaba) pero claro, suena y queda mucho mejor poner que atraes el talento antes de que haces selección. Técnicos de selección hay muchos, pero personas que atraigan el talento hay tan pocas…; Realmente solo me estuve engañando durante varios meses pensando eso.

Captar el talento implica dos cosas. La primera es poder ofrecer una serie de condiciones (no solo económicas, sino también de proyecto, buen ambiente, estabilidad…) mínimas en los procesos de selección sobre los que tienes que cubrir vacantes. La segunda es tener un buen conocimiento del puesto y del tipo de profesional que mejor encaje puede tener. Y hoy en día son pocas las empresas que pueden aportar algo razonable en base a lo que buscan.  Además, en relación al segundo criterio, me gustaría deciros que la mayoría de Consultoras, ETTs y Headhunters cuentan con poca información de lo que quiere el cliente. Se hace una búsqueda en la que prima la cantidad antes que la calidad (ya que el cliente final solo pagará en muchas ocasiones por resultados). Por lo tanto, antes de poner en tu CV que captas o atraes talento, piensa si realmente las condiciones que ofreces y el conocimiento que tienes de tus vacantes son merecedoras de ese talento.

Y la eterna pregunta es qué es el talento. En mi opinión todos tenemos múltiples talentos que podemos detectar y desarrollar. Sin embargo, es una palabra que tiene una connotación diferente para cada uno. Esto complica mucho más la ecuación ya que lo que me pregunto muchas veces es qué interpretará ese técnico de selección como talento. La triste realidad es que no llaman talento al candidato que desarrolle bien el puesto, llaman talento a encontrar a un candidato que encaje en las pobres condiciones que se ofrecen.

Y son estas cosas las que muchas veces devalúan el trabajo que hacemos en selección. Una labor tan complicada como poco valorada. Pero si endiosamos las malas condiciones y recubrimos de humo nuestros perfiles poco podremos hacer. El verdadero talento se puede identificar, y hay que motivarlo y darle el proyecto que se requiere. Pero poco se podrá encontrar en una cultura de crisis que busca lo mejor al menor coste.

Por ello, pregúntate si verdaderamente captas talento o si ofreces puestos mediocres a personas con muchas más habilidades y experiencia de lo que se requiere. Ten cuidado con lo que dices que eres y con lo que pones en tu perfil. Eso generará expectativas en los candidatos que se verán defraudadas en cuanto les digas las condiciones.

Haz lo mejor que puedas tu trabajo. Todos los puestos tienen elementos positivos y negativos. Pero nunca te engañes a ti mismo. No hagas como yo hice pensando que ofrecía oro en vez de paja. Y también, aunque difícil, labor nuestra es hacerle ver a la dirección de la empresa que lo bueno cuesta, y que no todo es posible si las condiciones contractuales no lo soportan. Efectivamente, estamos en crisis, pero ciertas cosas podrán cambiar si todos aportamos un pequeño grano de arena y hacemos ver, de una manera u otra, que las empresas no se mueven solas. Todos y cada uno de los trabajadores son la empresa, y de su buena gestión y selección dependerá en gran parte el éxito y beneficios de la misma.

Anuncios

LA SUPERFICIALIDAD EN EL MUNDO LABORAL

rain, window, person, woman, beauty, face, rainy, raindrops, dro

Vivimos en una sociedad donde la imagen influye mucho. Prueba de ello es el constante bombardeo de anuncios, productos de belleza, dietas o gimnasios que buscan que proyectemos el mejor físico posible. Y esa exposición se lleva también en las redes sociales, donde se suben constantemente fotos compartiendo la belleza personal y recibiendo un constante feedback. Un buen físico engancha, y si lo tienes serás un imán con el que conseguirás que muchas personas quieran conocerte independientemente de cómo seas por dentro.

Si lo trasladamos al mundo de las empresas, podríamos hablar de empresas atractivas y conocidas para trabajar. Influye su tipología (por ejemplo si son multinacionales), un buen marketing interno o la apariencia de que se puede ganar mucho y hacer una carrera profesional en ellas. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y en este pequeño artículo te revelaré algunas claves para que puedas elegir mejor un futuro empleo o al próximo trabajador de tu equipo.

CLAVES A LA HORA DE ELEGIR UNA EMPRESA

No todas las compañías despiertan el mismo interés por la parte de los candidatos. En estos tiempos de crisis parece que poder elegir está al alcance de unos pocos privilegiados. Por ello, muchas veces nos conformamos con proyectos que resultan interesantes pero que nos generan dudas y no terminan de cumplir las expectativas. A veces aparece un mirlo blanco, una multinacional con buenas condiciones y en la que parece que nuestra carrera volverá a brillar como antes. Pero ten cuidado, no te dejes llevar por una marca, debes analizar bien el proyecto, el equipo y todo aquello que te haga estar más y menos motivado.

El problema que tenemos a la hora de tomar decisiones es que muchas veces miramos más lo macro que lo micro. Por ejemplo, si tenemos una oferta de una gran empresa vamos a ver con buenos ojos la posibilidad de pertenecer a ese sitio que es tan famoso y en el que aparentemente hay buenos salarios y posibilidad de carrera. Y no digo que no sea así, pero hay que explorar más lo micro: los pequeños detalles marcarán la diferencia.

Las grandes empresas tienen muchísimos trabajadores, departamentos y procesos. Tú no vas a pertenecer a todo ello sino simplemente a un pequeño porcentaje. Al final, tendrás tu equipo de trabajo y algunos departamentos con los que interactuarás. Por tanto, no bases tu elección en cómo se llame el sitio sino en lo que te digan que vas a hacer. Para ello, aprovecha la entrevista de trabajo para poder extraer el mayor grado de información relevante para ti.

CLAVES A LA HORA DE ELEGIR UN CANDIDATO

 

Nunca dejo de sorprenderme cuando escucho a muchos responsables sus preferencias por contratar gente de tal universidad o que estuvieran trabajando en cierta consultora. En muchas ofertas de empleo se describe una preferencia de que el candidato tuviera experiencia en ciertos tipos de empresa, y en más de una ocasión aparece la referencia de que es recomendable haber estado en una Big 4 (Deloitte, KPMG, EY y PWC).

El principal problema que se tiene a la hora de elegir es que muchas veces se da por hecho algo que no es. Se piensa que si el candidato ha trabajado en una de estas empresas entonces deberá saber hablar muy bien inglés, tener buenas habilidades en el paquete Office y poder llevar la presión y carga de trabajo mucho mejor que cualquier otra persona. La realidad no es esa, por lo que asumir sin contrastar es un error garrafal.

Como en toda empresa, hay trabajadores que rinden mejor y peor y que tienen unas determinadas habilidades que les hacen destacar, o no, en las funciones que realizan.

Por ello, independientemente de las empresas que aparezcan en un CV, debes tener la obligación de contrastar la información en una entrevista. Y aunque te sorprenda, trabajadores de empresas que no sean tan reconocidas pueden dar los mismos, o mejores resultados, que otros que pertenezcan a la élite de las compañías.

La conclusión de este artículo es simple pero efectiva. No te dejes llevar por las cosas que parecen obvias. Tómate tu tiempo en investigar y contrastar. Es tu responsabilidad evitar que un oasis se convierta en un auténtico vertedero.

POTENCIA TU ATRACTIVO PROFESIONAL

El amor y el trabajo se relacionan mucho más de lo que parece. Me hace gracia escuchar que cuando se tiene pareja uno se deja de cuidar. Eso no se aplica en todas las relaciones, pero es cierto que he conocido parejas en las que no se le daba tanta importancia a la apariencia y empezaban a aflorar algunos kilos de felicidad en ambos miembros. Al final el físico es un envoltorio, pero el verdadero problema es cuando se dejan de cuidar los detalles y todo aquello que hace que se vaya acabando la magia. Pues el paso del tiempo, la costumbre y la ausencia de novedades hace que se aletargue la pasión y el amor se evapore…

Y no, puedes estar tranquilo ya que no voy a cambiar la temática del blog, pero esto que he comentado se traslada a muchos profesionales que día a día van perdiendo su atractivo profesional.

Además, y al igual que ocurre con muchas parejas, hoy en día es difícil encontrar un trabajo para toda la vida. Está muy de moda el hablar de salir de la zona de confort, de mejorar, coaching, pero lo que hay detrás de todo ello es también un entorno de cambio brutal. Piensa por ejemplo en cómo ha cambiado la forma de relacionarnos en los últimos 6 años. Y extrapolándolo nuevamente al mundo laboral, pasa algo parecido. El mensaje que no dejo de escuchar es que como mínimo trabajaremos entre 7 y 10 empresas a lo largo de nuestra vida profesional. Con más razón aún no podemos dejar que nuestro perfil pierda todo su esplendor.

¿QUÉ ES EL ATRACTIVO PROFESIONAL?

conviertete-en-un-profesional-atractivo-para-las-empresas

Cuando decimos que una persona es atractiva es porque hay algo que nos engancha y nos lleva a conocerla más. A nivel profesional, serían aquellas personas de las que queremos aprender y con las que queremos compartir proyectos. Además, y tal vez lo más importante, se relaciona con trabajadores a los que las empresas quieren fichar. Y no hablo de aspectos físicos sino de lo que puedes aportar tanto a nivel de conocimientos como por tu forma de ser.

4 CONSEJOS PARA PONERTE GUAP@, LABORALMENTE HABLANDO

En este entorno de tanto cambio debes tener siempre un perfil atractivo para las tendencias que refleja el mercado. Tener estabilidad en tu trabajo no significa que debas de dejar de mejorar. Por ello, te doy varios consejos para que acicales tu parte profesional:

  • Mejora tus competencias: No todos somos buenos en todo. Por ello, es importante hacer un trabajo de autodescubrimiento sobre en qué nos defendemos y aquello que tenemos que mejorar. Sin duda alguna, en este apartado influye mucho la opinión que tengan los demás, ya que nuestros ojos no percibirán tanto como los de la gente con los que compartimos tiempo. Te invito a que desarrolles un sencillo test a través de esta herramienta gratuita https://www.surveymonkey.com/. Envíale el link a gente de distintos círculos (amigos, familiares, gente con la que trabajes…) Las preguntas que realices deben ir orientadas a las cosas buenas, y las que no lo son tanto, que tu entorno perciba en ti. Aquí tienes un ejemplo:
  • Indica tres cosas positivas de mi forma de ser.
  • Indica tres áreas de mejora de mi forma de ser.
  • ¿Cuáles son mis mejores virtudes a nivel profesional?
  • ¿Qué áreas profesionales me recomendarías mejorar?

Si muchas personas detectan un área de mejora, entonces es importante trabajar sobre ella. Lo primero que debes hacer es aceptarlo y posteriormente decidir si quieres o no actuar. En el caso de que quieras hacerlo tienes muchísimas herramientas: talleres, libros, vídeos…; Sin embargo, si quieres cambiar algo de ti el primer paso lo debes dar tú.

Aquí tienes mi top 5 de competencias independientemente del sector en el que trabajes: Gestión de cambios, Comunicación, Organización, Trabajo en Equipo y Capacidad de Aprendizaje.

  • Lee y actualiza tus conocimientos: Intenta sacar todos los días un rato para hacerlo. Cuando se entra en la dinámica laboral se pierde el aprendizaje debido a que se asientan una serie de bases que valen para el día a día. No te limites a ello y ten la curiosidad de seguir investigando.
  • Mejora tus idiomas: Si en 10 años no te comunicas decentemente en inglés tendrás muchos problemas. Tengas la edad que tengas es importante no dejarlo atrás. Piensa en la gente con la que competirás en 10-15 años, todos ellos están estudiando en inglés y serán los rivales a los que te podrás enfrentar en muchos procesos.
  • Mejora en tu empleabilidad: Con ello me refiero a que sepas cómo utilizar portales de empleo, hacer entrevistas, diseñar un buen CV…; Todo ello te acercará a poder conocer mejor el mercado, lo que busca y lo que puedes aportarle.

Si la entrada te ha gustado no dudes en recomendarla. Además, voy a realizar un curso el 18 de Marzo en Madrid que te permitirá conocer y potenciar todo tu atractivo profesional. Tienes más información en este link.

ANTES DE CAMBIAR DE TRABAJO… RESPIRA, REFLEXIONA Y ELIGE CORRECTAMENTE

Ira

Recuerdo los momentos en los que no me encontraba a gusto en alguna de mis experiencias laborales. Sobre todo, esos malos días en los que te planteas hasta dejar el puesto sin otro empleo. Ese cúmulo de sensaciones, me llevaban a aplicar a muchas ofertas con el fin de encontrar un nuevo rumbo en mi experiencia laboral. Sentía una especie de presión en mi tripa que me hacía verme como un pájaro encerrado en una jaula cada vez más pequeña. Dormía peor, estaba más irritable y me planteaba si la situación cambiaría algún día. Con mucha probabilidad, cogería la primera oferta que me hicieran. Pero, ¿era eso lo más correcto?

Este ejemplo personal se vincula al de muchos otros trabajadores cuándo se encuentran trabajando sin estar a gusto. Los motivos pueden ser varios:  malos responsables, una gran carga de trabajo, o una gran distancia entre la empresa y la vivienda. Sin embargo, un cambio de empleo es una elección muy compleja. Hay que meditar y saber gestionar correctamente esta decisión. En las siguientes líneas encontrarás algunos consejos que te podrán ayudar a gestionar el proceso.

1º RESPIRA

La calma es fundamental para tomar una decisión correcta. Si las emociones negativas te consumen, entonces no conseguirás dar el cambio más acertado. Esa frustración te hará agarrarte a la primera opción que se te pase por la mente, sin pensar realmente si merece o no la pena. Por ello, es bueno que te alejes de esas sensaciones negativas antes de decidir qué rumbo proseguir. Tampoco te recomiendo un exceso de alegría. Simplemente que te encuentres en un estado neutro en el que puedas ver las cosas con el mayor grado de objetividad posible.

2º REFLEXIONA

Puedes hacer este paso de muchas formas. A continuación, te recomendaré una técnica que te podrá ayudar a visualizar mejor tu situación actual y a cuál te quieres dirigir. El objetivo es reflexionar y que puedas tomar consciencia de una forma original y divertida (esta técnica la aplico en mis sesiones de Coaching).

MATERIAL:

  • Dos cartulinas
  • Possits de Colores
  • Bolígrafos/Rotuladores

INSTRUCCIONES:

Utiliza una de las cartulinas para exponer sobre ella cómo te encuentras en tu trabajo actual. Puedes poner como título “TRABAJO ACTUAL”. Debes utilizar al menos 3 possits de colores (como mínimo) para representar distintos elementos sobre tu trabajo. Elige un color que te haga sentir bien para representar elementos positivos. Elige un color que no te guste para representar elementos negativos. Y por último, utiliza otro possit de un color diferente para indicar, al menos, 3 cosas que aportas al trabajo y otras 3 que el trabajo te aporte. A continuación, puedes ver el siguiente ejemplo (puedes hacer tantas variantes como estimes oportuno):

prueba

A continuación, debes realizar el mismo proceso con la otra cartulina, la cual se relaciona con tu futuro trabajo. En el color que te haga sentir bien, indica los aspectos positivos que te gustaría que tuviera esta nueva etapa. Por otro lado, en el color que no te guste, indica los elementos negativos que no te gustaría encontrar. Por último, señala qué te gustaría aportar y qué te gustaría que te aportara esta nueva experiencia laboral.

prueba 2

3º ELIGE CORRECTAMENTE

El objetivo del ejercicio anterior era que pudieras tomar conciencia de aquello que piensas y sientes sobre tu experiencia actual. Además, el proyectar el posible trabajo en el que te gustaría estar servirá para que focalices tu búsqueda en aquellos procesos que realmente te interesen.

Es importante no elegir la primera opción, trabajar tiene una serie de beneficios que debes gestionar correctamente antes de dar un cambio hacia lo desconocido. Las entrevistas de trabajo pueden llevar a numerosas equivocaciones, ya que lo que recibes es una serie de inputs sobre cómo se desarrollará tu trabajo. Es fundamental que plantees preguntas sobre los aspectos que indicaste en la cartulina, ya que dicha información te servirá para decidir correctamente.

Por ello, antes de cambiar de trabajo, respira, reflexiona y elige correctamente.

¿Tuviste una mala experiencia por cambiar de trabajo de manera precipitada? No dudes en compartirla en los comentarios.

MUY POCOS LO HACEN: AGRADECER DESDE EL CORAZÓN

Aunque pueda parecer triste, desde que empiezas a trabajar compartirás muchas más horas con tus compañeros de empresa que con gente a la que quieres y que ocupa un lugar muy importante en tu vida. En el contexto en el que vivimos, las emociones se resienten dando paso a una imagen autómata de nosotros mismos. Y algo que creo que es fundamental, y más en el contexto laboral, es agradecer desde el corazón.

LA PÉRDIDA DEL VALOR DE AGRADECER

images

Gracias es una de las palabras más potentes que existen. Sin embargo, se utiliza tantas veces por educación que al final su valor pasa totalmente por alto. Incluso en algunos momentos no es bien valorada por la persona que la recibe. Se escribe en casi todos los mails y en casi todas las peticiones formales. Si te identificaste con algunos de los ejemplos que puse anteriormente, entonces te animo a darle el valor que se merece. Además, si gestionas equipos y no les agradeces su trabajo, estás cometiendo un gran error.

¿CÓMO SE AGRADECE DESDE EL CORAZÓN?

El motivo que lleva a muchas personas a no agradecer, y sobre todo en niveles jerárquicos superiores al tuyo, es la creencia de que van a perder prestigio o poder al hacerlo. Parece que hay que mostrar esa seriedad, o ese “saber estar” en ciertos cargos. Pero desde mi punto de vista, el principal motivo por el que no se agradece es por no mostrar vulnerabilidad.

Cuando alguien te habla desde sus emociones, y más desde su corazón que desde su cabeza, lo que está haciendo es mostrar realmente lo que siente por ti o por una acción que has realizado. Por tanto, está bajando sus barreras y enseñando una parte que no es muy frecuente observar, tanto en el trabajo como en nuestro día a día. Sin embargo, cuando te muestras vulnerable tus palabras se perciben con mucha más credibilidad y el poder que tienen es mucho mayor, ya que quien te escucha sabe que estás siendo sincero y alejándote de formalismos.

También es importante elegir el momento y la frecuencia en la que agradecemos. Lamentablemente muchas personas no valoran aquello que se repite. Por ejemplo, a mi me encanta la playa y siempre he envidiado vivir en una ciudad que la tenga. Cuando se lo comento a personas que tienen esa suerte, dicen que al final no lo valoran porque forma parte de su día a día, es decir, se convierte en algo rutinario. Por ello, un consejo es no desgastar el poder de agradecer utilizándolo continuamente.

Aunque vivamos en tiempos de crisis en los que es difícil trabajar, ninguna empresa tiene la obligación de tener trabajadores y de que estos desarrollen correctamente su trabajo. Además, ningún empleado tiene la obligación de hacer horas extra, trabajar en su casa, dar un plus para lograr los objetivos y una infinidad de acciones que se  realizan día a día en muchas empresas y que se pasan por alto. Pero hay acciones extraordinarias que no deben pasar desapercibidas y que tienen que tener ese reconocimiento. No hay que olvidar que hablar desde el corazón motivará y emocionará mucho más que el ver unos números que representen la cantidad a ganar al final del mes. El dinero se gasta, pero las palabras y acciones con contenido emocional nunca se olvidan.