responder, entrevista, entrevista por competencias, competency based interviews, google, Google, competency, skills, soft skills, hardskills, preparación para entrevista, tips, preparation, skills, como responder a una pregunta en una entrevista

ENTREVISTA POR COMPETENCIAS: CÓMO RESPONDER EFICAZMENTE

Hace ya algún tiempo, lancé un artículo que tuvo gran acogida donde hablé y expliqué qué son y en qué consisten las entrevistas por competencias. Di trucos para detectar cuándo nos están haciendo este tipo de preguntas en una entrevista de trabajo e hice una buena introducción de lo que en verdad suponen. Puedes leer más pinchando en la siguiente entrada: “Entrevista por competencias: no me digas lo que hiciste, dime cómo lo hiciste“.

Como breve recapitulación, recordar que lo diferencia este tipo de entrevista de las técnicas son dos cosas principales: 1) en las entrevistas por competencias el técnico de selección busca “predecir” cómo reaccionarías en el puesto de trabajo para el que se te está considerando y 2) las entrevistas técnicas solo se limitan a valorar conocimientos que pueden ser recogidos con un checklist más o menos complejo (qué se sabe y no se sabe hacer y cuál es el nivel de conocimiento en un puesto específico – ejemplo, lenguajes de programación, años de experiencia en una industria específica, con un programa en concreto, etc).

Loading skills concept with human head and gear

En lo que refiere a las entrevistas por competencias, siempre se dice que es más difícil enfrentarte a este tipo de entrevistas pues se salen de lo que está estipulado en una descripción de puesto o en un currículum. Por eso a continuación te voy a tratar de orientar a dar una respuesta efectiva y eficaz en cada situación buscada. ¿Cómo identificas este tipos de preguntas? Sencillo.

Probablemente te hagan una pequeña introducción u observes qué te estén preguntando una serie de cosas relacionadas con actitudes, habilidades y destrezas. Algunos ejemplos claros son típicas preguntas de “eres bueno trabajando en equipo / trabajando bajo presión / trabajando con estrictos objetivos / deadlines”. Aquí automáticamente tu cabeza tiene que decir “quieren predecir situaciones en concreto” (¡REACCIONA!). Otras veces no será tan claro y te dirán (atendiendo a esas mismas competencias), ¿recuerdas alguna situación en la que hayas tenido dificultades trabajando con tus compañeros? ¿te cuesta trabajar en momentos de estrés? ¿cómo planificas tus tareas y cómo haces para alcanzar tus resultados en el tiempo establecido?

Este tipo de preguntas, francamente, siempre suelen caer. Por eso tienes que estar preparad@ para estas situaciones. Probablemente, antes de acudir a una entrevista, habrá una oferta de trabajo en la que digan algo así como, “el candidato ideal tiene que  tener X, Y y Z requisitos (parte técnica) y debe de ser así y asá (parte competencial)”. Si se diese el caso de que no tuvieses esos tipos de detalles, trata de ir más allá y pensar qué tipo de personalidad se necesita tener para un determinado puesto. A continuación, un par de ejemplos: 

  • Tareas de administración: requerirá de atención al detalle, análisis, etc.
  • Tareas de venta o trabajo con el cliente directamente: habilidades comunicativas, interpersonales, capacidad de escucha, orientación al cliente, etc.
  • Tareas de informática (programación): capacidad analítica, capacidad creativa, etc.

responder, entrevista, entrevista por competencias, competency based interviews, google, Google, competency, skills, soft skills, hardskills, preparación para entrevista, tips, preparation, skills, como responder a una pregunta en una entrevista

LAS RESPUESTAS 100% EFECTIVAS:

Ya sabiendo cómo son las competencias y sabiendo identificarlas, pasamos a la parte más importante, responder eficazmente. Lo más importante es no dar respuestas hipotéticas. Estas son respuestas a las que yo llamo “vacías de significado” porque verdaderamente, desde el punto de vista del técnico de selección, nos falta que el candidato “se moje” y describa cómo se comportó en un momento en concreto. No sería válido como respuesta aquellas que dicen “en situaciones donde tenga que trabajar con un equipo difícil yo ejecuto este papel”. Es mejor hablar del papel que verdaderamente desempeñaste en un pasado “cercano”. ¿Cómo hacerlo y cómo dar los mejores ejemplos reales?

Lo primero que debes hacer, una vez has identificado cuáles pueden ser las preguntas que te pueden realizar (que es en eso en lo que se basa la preparación de la entrevista), es hacer un repaso de tu CV y pensar en todas las situaciones que se te pudieron dar en el día a día en cada puesto de trabajo (o al menos en los recientes – 3 – 4 últimos años atrás). Después de eso, te recomiendo que vayas a un diccionario de competencias estándar (es un documento que, en pocas palabras, es utilizado por los departamentos de RRHH para definir el tipo de persona que ocupará una vacante – puedes encontrarlo fácilmente en Google).

Después, haz una lectura general, identifica cuáles son las competencias relevantes para tu puesto y estudia los comportamientos esperados. Es cierto que cada empresa tiene sus propias definiciones de competencias, pero ciertamente te ayudará a atinar con tus respuestas en cuanto a contenido y fondo (te servirá de guía para pensar en situaciones determinadas y te ayudará a tomar mayor credibilidad frente a los demás candidatos).

Vendrán distintas definiciones para cada competencia (y dentro de cada una de ellas, distintos niveles de ajuste que suele dividirse entre 1 y 5 siendo 1 poco ajuste y 5 basta te ajuste). Por eso te recomiendo que te sientes a analizar y ver qué tienes, qué te falta y con qué puedes compensarlo.

Entonces, y solo entonces, podrás responder eficazmente a la pregunta que lancé en mi anterior entrada… “¿cómo lo hiciste?”. Como regalo, os dejo este diccionario que he recomendado alguna vez a algún compañero o candidato a la hora de prepararse para una entrevista. Aviso, está en inglés (es un artículo de Harvard) pero está bastante completo. No obstante, podréis encontrar cientos de ellos en internet 🙂 – https://apps2.campusservices.harvard.edu/cas/empldocs/cs/harvard_competency_dictionary_complete.pdf 

Espero que os haya sido de gran ayuda esta entrada. Comparte o dale a like si te ha gustado y siéntete libre de discutir los contenidos en Redes Sociales. ¡Gracias!

Anuncios
Technology, Fast Paced way, technología, robots, bots, reemplazamiento de personas, reemplazamiento tecnológico, humanos vs maquinas, máquinas, machines, software, IOT, Internet of things, Artificial Intelligence, Inteligencia artificiial, IA, AI, software, hardskills, hard skill, softskills, soft skills, competencias, habilidades, humanos, personas, trabajadores, RRHH, RRHH 3.0, 3.0., 2.0, RRHH 2.0, David Casado, David Casado López-Sepúlveda, Human Resources, Recruitment, Attraction and rettention, retención del talento, atracción de talento, reclutamiento,

LA EMPRESA DEMANDARÁ PERSONAS MÁS HUMANAS – EL EMPUJE TECNOLÓGICO

cdn.theantimedia.orgsupermarket-robots-1-c9ec8d620cb9664df2f3b3f3339b69b228524e53

Hace unas semanas, ya hicimos una pequeña alusión a la importancia que está tomando la tecnología en las relaciones laborales. La digitalización, el internet de las cosas (IoT), la inteligencia artificial (AI) y todo lo relacionado con la tecnología es el futuro más inmediato. Y esto, está suponiendo todo un reto para todas las áreas de la empresa. Así, como veremos, las empresas, deberán demandar personas más competitivas, pero también más humanas.

Con el transcurso del tiempo, vemos que prácticamente todo es digitalizable; casi todos los procesos. Día tras día observamos que aparecen y desaparecen nuevas empresas y con ello, el mercado empieza a avanzar a una dirección y a una velocidad vertiginosa, que parece que no logre frenarse o alcanzar a una meta pues todo es voluble y volátil (cosa que, aun siendo incierto y “peligroso”, es bueno). Dicho esto, ¿qué pasa con los Recursos Humanos? Os invito a que veáis este video y reflexionéis sobre cuál puede el futuro de las empresas, y por ejemplo, el de los supermercados. Después paso con los comentarios.

¿Cuál ha sido tu reacción al ver el vídeo? Lo desconozco y te invito a que lo comentes en la sección de comentarios. Desde luego, cuando yo lo vi, me quede boquiabierto. Es una idea súper revolucionaria, indiscutiblemente eficaz para las empresas y en verdad, dibuja el futuro inmediato del que hemos hecho referencia líneas atrás. Todo esto, cambia por completo las reglas de juego y por tanto de la selección de personal. ¿Por qué? O bien, conforme a lo que muchos de vosotros pensaréis, la tecnología reemplazará al capital humano. O bien, conforme a lo que los expertos dirían (cierta o erróneamente), simplemente se transformará.

Por poner un ejemplo, digamos que ese supermercado, antes tenía a 150 personas trabajando. Tras implantar esta tecnología, ahora encontramos, pongámosle, 30 personas como máximo. Según esta dos fórmulas mencionadas (destrucción vs transformación) los 120 operarios que estaban trabajando ahí o han desaparecido o han pasado a dedicarse a otra cosa. Por lo cual, el cambio es inminente y apreciable.

¿Recordáis la anterior entrada? El modelo de las 5P´s: “proper preparation prevents poor performance” (“una preparación apropiada previene – y evita- resultados pobres”). Eso es lo que le toca al mercado laboral del lado de los trabajadores; una preparación y cualificación constante para no sufrir los efectos adversos de la evolución tecnológica. Del lado de los departamentos de Recursos Humanos, el verdadero reto es buscar a la persona adecuada, más que nunca. ¿Por qué? Porque simplemente, lo que para las empresas será verdaderamente útil y apropiado, escaseará.

Technology, Fast Paced way, technología, robots, bots, reemplazamiento de personas, reemplazamiento tecnológico, humanos vs maquinas, máquinas, machines, software, IOT, Internet of things, Artificial Intelligence, Inteligencia artificiial, IA, AI, software, hardskills, hard skill, softskills, soft skills, competencias, habilidades, humanos, personas, trabajadores, RRHH, RRHH 3.0, 3.0., 2.0, RRHH 2.0, David Casado, David Casado López-Sepúlveda, Human Resources, Recruitment, Attraction and rettention, retención del talento, atracción de talento, reclutamiento, internet, creatividad, humanity, creativity, competency, competenices, competence-based skills,

A mi forma de ver las cosas, creo que las empresas no solo valorarán las hard skills o capacidades técnicas específicas para cada puesto (por ejemplo, manejar un lenguaje de programación específico o ser un experto en un idioma o en análisis e interpretación de datos). Sino que buscarán y valorarán, como mínimo, tres soft skills o competencias profesionales de gran importancia: 1) la orientación a las personas de cada empleado, 2) su capacidad de contribuir a los canales de comunicación de forma adecuada y 3) la creatividad para crear o solucionar distintos escenarios que puedan plantearse.

  • En cuanto a la primera soft skill mencionada; la orientación a las personas. Cada día, las empresas buscan una forma de innovar distinta a la hora de retener a su talento, como por ejemplo proporcionándoles espacios más cómodos, beneficios salariales y extrasalariales, manutenciones, etc. Ya no solo se valora lo tangible, del tipo económico, sino también cosas que favorezcan a mejorar la experiencia del empleado. Por ello, las empresas lo que buscarán son gente que tenga capacidad de hacer sentir cómodos a los demás, y es algo que impacta en el clima laboral. Las relaciones tóxicas, presumiblemente, quedarán al olvido.
  • En lo que respecta a la segunda de las mismas, los canales de comunicación, los empleados de hoy en día lo que más buscan es transparencia y fluidez ascendente y descendente en los canales de comunicación. El feedback bidireccional es importante y los empleados, como una pieza clave del sistema productivo, valorarán enormemente la razón de ser de su puesto.
  • Por último, la creatividad es algo que aporta gran valor añadido a toda organización. La tecnología puede reproducir muchas veces y de manera mecánica un mismo movimiento, fórmula, receta, etc. Pero el valor creativo de la persona es algo que, a día de hoy, la tecnología o los robots no pueden conseguir ni replicar porque es una capacidad única y común en el ser humano. Por poner ejemplos, los robots o los propios softwares pueden ser herramientas que contribuyan a hacerlo, pero difícilmente diseñarán un plano para construir un edificio automáticamente, ni sabrán diseñar un plan de acción, ni organizar una agenda política o simplemente componer una canción.

Dicho esto, me atrevo a formular la pregunta que muchos os haréis. ¿Es posible que la fuerza laboral sea sustituida por la tecnológica? Si hacemos una mira al pasado, éste es un temor que, desde la aparición de las primeras máquinas, ha perdurado en el tiempo. Aunque es cierto que hoy en día es más pronunciado, los puestos que más continuarán en el tiempo son los que requieran esas capacidades personales y técnicas.

A todos nosotros nos cuesta creer que nuestro trabajo desaparecerá, pero sí que estaremos de acuerdo en que todo puede simplificarse y reducirse en distintas direcciones (número, costos, etc). Por eso, has de estar preparado para lo que venga, para precisamente evitar ser reemplazado o simplificado. Ser más humano y más competitivo jugará un papel favorable en tu desarrollo profesional, tienes mi garantía.

Espero que te haya gustado esta entrada. Si es así, siéntete libre de compartir, comentar o discutir por nuestros canales.

Muchas gracias por leernos y seguir #MejorandoTuÉxitoLaboral.

EL MODELO DE LAS 5 P´s: TÉCNICA INFALIBLE PARA EL ÉXITO

El tema que voy a tratar hoy, es algo que es tan sumamente claro y obvio que, al final, la gente olvida por completo llevarlo a la práctica. Hoy hablaremos del modelo de las “5P´s”, un modelo muy sencillo, que conduce al éxito (solo para aquellos logren cumplirlo).

“En educación, algo más importante que ganar tiempo es, precisamente, perderlo” dijo Jean-Jacques Rousseau. Y razón no le faltaba. En tiempos de globalización, donde la digitalización y la tecnología toman ventaja a pasos agigantados… En tiempos de competencia extrema, de cambios político-económicos, donde los sistemas productivos son cada vez más simplificados y dejan al capital humano expuestos a una situación más “vulnerable”, es ahora justo el momento más importante de llevar a la práctica la premisa de Rosseau.

El modelo de las “5P´s” aluden a 5 acciones vitales para la subsistencia (o no) profesional:  “Proper preparation prevents poor performance”. En español, su traducción literal sería algo así como “una preparación apropiada previene los resultados pobres”Es sencillo e intuitivo, pero ¿lo llevas a la práctica?

david casado, proper preparation prevents poor performance, 5P´s, PPPPP, performance, prevention, planification

Se dice que la procedencia de dicho modelo es británica. Es un modelo que se conformaba por “7P´s” y se utilizaba para estrategias militares y bélicas. Su significado, “Proper Planning and Preparation Prevent Piss Poor Performance”, que en español significaría lo mismo pero incluyendo la planificación y otra acción que es algo más agresiva y apropiada para entornos militares.

Volviendo al “Business World”, nuestro objetivo, esto viene a recordar y poner de relieve la importancia de mantenerse actualizado y de tener una cierta orientación al largo plazo para prevenir y evitar cualquier tipo de situación adversa a nivel profesional. Y va enserio; si quieres alcanzar el éxito en el día de mañana, es importante llevar esta regla “a raja tabla”. Y que no suene difícil, porque es tan sencillo como tratar de hacer algo distinto cada día para sacar en el futuro el mejor provecho de tí; mantente vivo y atractivo profesionalmente.

Lo creamos o no, debemos de ser pulcros. Hoy en día no vale solo con sacar un titulo universitario y “a vivir la vida”. Es importante proyectarse a uno mismo en el futuro, evaluar los desafíos que se aproximan y, en base a ello, planificar tu plan de acción. Así, cueste más o menos, evitaremos caer en “la trampa del siglo XXI”: los avances ocurren cada vez a mayor velocidad y lo que hoy es relevante, mañana está próximo en caer en desuso y, por consiguiente, tus conocimientos. ¿Qué necesitamos para prever nuestro “poor performance” o bajo rendimiento? 1) Tratar de elegir bien a qué queremos dedicarnos y dónde queremos hacerlo (o al menos entender bien cuales son aquellas cosas que nos hacen sentir más cómodos a la hora de trabajar) y 2) entender bien qué es lo que viene después. Obviamente, trabajar en algo que te apasiona te hará entender proactivamente qué es lo que viene y qué es lo que tienes que hacer para estar preparado para lo que venga.

competition_tug_sl_0

Todo lo anterior, llevado a la práctica adecuadamente, conduce a unos resultados que posicionarán a los agentes implicados a los dos lados de la balanza: competitivos vs no competitivos. Y hablo a nivel de personas porque acostumbro a trabajar con ellas, aunque esto también sucede incluso a nivel empresarial o macroeconómico. Solo basta coger un periódico o poner las noticias y pararse a pensar un poco.

Por poner un ejemplo, ¿cuál creéis que será el resultado del Brexit? Francamente, y centrándome en mi más puro punto de vista personal, considero que ello posicionará a unos tantos en un lado y a otros muchos en otro. ¿Quién ganara? los que fueron precavidos y trabajaron pensando en los retos que traería el largo plazo ¿Quién perderá? Los corto-placistas. Y ahora viene la pregunta clave, ¿qué tengo que hacer para prepararme adecuadamente y prever un rendimiento bajo a futuro? Algunos consejos son:

1. Planificación y anticipación:

  • Acude a webinars o eventos que involucren a tu sector o industria de actividad.
  • Lee y sigue blogs relevantes, donde se discutan temas de actualidad
  • Sigue a personas influyentes de tu sector, seguro que tienen regalos que compartir (información de utilidad en este caso).

2. Preparación:

  • Los anteriormente mencionados, son también una gran fuente de conocimiento y recursos.
  • Prepárate bien en idiomas que será una de las competencias más demandadas en el futuro inmediato.
  • Estudia cursos o titulaciones a distancia; hay algunas instituciones realmente buenas y con unos precios bastante asequibles.
  • Fórmate en competencias digitales.
  • Aprende a escuchar y percibir; probablemente debas mantener vivas o desarrollar algunas competencias (análisis, gestión del cambio, gestión de equipos, etc).

Procrastinar-752x440

Una última cosa por concluir. Este artículo queda en cierto modo lejos de aquellas entradas que escribo hablando de cosas más interesantes o genéricas. Pero créeme, si has llegado hasta aquí, tienes más de medio camino hecho. Continua así, porque lo estás haciendo muy bien. Ah, y no procrastines 🙂 si encuentras esta “P” en tus prioridades, dale una patada y mándala lejos. Porque eso hace que dejes todo para última hora y, por lo tanto, no tendrás tiempo suficiente como para reaccionar.

Muchas gracias por leerlo. Espero que te haya sido de interés. No dudes en compartir si te ha gustado 🙂

HABLEMOS DE PROPÓSITOS. 2019, ¿QUÉ ESPERAR DE ÉL?

El 2018 quedó atrás hace grosso modo un par de semanas. Un nuevo año comienza y el pasado, pasado está, bien sea para bien o para mal; enero significa nuevo comienzo. Dejando de lado las frases “inspiradoras” de que 365 días significan 365 oportunidades, a partir de hoy mismo, es el momento apropiado de empezar a labrar el terreno para recoger los frutos el día de mañana. Y cueste o no creerlo, con sudor y esfuerzo, seguro que algo habrá que recoger. 2019, ¿qué puedo esperar de ti? – preguntará la mayoría de nosotros. Respondamos, como dijo mi compañero Francisco en su anterior entrada, con dosis de realidad. 

Exito, meta, proposito, purposes, dan pontefract, David Casado López-Sepúlveda, propósito, ventas, rrhh, 2019, nuevo año, año nuevo, buscar trabajo, portal de empleo, contratar, retener talento, atraer personas, retener personas, departamento de felicidad, futuro, empleabilidad, crisis, empleo españa, como encontrar trabajo en madrid, como encontrar trabajo en barcelona

La respuesta a esta pregunta, déjame que la responda por ti, es NADA. Y no me taches de cruel o surrealista, por favor. Pero francamente, no puedes esperar nada de él firmemente, al menos en lo que a futuro profesional respecta. Es cierto que el destino trae cosas a veces más afortunadas, otras veces más desafortunadas. Pero en términos profesionales, si no has labrado el campo, ¿qué esperas recoger? La suerte no va a venir a ti por arte de magia, tienes que esforzarte. Y para esforzarte en algo que sea productivo, tienes que tener propósitos.

Creo que ya lo comenté en el pasado. Pero para que un propósito sea fructífero, tenemos que ser capaces de alcanzarlo y ser conscientes de que: 1) el objetivo ha de ser realista conforme a nuestras posibilidades, 2) debemos de tener al alcance los recursos necesarios para lograrlo y, por supuesto, 3) que esté acotado en el tiempo, lo suficiente como para lograr su consecución (aunque sea difícil de obtener, haremos todo lo posible con nuestros recursos y esfuerzos para tocar esa meta en un espacio de tiempo realista). Además de esto, es importante ordenar tus propósitos.

Tener los propósitos ordenados significa que has de tener en cuenta cuál es el estado del propósito. Esto implica que tendrás en cuenta cuándo comenzaste (hay una pequeña pero gran diferencia en cuándo empezaste un propósito y cuándo empezaste a tomarlo enserio).  También implica tener en cuenta cuál y cómo es el progreso diario y, tener límites poco a poco, ayuda mucho. Esto puede hacerse apuntándolo en un papel, haciendo un registro en una tabla de Excel, en un calendario o con alarmas del móvil (dependerá de tu organización y planificación), pero tienes que hacerlo. Por último, tienes que tener claro cuál es el límite.

Puede sonar absurdo, pero sin propósitos no hay motivación, sin motivación no hay compromiso, sin compromiso no hay dirección y sin dirección no hay meta. Así que es ese el primer paso que tienes que dar. Si aun no tienes uno, párate a pensar y mira hacia atrás. Aprende de tus errores, sé crítico y piensa qué debes hacer para evitar caer en los mismos errores. Si tu pasado se compone de aguas turbulentas, no dejes que el pasado empañe tu presente y futuro. Sé reisiliente: recupérate de la adversidad y sigue mirando al frente, al futuro, hacia la meta.

16261322056_7a1f1350bc_o

Tienes que tener en cuenta que, en un mercado laboral más próspero que aciago desde las dramáticas cifras del 2008 en adelante, y con el fuerte peso de la digitalización, necesitas ser más competitivo y estar centrado en tu foco principal, sea cual sea, para ser más efectivo y hacer las correcciones convenientes y apropiadas. Puede que sea difícil encontrar un propósito a vote pronto y puede que hasta necesites un pequeño descanso para ello. Puedes viajar o simplemente parar a descansar, pero tienes que ser consciente de que el tiempo apremia y que, si acaso no lo pones en marcha, en menos de dos días andarás con las mismas preguntas existenciales pero con el 2020 asomando. Por eso, has de pasar a la acción tan pronto como sea posible. Lo he comentado en varias ocasiones; alguien dijo que el coste de llegar a la meta puede ser muy alto, pero la recompensa será mil veces mayor. ¿A qué esperas? Busca esa llave que te abrirá las puertas a la mejor versión de ti.

Ello no significa que debes de tomar una decisión a la ligera. Todo requiere deliberación y el uso de la cabeza. En la mayoría de las veces, pensar racionalmente en vez de por impulsos es el mejor camino a tomar. Disfrútalo y no tengas prisa por llegar a la meta. Porque si caes por el camino, de nada te habrá servido invertir tu tiempo y recursos si al final el beneficio es 0. Es por ello que digo que no puedes esperar nada del 2019. Porque no es él quien te traerá prosperidad (bueno, si te toca la lotería sí pero siguiendo la ley matemáticos que defiende que es más probable que te caiga un rayo a que te toque la lotería, no cuento que vaya a ser tu caso). El único que te traerá prosperidad, por suerte o por desgracia eres tu. Así que ¡MANOS A LA OBRA!

Todo esto es la antesala de la próxima entrada en la que hablaré de los propósitos en las compañías, en todo lo que atañe al empresario. Debes saber que en todo puesto de trabajo, verás a gente (in)feliz, (in)satisfecha y (des)comprometida. Y lo que muchos expertos recomiendan es precisamente esto; descubrirse a uno mismo y ver de dónde viene y a donde quiere ir. Porque sin eso, poco podrás esperar que la empresa te vaya a brindar algo que ni si quiera tu sabes lo que es.

Permanece atento, sea cual sea el rol que desempeñes a nivel profesional (si el de empleador o subordinado), es importante conocer cuáles son los límites profesionales y personales para atraer y retener adecuadamente a tu personal. ¿Piensas en contratar? ¿Piensas en buscar tu trabajo ideal? Las respuestas en la siguiente entrada.

EL PROCESO DE SELECCIÓN ES UN PROCESO DE COMPRA-VENTA (PARTE II)

Hace cuestión de unos días, publiqué en el blog una entrada donde hablé del “mercado de trabajo” en su comparativa con “el mercado de bienes y servicios” (puedes verlo clicando AQUÍ).

En él, di un enfoque orientado a un escenario económico-laboral. Si bien es cierto que lo disfruté mucho, prometí cerrar el tema con una segunda parte que estaría más focalizada a la parte psicológica del mundo laboral. Ese factor humano que distingue, en esencia, la relación “compra-venta de bienes y servicios” VS “capital humano”.

Y es que (para los que no leyeron la anterior entrada), no me he vuelto loco, en absoluto. Todo mercado necesita a dos agentes, al demandante y al ofertante. Y en lo que al mercado de trabajo se refiere, el que demanda empleo siempre es el empresario (pues tiene que nutrir sus sistemas productivos) y el que lo oferta son los trabajadores (que nutren con sus conocimientos y habilidades el sistema productivo del empresario).

Dicho esto, ¿cuáles son los elementos que comparten la parte humana y psicológica? Unos cuantos.

Producto, bienes, servicios, oferta, demanda, portal de empleo, fuerza de negociación, salario, negociación salarial, mercado de trabajo, mercado de bienes y servicios, trabajo, empleo, oportunidades, habilidades, marketing, skills, agentes, humano, factor humano, psicologo, psicología, motivación, coach, posicionamiento, cliente, venta, empleo, portal de empleo, base de datos, servicio post venta, feedback, formación, desarrollo de habilidades, sinonimo, paralelismo, David casado lopez-sepulveda, David Casado Lopez-Sepúlveda, David Casado Lopez Sepulveda

1. NEGOCIACIÓN DE PRECIOS (SALARIALES): Detrás de todo mercado, aunque no esté a la vista de los demás, existe una negociación de precios. Se negocia con los proveedores por cantidad, por calidad, etc. de los productos/servicios. Tan fuerte sea la demanda o la oferta, mayor o menor poder de negociación de precios existirá por las partes.

Un ejemplo claro podemos verlo con el petróleo. Cuanto más escasea, mayor demanda hay por parte de las empresas que las consumen (gasolineras, etc.) y menor oferta existe por parte de los proveedores. En este caso, los demandantes estarán dispuestos a pagar más para adquirirlo, y la fuerza de negociación, dado que es un bien preciado, la tendrá el proveedor, que sabe que la gente está dispuesta a pagar un precio alto para adquirirlo.

Trasladando este ejemplo al plano laboral, es lo que ocurre con la gente que tiene un alto conocimiento de cosas específicas y que no abunden por lo general. Puede darse con lenguajes (chino mandarín), informáticos que manejan lenguajes de programación complejos, mecánicos que saben arreglarte un coche de 1910, etc. Es el claro ejemplo del valor del talento.

2. POSICIONAMIENTO DEL PRODUCTO: De igual manera que las empresas pagan un precio alto para posicionar sus productos en los mejores establecimientos y superficies, las empresas están dispuestas a pagar un precio muy alto para posicionar las ofertas de empleo que más les cuesta ocupar. Es el claro ejemplo de los portales de empleo, bases de datos, etc.

Además, cuanto más atractiva sea la oferta que hayamos visto, antes la elegiremos. No es lo mismo mandar tu CV a un anuncio de periódico, que es viejo y arcaico, que a un sitio como pueda ser un anuncio en LinkedIn donde incluyan una imagen creativa y capte tu atención a la primera.

3. TRATAR BIEN AL CLIENTE: Las empresas siempre trabajan por mantener al cliente satisfecho (bien sea por la marca, por la calidad o cantidad de bienes/servicios que dan o por la propia atención que tienen del cliente). Pues bien, esto es algo que pasa, cada vez más a menudo, en el día a día de las empresas. Se esfuerzan por mantener y generar una buena imagen a la hora de emplear personas, tratando de dar (en mayor o menor medida) un trato excepcional al candidato para retenerle durante el proceso de “atracción de talento”.

4. PROCESO DE VENTA: Todos estamos de acuerdo que, cuanto más atractivo sea el producto o servicio, antes nos decantaremos por seleccionar ese y no otro. Bien sea, como he dicho antes, por su calidad, por su precio, por lo duradero, por la cantidad, etc. Pues pasa lo mismo con los puestos de trabajo. Por lo general, cuanto mejor pagado sea, más duradero, de mayor calidad, etc. antes elegiremos ese frente a los demás.

businessmentalk_feedback-bubble_copyright-bobaa22_shutterstock_190537427

5. FEEDBACK O POSTVENTA: Esto es algo que no lo hacen todas las empresas, francamente. Ni en el departamento comercial ni en el departamento de RRHH. Pero lo cierto es que es una tendencia que está creciendo cada vez más y más. Tener el feedback del usuario, conocer su experiencia y así ubicar tus puntos fuertes y áreas de mejoras como empresa. Esto es una fuente de información muy importante. Por eso, muchas empresas llaman al cliente en calidad de “servicio post-venta” o habilita un “buzón de sugerencias”.

Lo mismo ocurre con los procesos de selección: una vez incorporado el trabajador, las empresas llaman (o deberían al menos) a los candidatos para conocer cuál fue su experiencia tras incorporarse al puesto, saber si el proyecto al que se le invitó a unirse corresponde con las promesas que se hicieron antes de su incorporación, etc. 

Producto, bienes, servicios, oferta, demanda, portal de empleo, fuerza de negociación, salario, negociación salarial, mercado de trabajo, mercado de bienes y servicios, trabajo, empleo, oportunidades, habilidades, marketing, skills, agentes, humano, factor humano, psicologo, psicología, motivación, coach, posicionamiento, cliente, venta, empleo, portal de empleo, base de datos, servicio post venta, feedback, formación, desarrollo de habilidades, sinonimo, paralelismo, David casado lopez-sepulveda, David Casado Lopez-Sepúlveda, David Casado Lopez Sepulveda

6. LA FORMACIÓN DE HABILIDADES, EL DESARROLLO DE PRODUCTO: Antes de que se ponga el bien o el servicio a circular en el mercado, lo que las empresas hacen es hacer testeos y predicciones para ver cómo se comportarían en el mercado. Tras hacer las correcciones pertinentes, se lanza al mercado y, si muestra alguna carencia, se hacen cambios y se desarrolla el producto. Para todo ello se hace una inversión económica o temporal.

Pues eso mismo es lo que ocurre en el marcado laboral con los trabajadores. Se hacen predicciones con los test de personalidad, psicotécnicos, role-plays, etc. Una vez que se tiene el producto (en este caso representado por un trabajador/a) listo para lanzar al mercado de trabajo, se procede a invertir tiempo /dinero para darle formación para que se comporte de acuerdo a los estándares que el mercado exige de él/ella.

7. HAY QUE CUIDARLO, ES UN BIEN PERECEDERO: En línea de lo anterior, todo producto o servicio requiere de cuidados especiales para que no marchiten o no caigan en desuso y pierdan su importancia. Pues es algo que también ocurre en el mercado laboral. A los/las trabajador@s hay que cuidarlos y tratarlos bien para evitar que marchiten o se oxiden. ¿Cómo? Dándoles formación, escuchándoles, motivándoles, etc.

Una vez vistas las dos entradas, ¿qué opinas al respecto? ¿a caso crees que estoy loco? ¿te ha gustado? Espero que, sea como sea, lo hayas disfrutado leyéndolo tanto como yo escribiéndolo 🙂 ¿podrías recomendarlo si te ha gustado, por favor?

Muchas gracias, espero que así sea y espero que tengáis muy buen comienzo de semana. #MejorandoMiÉxitoLaboral.

 

Mercado de trabajo, Mercado de bienes y servicios, oferta y demanda, demand and supply, compras, demanda, salario, precio, productos, trabajo, trabajador, selección, reclutamiento, compra-venta, adquisición, ETT, empresa temporal de trabajo, Outsourcing, Outplacement, relaciones humanas, liderazgo, rrhh, human resources, HR, necesidades, caro, barato, labour market

EL PROCESO DE SELECCIÓN ES UN PROCESO DE COMPRA-VENTA (PARTE I)

Hace casi un año, como ya comenté en alguna entrada o por redes sociales, decidí salir fuera del país y prometí traer distintas perspectivas al blog.

A decir verdad, el tema del que hablaremos hoy, el “mercado de trabajo” en su comparativa con “el mercado de bienes y servicios”, no es algo nuevo ni mucho menos. Pero sí que es cierto que, tras mi salida a otro país, es una cosa que ha pronunciado más aun mi forma de verlo.  Tal es así que he tenido que dividir la entrada en dos partes para dar argumentos suficientes para convencerte.

Captura de pantalla 2018-10-08 a las 20.35.09

¿A caso me estoy volviendo loco al comparar personas con bienes y servicios? No, en absoluto. Hoy veremos una comparativa de ambos lados del mercado donde el factor humano y psicológico seguirá estando en primer plano, bien sea de forma tácita (Parte I, con una visión más o menos económico-laboral, teniendo implicaciones tanto en un escenario microeconómico como macroeconómico) o explícita (Parte II, con una visión un poco más psicológica). Porque, como muestra de ello, y rezando lo que dijo un profesor de universidad, más que hablar de “Gestión de Recursos Humanos”, quizás sería más apropiado hablar de “Relaciones Humanas y Liderazgo”; algo que vendría a marcar las relaciones que hay entre las personas que integran una organización – entre empleados y sus empleadores.

Pero bueno, sin más dilaciones, lanzo la pregunta y respondo… ¿por qué digo que el proceso de selección es un proceso de compra-venta?:

1. Existe demanda y oferta: En ambos mercados, existe la oferta y la demanda. Y la fuerza de ésta depende de cómo se comporte el mercado  (algo que dependería, por ejemplo, de la elasticidad de la curva de la oferta y la demanda).

En el mercado de bienes y servicios, el demandante sería el cliente y el ofertante las empresas. Sin embargo, y ojo porque aquí os va a impactar mucho lo que voy a decir, los demandantes serían las empresas o empleadores (porque tienen una vacante que cubrir)  y el ofertante es el trabajador que es el que ofrece su experiencia y conocimientos a merced de las empresas.

maxresdefault

NOTA: Probablemente creerías anteriormente que quien demanda empleo son los trabajadores y no las empresas. Pero esto es porque lo confundimos con lo que popularmente conocemos como “INEM” o “SPEE”. Pero no es así.

2. Se compra para cubrir necesidades: En ambos casos se efectúa una acción de compra cuyo precio siempre vendrá dado por el mercado. Por ejemplo, nosotros compramos comida porque tenemos hambre. Sin embargo, las empresas compran capital humano para nutrir sus sistemas productivos y hacer crecer la organización. De hecho, es por eso que son ellos los que cumplen el rol de demandantes y no los trabajadores.

3. Se paga un precio: Siempre se pagará un precio. En el caso de bienes y servicios se paga el valor económico de ese bien o servicio específico. Para el caso del mercado de trabajo se paga el salario.

descarga

4. El precio lo marca el mercado: El valor del salario o del producto/servicio viene marcado por el mercado donde, de nuevo (para que aquellos que entiendan de economía no me llamen la atención), el valor dependerá de lo elástica que sea la curva de la oferta y la demanda.

Pongamos un ejemplo, en el mercado de agua embotellada, el precio en un país con mucho agua será muy barato. Sin embargo, en Abu Dhabi el agua es incluso más cara que la gasolina. Ocurre lo mismo con el mercado laboral; hallá donde haya un puesto muy demandado por parte de las empresas, el salario será mayor porque existe menor oferta de capital humano (es el caso del ingeniero informático que habla chino mandarín, inglés y español –  no todas las empresas reciben diariamente CV´s con este perfil). Sin embargo, el puesto que no es muy demandado por parte de las empresas, tendrá probablemente mucha oferta de capital humano (recordemos que en este caso serían las personas que mandan muchos CV´s a un puesto y solo existe una oportunidad).

5. Exportación / Importación: volviendo al ejemplo anterior. Si en un mercado de bienes y servicios nos encontramos con que estamos teniendo escasez de producto, acudimos fuera de nuestras barreras locales o nacionales para suministrarnos. Pues es lo mismo que ocurre en el mercado de trabajo. Si necesitas contratar a un perfil que sepa varios idiomas pero no los encuentras en tu país, te ves obligado a buscarlo fuera.

Lo mismo ocurre con los proveedores. Si no puedes producir tú el bien (transformado o sin transformar) acudes a otras empresas para que te lo proporcionen. En el caso del mercado de trabajo, sería el caso del “Outsourcing” o subcontratación de una consultoría o agencia de trabajo o ETT (empresa de trabajo temporal).

Outplacement

Un último ejemplo en esta dirección, y aquí es donde más claramente convergerían ambos mercados, sería el caso en el que muchas empresas ven muy caro producir dentro de las barreras de su país porque el capital humano es muy caro y/o los bienes productivos son muy caros. Pues tienen que recurrir a lo conocido como el “Outplacement”, que es contratar la plantilla fuera de sus barreras locales o nacionales para llevar a cabo el servicio / producción.

Espero que hayáis aprendido y disfrutado tanto como yo de esta entrada. De igual forma, espero que te haya sido fácil comprenderla. Aun así, te recomiendo que no pierdas de vista la siguiente parte donde encontrarás la continuación con matices que rodean la parte más humana de este “proceso de compras”.

¿Me acompañas? ¿Te gustaría añadir algo? ¿te has quedado con alguna duda? Déjanos un comentario y recomienda o comparte con tu comunidad si te ha gustado. Muchas gracias y ¡FELIZ SEMANA!

 

¿DEBO INCLUIR EL NOMBRE DE MIS CLIENTES EN MI CV / LINKEDIN?

Estás redactando tu CV, en pleno brainstorming (lluvia de ideas) y de repente, tras una ardua búsqueda en tu experiencia pasada y presente, se te viene a la cabeza un rayo de luz. Y te preguntas, “¿debo de incluir el nombre de mis clientes en mi CV / LinkedIn?”.

brainstorming

Hay determinadas profesiones que, según la particularidad del sector al que pertenezcan, enfocan su trabajo, sus responsabilidades y sus tareas a los proyectos para otras empresas. Éstas, pueden ser empresas de outsourcing  (subcontratación) como consultoras, ETT´s,  auditorías, implantación de software informático, etc, cuyos clientes son, en definitva, otras empresas (serían servicios B2B – business to busines -,  en vez de B2C – business to client).

Como much@s de vosotr@s ya sabéis, LinkedIn, además de ser una de las redes sociales más importantes del mundo (la que más a nivel profesional) también funciona como una base de datos en donde todos y cada uno de los elementos que componen nuestro CV,  son palabras clave, también conocidas como Keywords. Éstas, a través de las herramientas que proporciona LinkedIn para los reclutadores, permiten estructurar una búsqueda directa de candidatos en base a los criterios del puesto que se desee ocupar.

Mi recomendación personal es que no lo pongáis porque, según del modo que se mire, puede dar más problemas que beneficios. Para un CV propiamente dicho puede ser bueno porque puede darle bastante peso e importancia, más aun si son grandes empresas aquellas con las que has trabajado, pero no es el caso de LinkedIn. Por otro lado, para aquellas personas que trabajan como freelancers y trabajan de forma independiente, quizás pueda ser bueno que lo incluyan porque trabajan con distintos clientes y puede beneficiarles mucho en su estrategia comercial. También recomendaría ponerlo si hay información pública relacionada, descrita en prensa o informes públicos procedentes de instituciones públicas o empresas de gran envergadura. Pero como trabajadores comunes, recomiendo que no.

No debemos de olvidar que LinkedIn es una herramienta que hace que estemos abiertos a todo el mundo y, como trabajador que es de esa empresa, tienes unos derechos pero también unas obligaciones entre las que se encuentra el principio de confidencialidad (aplicado, por ejemplo al secreto comercial) y el derecho a la propiedad intelectual. A esto también se suman las cláusulas que hayan podido haber firmado la empresa y el trabajador y que, quizás no se tenga en mente. Por lo tanto, mi respuesta a la pregunta inicial es que no lo pongas salvo las excepciones descritas.

Además, si los pusiera, ¿te daría más visibilidad? Yo considero que no. ¿Por qué? Porque cuando los reclutadores introducimos las keywords en LinkedIn para buscar a candidatos, solemos poner palabras tales como responsabilidades, habilidades, tareas, etc. Rara vez ponemos como keyword el nombre de una empresa. Sí es cierto que hay un campo para buscar a personas por el nombre de empresa, pero esa búsqueda lo hace no por el campo de “Keywords” sino por el campo de “Empresa Actual”. Por dar un ejemplo, para que lo entendáis, si mi amigo trabaja en un callcenter llamado Telecorp para una empresa cliente llamada Coco-Loca, por mucho que ponga que ha trabajado con Coco-Loca, como no es su empleador, nunca aparecerá en los resultados de personas que trabajen en Coco-Loca. Solo aparecerá en los resultados de búsquedas por empresas donde se haya escrito como criterio “Telecorp”.

Lo mismo ocurre con otra opción que LinkedIn ofrece a los recruiters con el tamaño de la empresa (otro campo que segmenta las búsquedas por el número de personas que trabajan en la empresa). Para clarificar este detalle, digamos que Coco-Loca tiene 2.500 trabajadores y Telecorp solo tiene 300. En ese resultado, aunque tuviésemos a un candidato cuyo CV indica que ha trabajado con Coco-Loca, no aparecería en esa búsqueda, porque él solo aparecería en la de 300 ya que es empleado de Telecorp. Por lo que también carecería de sentido.

Business people, thumbs up, group, agreement

¿Cuál es mi recomendación entonces? mi mayor recomendación es que pongas el tipo de sector de los clientes en vez del nombre, porque probablemente le aportaría mucha más visibilidad y valor a tu perfil. Por ejemplo, sector construcción, alimentación, moda, etc. Porque esa opción, al menos por ahora, no está segmentada por LinkedIn y ese sí es un criterio que utilizamos los reclutadores y no quedaría afectado por los derechos y obligaciones anteriormente mencionados.

Por resumir, salvo que fueses un freelance, abogado de gran envergadura o un project manager que participa en proyectos públicos y dados a conocer transparentemente en documentos oficiales y prensa, no te recomendaría que pusieras tus clientes en LinkedIn.

En el caso del currículum, te recomendaría que lo pusieses solo en el caso de que sepas que tu CV llega directamente al técnico de selección o reclutador al cargo porque solo de esta manera te asegurarías que tu CV llega a buen puerto. Pero lo que sí que te recomiendo al 100% es que esos clientes que tanto impacto crees que han tenido en tu experiencia, los menciones durante la entrevista de trabajo, porque estoy seguro que ahí sí que sumará peso a tus argumentos 🙂

¿Te ha gustado el artículo? ¿Podrías compartirlo o recomendarlo a tus contactos? Muchas gracias de antemano 🙂