UNA DURA REALIDAD: POCAS PERSONAS REALIZAN CON ÉXITO SUS ENTREVISTAS DE TRABAJO

Si has llegado hasta aquí te pido un poco de paciencia. No quiero que te sientas ofendido y atacado por un título que ha podido llamar tu atención. Mi objetivo es que leas esta entrada con mentalidad abierta, ya que así te podrás llevar varios aprendizajes con los que tener más éxito en tus futuros procesos de selección.

Y no creas que he utilizado el título solo para atrapar tu mente. Se basa en la experiencia que he tenido durante años conociendo a más de 500 personas de distinta edad, perfil y experiencia en diversos trabajos. A continuación, te diré lo que principalmente falla, y también cómo mejorarlo.

NO PREPARAR LA ENTREVISTA DE TRABAJO

Cuando tuve mis primeras experiencias en este campo era descartado como candidato. No tenía muy claro que fallaba, pero tras no recibir respuesta en varios procesos comencé a analizar lo ocurrido. Casi todas las entrevistas empezaban de la misma forma, con un ¿qué sabes de nosotros? Y mi respuesta había sido en muchas ocasiones escueta y poco detallada. Poco a poco empecé a cambiar a estrategia y miraba la página web de arriba abajo. Además, como aplicaba a becas de selección de personal, también echaba un vistazo a las ofertas que tenían publicadas de otros perfiles, es decir, estaba adelantándome a lo que podía ser mi futuro trabajo.

Preparar la entrevista no implica conocer simplemente el lugar en el que vamos a trabajar, también tiene que ver con nosotros mismos. Os sorprendería la cantidad de veces que he preguntado a candidatos sobre una determinada experiencia y  su respuesta ha sido que no se acordaba de lo que realizaba. Al final, estás vendiendo tu marca personal y conocerte es obligatorio. Los nervios siempre estarán, y habrá preguntas en las que te puedes quedar en blanco. Sin embargo, hay mucha información que tienes que tener preparada, y es todo lo que aparece en el CV.

NO COMUNICAR BIEN

¿Cuántas personas conoces a tu alrededor que hablen bien? Y me refiero que capten tu atención, que sean concretas en sus explicaciones y que sepan escucharte bien. En mi caso no son bastantes ya que la comunicación requiere de muchas pequeñas habilidades que son difíciles de desarrollar.

Una entrevista de trabajo es un proceso en el que tú vas a comunicar si eres o no un buen candidato para el puesto. Lo normal es que no te vean trabajar sino que te escuchen sobre cómo describes que trabajas. Para ello te realizarán una serie de preguntas en las que tendrás que concretar y ofrecer información relevante. Esto ocurre en muy pocas ocasiones, ya que las respuestas de los candidatos no suelen ajustarse al timming ni a lo que el técnico de selección necesita saber. Unido al apartado anterior, grábate respondiendo a las preguntas típicas que te pueden hacer. Escúchate luego y sé crítico con lo que has dicho.

Por último, la credibilidad. Hay una leyenda urbana que dice que hay que mentir en las entrevistas y decir que somos capaces de hacer de todo. Pues bien, tirarse triples es algo que hará que pierdas muchos más puntos de los que crees. Si no sabes hacer algo es mejor decirlo y añadir que no tienes ningún problema en ponerte las pilas. Y jamás indiques que eres el mejor en una tarea o que haces todo en tu trabajo actual. La prepotencia hará que te descarten en casi todos los procesos de selección.

NO UTILIZAR CORRECTAMENTE LA PARTE EMOCIONAL

Vivimos en una sociedad donde las emociones se ven reprimidas en una gran cantidad de situaciones. Pero lo que muchos estudios dicen es que son ellas las que hacen que tomemos nuestras decisiones. Aunque utilicemos la razón, o eso creamos, muchas veces nos decantamos por lo que nos hace sentir aquello que anhelamos.

Debido al contexto de la entrevista es muy probable que las emociones que despiertes como candidato sean negativas. Y más aún si estás atravesando un mal momento. Pero claro, si no proyectas nada positivo, ¿cómo vas a ser seleccionado?

¿Qué hacer? Cargarse de energía positiva y mostrarla durante el proceso. Sonreír y expresar las ganas que tienes por trabajar. Contar los problemas que has tenido en tu trayectoria profesional sin dejarte arrastrar por lo malo y sí mostrar una buena actitud y madurez ante cómo mejoraste la situación.

Hacer entrevistas de trabajo es una labor muy complicada porque no recibes feedback y cada entrevistador es un mundo. Sin embargo, hay ciertas técnicas y herramientas que te ayudarán a desenvolverte con éxito en muchas de ellas. El próximo 10 de Junio en Madrid tienes la oportunidad de asistir a un taller de Orientación Laboral en el que podrás experimentar un cambio en la manera que tienes de orientar los procesos de selección. Si estás interesado en saber más escríbeme a mtelaboral@gmail.com

LA SUPERFICIALIDAD EN EL MUNDO LABORAL

rain, window, person, woman, beauty, face, rainy, raindrops, dro

Vivimos en una sociedad donde la imagen influye mucho. Prueba de ello es el constante bombardeo de anuncios, productos de belleza, dietas o gimnasios que buscan que proyectemos el mejor físico posible. Y esa exposición se lleva también en las redes sociales, donde se suben constantemente fotos compartiendo la belleza personal y recibiendo un constante feedback. Un buen físico engancha, y si lo tienes serás un imán con el que conseguirás que muchas personas quieran conocerte independientemente de cómo seas por dentro.

Si lo trasladamos al mundo de las empresas, podríamos hablar de empresas atractivas y conocidas para trabajar. Influye su tipología (por ejemplo si son multinacionales), un buen marketing interno o la apariencia de que se puede ganar mucho y hacer una carrera profesional en ellas. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y en este pequeño artículo te revelaré algunas claves para que puedas elegir mejor un futuro empleo o al próximo trabajador de tu equipo.

CLAVES A LA HORA DE ELEGIR UNA EMPRESA

No todas las compañías despiertan el mismo interés por la parte de los candidatos. En estos tiempos de crisis parece que poder elegir está al alcance de unos pocos privilegiados. Por ello, muchas veces nos conformamos con proyectos que resultan interesantes pero que nos generan dudas y no terminan de cumplir las expectativas. A veces aparece un mirlo blanco, una multinacional con buenas condiciones y en la que parece que nuestra carrera volverá a brillar como antes. Pero ten cuidado, no te dejes llevar por una marca, debes analizar bien el proyecto, el equipo y todo aquello que te haga estar más y menos motivado.

El problema que tenemos a la hora de tomar decisiones es que muchas veces miramos más lo macro que lo micro. Por ejemplo, si tenemos una oferta de una gran empresa vamos a ver con buenos ojos la posibilidad de pertenecer a ese sitio que es tan famoso y en el que aparentemente hay buenos salarios y posibilidad de carrera. Y no digo que no sea así, pero hay que explorar más lo micro: los pequeños detalles marcarán la diferencia.

Las grandes empresas tienen muchísimos trabajadores, departamentos y procesos. Tú no vas a pertenecer a todo ello sino simplemente a un pequeño porcentaje. Al final, tendrás tu equipo de trabajo y algunos departamentos con los que interactuarás. Por tanto, no bases tu elección en cómo se llame el sitio sino en lo que te digan que vas a hacer. Para ello, aprovecha la entrevista de trabajo para poder extraer el mayor grado de información relevante para ti.

CLAVES A LA HORA DE ELEGIR UN CANDIDATO

 

Nunca dejo de sorprenderme cuando escucho a muchos responsables sus preferencias por contratar gente de tal universidad o que estuvieran trabajando en cierta consultora. En muchas ofertas de empleo se describe una preferencia de que el candidato tuviera experiencia en ciertos tipos de empresa, y en más de una ocasión aparece la referencia de que es recomendable haber estado en una Big 4 (Deloitte, KPMG, EY y PWC).

El principal problema que se tiene a la hora de elegir es que muchas veces se da por hecho algo que no es. Se piensa que si el candidato ha trabajado en una de estas empresas entonces deberá saber hablar muy bien inglés, tener buenas habilidades en el paquete Office y poder llevar la presión y carga de trabajo mucho mejor que cualquier otra persona. La realidad no es esa, por lo que asumir sin contrastar es un error garrafal.

Como en toda empresa, hay trabajadores que rinden mejor y peor y que tienen unas determinadas habilidades que les hacen destacar, o no, en las funciones que realizan.

Por ello, independientemente de las empresas que aparezcan en un CV, debes tener la obligación de contrastar la información en una entrevista. Y aunque te sorprenda, trabajadores de empresas que no sean tan reconocidas pueden dar los mismos, o mejores resultados, que otros que pertenezcan a la élite de las compañías.

La conclusión de este artículo es simple pero efectiva. No te dejes llevar por las cosas que parecen obvias. Tómate tu tiempo en investigar y contrastar. Es tu responsabilidad evitar que un oasis se convierta en un auténtico vertedero.

¿CUIDAS TU IMAGEN PERSONAL EN REDES SOCIALES?

17903717_10212881742587211_805744777038589095_n.jpg

En los últimos 10 años, el mundo ha sufrido una transformación radical en la manera de interactuar y comunicarse con los demás. Todo es más rápido, hay más posibilidades, pero también es mucho más frío. Se han generado nuevas necesidades, eliminado barreras y creado más oportunidades. Pero también la calidad de las relaciones ha disminuido, haciendo que se viva más en un mundo interactivo que en el real.

Sería raro que no tuvieras ningún perfil en redes sociales. Dependiendo del tipo de usuario que seas, puedes publicar más o menos contenido. Pero, ¿Sabías que puedes ser seleccionado o descartado por cómo proyectes tu vida a través de Internet?

LAS EMPRESAS SÍ CONSULTAN LAS REDES SOCIALES PARA CONTRATAR

A continuación, puedes observar una infografía que nos han facilitado los compañeros de Statista (os recomendamos que le echéis un vistazo a su portal). Los datos son bastante reveladores:

ESTADÍSTICA STATISTA

En mi caso, en más de un proceso de selección he buscado información del candidato a través de sus redes sociales o del propio buscador de Google. Más de una vez he accedido a información que ha podido empeorar mi valoración sobre ese candidato.

También lo hago conmigo mismo, es decir, saber qué información vería una empresa en el caso de que estuviera interesada en contratarme.

¿HASTA QUÉ PUNTO ES IMPORTANTE LA MARCA PERSONAL?

Puede que estés pensando que para una empresa no es importante lo que hagas en tu ocio y lo que pienses fuera del trabajo. Y estoy totalmente de acuerdo contigo. En un puesto de trabajo te tienen que premiar, o no, por cómo te comportas y cómo realizas tus funciones. Sin embargo, el problema no es lo que hagas fuera, sino si estas actividades son visibles para cualquier persona dentro de la empresa (desde el técnico de RRHH hasta tu futuro jefe).

Por marca personal se entiende todo lo que proyectas en tus redes sociales sobre cómo eres y qué cosas haces y/o piensas. Y claro que influye para un puesto de trabajo porque hoy en día se trabajan muchísimas horas y al final mostramos nuestro lado más personal con nuestros compañeros y responsables. Todo lo que publiques dice cosas de ti, y es importante que sepas sacarle el máximo partido de ello.

CONSEJOS PARA POTENCIAR TU MARCA PERSONAL EN REDES SOCIALES

Si no hay información entonces no podrán valorarte de manera negativa. Lo primero que debes hacer es revisar tus perfiles y las opciones de privacidad que permitan las distintas redes sociales. Puedes cambiarte el nombre para no ser localizado e impedir que puedan buscarte por tu número de teléfono.

Crea un perfil profesional en el que puedan encontrarte. Puede ser relevante para tu actividad y en él es positivo que compartas contenido relacionado con tu marca personal. Te recomiendo Facebook y Twitter para hacerlo.

Crea tu perfil de LinkedIn. Así conseguirás que se posicione en las primeras búsquedas de Google y también podrán contactarte para ofrecerte trabajo.

Revisa Google cada 3 meses. Prueba a buscarte cada cierto tiempo para saber si hay publicada alguna información de ti que te pueda perjudicar como candidato. No olvides buscar en el apartado imágenes.

Si conoces algún consejo adicional no dudes en escribir un comentario. Si te gustó la entrada, compártela en tus redes sociales, así podrás generar también una marca personal positiva 🙂

LOS 3 GRANDES ERRORES DE LA SELECCIÓN DE PERSONAL EN ESPAÑA

240_f_82241580_5b2ax51lc5xwczwfxl0aklghjnqtmpli

Nada es perfecto, y menos en selección de personal. Desde este blog siempre se han buscado ofrecer buenos consejos y estrategias a la hora de buscar trabajo. Sin embargo, también he querido reflejar la realidad y  áreas de mejora que tiene la selección de personal en España. Por ello, quiero sincerarme con vosotros y compartir los principales talones de Aquiles que detecto en cómo se plantea el mundo del reclutamiento.

Antes de empezar un par de apuntes a tener en cuenta. El primero de ellos la crisis, y cómo sus efectos negativos han influido mucho en el mundo de los RRHH. El segundo la subjetividad de este artículo, ya que lo que ofrece es mi punto de vista, por lo que se podrá estar más o menos de acuerdo con él. Allá vamos.

1 – LA FALSA PERCEPCIÓN SOBRE LA DIFICULTAD EN LA SELECCIÓN DE PERSONAL

¿Es fácil encontrar a un trabajador para un determinado puesto? Os sorprendería la cantidad de veces que he escuchado (tanto de algún responsable como de compañeros de RRHH que lo escuchaban de los suyos) algo parecido a “En estos tiempos tan malos tiene que haber muchísima gente en el mercado de trabajo. No entiendo cómo no logras cubrir el puesto que ofrecemos” Esta forma de pensar permite que se hayan bajado los salarios, debido a la famosa ley de la demanda y oferta, y también que se devalúe el trabajo de los reclutadores.

Da la impresión de que cubrir cualquier vacante, sean las condiciones que sean, es algo que debe hacerse de manera rápida, sencilla y sin muchos costes. Eso lleva a que no se destine mucho presupuesto en selección por parte de las empresas y que se pueda perjudicar el propio proceso debido a la falta de recursos. Cubrir un puesto nunca es una tarea fácil y menos con muchas de las condiciones tan poco positivas que se ofrecen. Afortunadamente no todas las empresas piensan igual, pero queda mucho por mejorar en este aspecto.

2- ¿TÉCNICO DE SELECCIÓN?, ¿REALMENTE MERECE LA PENA TRABAJAR DE ESTO?

240_f_78590672_ep8al1gjb1bm3p0ule2ew69dprhacti7

Si la percepción es que encontrar gente en tiempos de crisis es fácil, entonces las personas que se dediquen a esa labor no deben pasarlo nada mal en su trabajo. Además, no se requerirá pagar un salario decente a los profesionales que se dediquen a ello. Incluso todo el mundo puede valer, independientemente de sus estudios y experiencia, ya que no solo encontrarás psicólogos, abogados, politólogos y gente que estudió ADE. En algunas consultoras podrán entrevistarte ingenieros, médicos y arquitectos. ¿Todo vale para trabajar seleccionando personal? Mi opinión es un rotundo no.

Además, muchos compañeros de profesión no tienen un salario y condiciones dignas, lo que afecta a su motivación y desempeño. En el mundo de las consultoras y empresas de trabajo temporal, el rol del entrevistador se transforma a un perfil más comercial, ya que las exigencias de los clientes son cada vez más altas. Por último, y unido al párrafo anterior, hay muchísima competencia a nivel de la cantidad de perfiles profesionales que pueden encajar en el puesto lo que lleva a que no esté clara ni la formación ni las habilidades para desempeñar correctamente el rol.

Cuando pensamos en una empresa, lo que nos viene a la cabeza es su marca. Imagina CocaCola, Apple o Ferrari. Podrá venir a tu mente su logotipo, valores o productos. Sin embargo, sin trabajadores no existirían las empresas. Y el capital humano es el principal activo de cualquier compañía. Elegirlo bien, o no, tendrá unas consecuencias muy relevantes en el futuro. Tener las habilidades para hacer ese proceso de toma de decisiones requiere mucha experiencia y desarrollo.

3 – LOS PROBLEMAS DE COMUNICACIÓN DURANTE TODO EL PROCESO

La selección se realiza de manera descriptiva. No contratamos a personas por cómo trabajan sino por cómo relatan que hacen su trabajo. Si el candidato no tiene buenas habilidades comunicativas, aun siendo un crack en su puesto, puede no pasar entrevistas de primera fase. Y lo mismo pasa al revés, pésimos trabajadores pueden convertirse en excelentes candidatos.

Además, hay muchos intermediarios en la mayoría de procesos como consultoras o headhunters. Cuantas más partes intervienen más difícil es que la comunicación sea clara y  fluida.

Por último el feedback. Muchas veces no se comunica, pero también es difícil hacerlo de manera objetiva. Si hay pruebas técnicas en el proceso, entonces puede ser más fácil. Por ejemplo, una de inglés o un test de conocimientos. Pero, ¿qué ocurre si un entrevistador piensa que el candidato no tiene las suficientes habilidades comerciales para el puesto?. Hay elementos que no se miden de manera objetiva y que pueden llevar a equivocaciones. Y por parte del candidato esa es una de las grandes quejas, el no saber qué tiene que hacer mejor en sus futuras entrevistas tras ser descartado.

En mi caso, intento mejorar día a a día en la manera que tengo de hacer entrevistas y de decidir qué candidatos pasan, y cuáles no, a la siguiente fase. En el curso que daré el 18 de Marzo en Madrid (si quieres más información pulsa aquí) te daré todas las claves para que puedas realizar con éxito tus procesos de selección teniendo en cuenta el contexto de mejora que existe hoy en día. No dudes en compartir la entrada si te gustó y en dejar en comentarios aquellas cosas que crees que deben mejorarse.

POTENCIA TU ATRACTIVO PROFESIONAL

El amor y el trabajo se relacionan mucho más de lo que parece. Me hace gracia escuchar que cuando se tiene pareja uno se deja de cuidar. Eso no se aplica en todas las relaciones, pero es cierto que he conocido parejas en las que no se le daba tanta importancia a la apariencia y empezaban a aflorar algunos kilos de felicidad en ambos miembros. Al final el físico es un envoltorio, pero el verdadero problema es cuando se dejan de cuidar los detalles y todo aquello que hace que se vaya acabando la magia. Pues el paso del tiempo, la costumbre y la ausencia de novedades hace que se aletargue la pasión y el amor se evapore…

Y no, puedes estar tranquilo ya que no voy a cambiar la temática del blog, pero esto que he comentado se traslada a muchos profesionales que día a día van perdiendo su atractivo profesional.

Además, y al igual que ocurre con muchas parejas, hoy en día es difícil encontrar un trabajo para toda la vida. Está muy de moda el hablar de salir de la zona de confort, de mejorar, coaching, pero lo que hay detrás de todo ello es también un entorno de cambio brutal. Piensa por ejemplo en cómo ha cambiado la forma de relacionarnos en los últimos 6 años. Y extrapolándolo nuevamente al mundo laboral, pasa algo parecido. El mensaje que no dejo de escuchar es que como mínimo trabajaremos entre 7 y 10 empresas a lo largo de nuestra vida profesional. Con más razón aún no podemos dejar que nuestro perfil pierda todo su esplendor.

¿QUÉ ES EL ATRACTIVO PROFESIONAL?

conviertete-en-un-profesional-atractivo-para-las-empresas

Cuando decimos que una persona es atractiva es porque hay algo que nos engancha y nos lleva a conocerla más. A nivel profesional, serían aquellas personas de las que queremos aprender y con las que queremos compartir proyectos. Además, y tal vez lo más importante, se relaciona con trabajadores a los que las empresas quieren fichar. Y no hablo de aspectos físicos sino de lo que puedes aportar tanto a nivel de conocimientos como por tu forma de ser.

4 CONSEJOS PARA PONERTE GUAP@, LABORALMENTE HABLANDO

En este entorno de tanto cambio debes tener siempre un perfil atractivo para las tendencias que refleja el mercado. Tener estabilidad en tu trabajo no significa que debas de dejar de mejorar. Por ello, te doy varios consejos para que acicales tu parte profesional:

  • Mejora tus competencias: No todos somos buenos en todo. Por ello, es importante hacer un trabajo de autodescubrimiento sobre en qué nos defendemos y aquello que tenemos que mejorar. Sin duda alguna, en este apartado influye mucho la opinión que tengan los demás, ya que nuestros ojos no percibirán tanto como los de la gente con los que compartimos tiempo. Te invito a que desarrolles un sencillo test a través de esta herramienta gratuita https://www.surveymonkey.com/. Envíale el link a gente de distintos círculos (amigos, familiares, gente con la que trabajes…) Las preguntas que realices deben ir orientadas a las cosas buenas, y las que no lo son tanto, que tu entorno perciba en ti. Aquí tienes un ejemplo:
  • Indica tres cosas positivas de mi forma de ser.
  • Indica tres áreas de mejora de mi forma de ser.
  • ¿Cuáles son mis mejores virtudes a nivel profesional?
  • ¿Qué áreas profesionales me recomendarías mejorar?

Si muchas personas detectan un área de mejora, entonces es importante trabajar sobre ella. Lo primero que debes hacer es aceptarlo y posteriormente decidir si quieres o no actuar. En el caso de que quieras hacerlo tienes muchísimas herramientas: talleres, libros, vídeos…; Sin embargo, si quieres cambiar algo de ti el primer paso lo debes dar tú.

Aquí tienes mi top 5 de competencias independientemente del sector en el que trabajes: Gestión de cambios, Comunicación, Organización, Trabajo en Equipo y Capacidad de Aprendizaje.

  • Lee y actualiza tus conocimientos: Intenta sacar todos los días un rato para hacerlo. Cuando se entra en la dinámica laboral se pierde el aprendizaje debido a que se asientan una serie de bases que valen para el día a día. No te limites a ello y ten la curiosidad de seguir investigando.
  • Mejora tus idiomas: Si en 10 años no te comunicas decentemente en inglés tendrás muchos problemas. Tengas la edad que tengas es importante no dejarlo atrás. Piensa en la gente con la que competirás en 10-15 años, todos ellos están estudiando en inglés y serán los rivales a los que te podrás enfrentar en muchos procesos.
  • Mejora en tu empleabilidad: Con ello me refiero a que sepas cómo utilizar portales de empleo, hacer entrevistas, diseñar un buen CV…; Todo ello te acercará a poder conocer mejor el mercado, lo que busca y lo que puedes aportarle.

Si la entrada te ha gustado no dudes en recomendarla. Además, voy a realizar un curso el 18 de Marzo en Madrid que te permitirá conocer y potenciar todo tu atractivo profesional. Tienes más información en este link.

MEJORA TU EMPLEABILIDAD DE UNA MANERA DISTINTA: COLABORACIÓN CON NO HAY CINE SIN PALOMITAS

elmetodogronholm

 

No nos vamos a engañar, buscar trabajo es una tarea que resulta de todo menos divertida. Por ello, me he propuesto hacer algo totalmente distinto. He decidido mezclar una de mis pasiones, el cine, con la orientación laboral.

Gracias a la colaboración realizada con Bárbara Ramón y Fernando Gil, del blog No Hay Cine Sin Palomitas, hemos grabado un podcast en el que podréis conocer de primera mano películas que reflejan cómo el cine retrata algunos aspectos de la vida laboral.

Tenéis por delante un programa de poco más de tres horas en el que aprenderéis cómo desenvolveros bien en una dinámica de grupo, realizar bien una entrevista o incluso superar un despido mientras aprendéis de cine. Merece mucho la pena que le deis una oportunidad y os dejéis atrapar por una forma distinta de mejorar en vuestra búsqueda de trabajo. Y si os pasa como a mí, que tenéis  un gusto especial por el séptimo arte, es obligado que leáis su blog.

Además, os pongo a continuación los minutos en los que empieza cada película por si no queréis conocer los spoilers de alguna de ellas.

– El método (0:07:04)

– Exam (0:50:03)

– Boiler room (El informador) (1:14:49)

– El becario (1:51:53)

– Up in the air (2:25:01)

Calentad las palomitas, dadle a play y prepararos para disfrutar del cine y (creí que nunca lo diría) de la búsqueda de empleo.

Ir a descargar

GESTIONA TU CARÁCTER DURANTE LAS ENTREVISTAS DE TRABAJO

 

En muchas ocasiones he tenido ante mi CV de candidatos que parecían perfectos. Encajaban en la mayoría de los requisitos, algo que hacía que fuera a la entrevista con muchas ganas de conocerles. Sin embargo, tras compartir un tiempo con ellos, me di cuenta, que aun cumpliendo muy bien el nivel técnico, podían suponer una mala elección. ¿Cuál era el motivo? un fuerte carácter que podría llevar a que tuvieran conflictos durante su desempeño en la empresa.

LA DIFICULTAD DE DEFINIR EL CARÁCTER

Lo primero que he hecho es meterme en la RAE para ver la definición de esta palabra: Conjunto de cualidades o circunstancias propias de una cosa, de una persona o de una colectividad, que las distingue, por su modo de ser u obrar, de las demás. El problema es que no hay algo concreto que nos ayude a encontrar el carácter de una persona, ya que es una suma de pequeños elementos. Decimos que una persona tiene buen carácter cuando es agradable con los demás, no se enfada y normalmente se toma las cosas de una manera positiva. Sin embargo, una persona con mal carácter podría ser alguien que diera malas contestaciones, que se enfadara con facilidad y que chocara bastante con otras personas. También hablamos de personas con carácter, cuando nos referimos a gente que coge el caballo por las riendas y no tiene miedo en actuar; Y personas sin carácter, como si no tuvieran sangre en sus venas y estuvieran siempre paralizadas ante cualquier problema. En fin, un verdadero lío.

EL MAL CARÁCTER SE DETECTA EN LAS ENTREVISTAS DE TRABAJO

Creo que en cualquier ámbito social podemos inferir si una persona tiene buen o mal carácter a través de determinados signos. En las entrevistas de trabajo pasa lo mismo, incluso se puede ver intensificado debido a la tensión que genera el momento. Hay conductas que lo reflejan. Muchas de ellas son verbales. Por ejemplo, candidatos que responden de una manera muy seca a las respuestas, que elevan el tono de voz o que incluso comparten en la entrevista sus problemas a la hora de trabajar con un compañero o un responsable. Además, aunque a veces es difícil de explicar con palabras, percibo como una especie de clima de tensión entre el candidato y yo, cuando normalmente el clima general de las entrevistas que realizo es relajado. Se detecta también bastante en el lenguaje no verbal, por ejemplo, cuando una persona golpea con fuerza la mesa a la hora de explicar una determinada situación o en los gestos que pueda realizar. Aunque hay signos que puedan parecer más subjetivos, realmente es muy difícil para un candidato el esconder su mal carácter, ya que de alguna manera podrá aflorar en la entrevista. Y es preferible eso a que pueda entrar en la empresa y ser cuestionado por los conflictos que pueda tener.

EL MAL CARÁCTER LLEVA SIEMPRE A CONFLICTOS EN EL ENTORNO LABORAL

Anger

No soy de las personas a las que les guste utilizar la palabra siempre o nunca, pero en este caso es algo que pienso al 100%. Estamos en un entorno laboral que en la mayoría de las veces no es satisfactorio. Horarios extensos, sueldos bajos, malos jefes y compañeros son elementos que predominan en muchos trabajos. A todo eso, hay que añadir la velocidad con la que el entorno va cambiando, lo que hace que tengamos que exponernos a nuevas situaciones y dificultades. Los conflictos siempre aparecerán de alguna manera y eso llevará a choques y tensiones con otros miembros del equipo. Se comparten tantas horas con los compañeros de trabajo que es normal que se den ciertas fricciones. ¿En qué se traduce? En malas contestaciones, miradas, quejidos y conductas que llevan a que la otra persona se pueda sentir molestada y ofendida. ¿Y si tengo un mal carácter y lo oculto? es posible hacerlo, pero eso te llevará también a un conflicto interno y a tener que invertir muchas energías para poder gestionarlo. Te podrás convertir en una olla a presión que en cualquier momento pueda estallar.

¿SE PUEDE CAMBIAR EL MAL CARÁCTER?

Más que cambiar, la clave es saber gestionarlo. El primer paso es reconocerlo, si no lo haces difícilmente podrás tener un avance positivo en este aspecto. Lo segundo es hacer una especie de estudio para que averigües los siguientes elementos:

  • ¿Qué es lo que te produce carácter? (Pueden ser tanto cosas que hagan los demás como algo que hagas tú).
  • ¿Cómo actúa tu cuerpo cuando sientes que tienes mal carácter? (Esto es algo que muy poca se da cuenta y que puede ayudar a cambiar. Puedes notar más tensión en los brazos, ruborizarte más o golpear los dedos de tu mano contra la mesa. Cada persona lo puede mostrar de una manera diferente y la clave será intentar relajar la parte del cuerpo en la que notes esa tensión).
  • ¿Qué haces? (Puede ser des una mala contestación, una queja o incluso el aguantarte).
  • ¿Cuáles son las consecuencias? (Pueden ser tanto positivas como negativas, aunque muchas veces predominarán las segundas. Es importante diferenciar las consecuencias que te afecten a ti y a los demás).
  • ¿Qué podrías hacer diferente para conseguir unas consecuencias positivas? (aquí tendrás la gran clave para que tu mal carácter no aflore)

Es muy interesante hacerlo cuando tengas un episodio en el que estés sufriendo mal carácter, para ver cómo lo analizas en caliente. Al final tendrás ante ti un puzzle sobre el que empezar a trabajar. Tener claro qué es lo que te pasa te ayudará a poder saber cómo cambiarlo. Hacerlo no es nada fácil, pero te ayudará a mejorar en tu vida personal y profesional.

Te invito a que dejes en los comentarios tu experiencia si tienes mal carácter o las que has tenido con personas que si lo tuvieran.