¿SON LOS RANKING DE EMPRESAS ÚTILES?

racetrack-starting-grid-us-college-ranking

Es bastante raro que no pase una semana en LinkedIn sin que vea una imagen de un  de posicionamiento de empresas. Los estudios, los cuáles suelen ser muy atractivos visualmente, ofrecen en la mayoría de los casos pocos datos por los cuáles las compañías han sido elegidas. Básicamente ves un listado de los lugares que “supuestamente” son considerados como los mejores para trabajar. En este pequeño artículo os daré mi opinión sincera sobre este tema y lo analizaré desde un punto de vista más psicológico.

EL ENGAÑO DE LAS PALABRAS: NO TODO VALE PARA TODOS

En la carrera de psicología me llevé grandes aprendizajes y uno de ellos era la subjetividad de ciertas palabras. Dependiendo de cada persona, las cosas podrían tener un significado totalmente distinto. Y palabras como lo bueno y lo malo son totalmente relativas.

Por ello, cuando se habla de mejor empresa, se utiliza un adjetivo que está totalmente vacío. Hay muchas características que lo engloban y depende de cada persona. Puede ser que se refiera al salario, a las instalaciones, al tipo de liderazgo de los jefes, al ambiente de trabajo, a las actividades que realiza la empresa, al horario…; Hay infinitas posibilidades que engloban al adjetivo mejor y para cada trabajador lo mejor puede ser distinto.

Por ello, si no se especifica qué es lo mejor, ¿cómo vamos a saber si las empresas que aparezcan en el ranking son las mejores?. Y lo más difícil de todo es cómo se miden con efectividad ciertos factores más cualitativos como puede ser el propio ambiente de trabajo.

EL VALOR DEL DINERO EN LOS RANKING

50-euros

En muchas ocasiones en la vida estamos expuestos a los resultados pero no al proceso. Vemos gente que tiene mucho éxito y parece fácil de alcanzar, pero lo que olvidamos son las miles de horas y sufrimiento que ha pasado esa persona para alcanzar el estatus que tiene.

¿No te llama la atención que en la mayoría de los ranking salgan muchas empresas similares?, ¿Y no es más curioso aún ver que salen empresas de las que hay elementos que son muy mejorables como el horario o la rotación?. Pues tengo que abrirte los ojos, muchos ranking importantes son elaborados por empresas que pagan por estar ahí.

Efectivamente se hará un estudio minucioso y un procedimiento muy estricto del que la empresa puede aprender mucho. Y estoy seguro de que participar en estos ranking es positivo para implementar cambios en la compañía. Sin embargo, cuando tú tienes que pagar por pertenecer a un determinado estudio, eso hace que se le reste credibilidad a la calificación. Sobre todo, porque el corte diferenciador para que una empresa aparezca, o no, será el que invierta dinero y no el que verdaderamente reúna una serie de condiciones que la posicionen en ese lugar. Para mí es puro marketing para atraer talento más que demostrar que es un buen sitio para trabajar.

De los estudios de valoración de empresas se ha hecho un gran negocio, y por ello, cualquier información que veas debes ponerla en duda. Queda muy chulo ver que hay un sello de calidad en la empresa pero es bueno que sepas que fue la propia empresa la que pagó parte de su dinero por tenerlo.

EL CIELO Y EL INFIERNO MÁS UNIDOS QUE NUNCA

cielo-infierno3

Me gustaría contarte una historia personal. Desde 2012 he trabajado en 5 empresas y hubo una de ellas en la que decidí tirar la toalla. El motivo fue muy claro para mí: el ambiente de trabajo. En los pocos meses que estuve viví faltas de respeto, escuché como gritaban a mis compañeros y parecía más un colegio que una compañía. Era curioso ver cómo los compañeros salían de la empresa evitando que los directores los vieran. Eso me llevó a decidir no continuar en la empresa y verdaderamente lo pasé mal el tiempo que estuve con ellos. A mi en particular no me hicieron nada, pero soy de las personas que no soporta que traten de manera incorrecta a los trabajadores y para mí los gritos son un elemento que no quiero tener en mi día a día. Sin embargo, dentro de la empresa había gente que estaba totalmente encantada y que percibía un ambiente de trabajo muy positivo. ¿Es posible que el cielo y el infierno se entrelacen tan fácilmente? En el mundo laboral sí.

Las empresas las forman las personas, y cada uno de nosotros somos totalmente distintos. Por lo tanto, puedes entrar en la mejor empresa del mundo y dar en un departamento liderado por un loco. O al contrario, puede que entres en una empresa con mala reputación y des con un equipo fantástico. La empresa tiene tantas realidades como empleados. Y lo que para unos es un oasis para otros es el mismísimo museo de los horrores.

¿PARA QUÉ SIRVEN LOS RANKING DE EMPRESAS?

Para mí sirven simplemente para conocer qué empresas puede haber en un determinado sector que decidan utilizar como herramienta de marketing el participar en este tipo de estudios. Además, son útiles para poder plantear ciertas preguntas durante las entrevistas, ya que si la compañía aparece entre las mejores es bueno saber qué elementos diferenciadores tiene para estar allí.

Sin duda alguna, la mejor información sobre una empresa la tienen sus trabajadores, y por ello, no hay mejor forma de conocer un sitio que conocer las distintas opiniones de la gente que allí trabaja. Pero no olvides que la opinión más importante será la tuya cuando estés trabajando.

Anuncios

ACABEMOS CON EL POSTUREO EN SELECCIÓN: LOS FALSOS CAZATALENTOS

 dont-let-talent-acquisition.png

Lo admito, esta entrada va a doler entre mi sector pero también abrirá una gran crítica de la que creo que tenemos que aprender. Y todo tiene que ver con esas etiquetas que utilizamos para vestir mejor nuestra actividad y profesión dentro de un mundo en el que la selección de personal tiene que mejorar y avanzar. Pero sobre todo, lo que hay que dejar de vender es humo, y más atribuyéndonos cualidades que no tenemos pero que maquillan enormemente nuestro perfil.

Cuando empecé a hacer selección trabajé en el mundo de la consultoría IT. Llevé muchísimos procesos para distintos clientes y os puedo asegurar que la gran mayoría tenían una tónica común: las malas condiciones que ofrecía. Y es que empecé mis andaduras en plena crisis económica, lo que hacía que muchos puestos carecieran de unas condiciones razonables. Y pese a todo eso tuve el atrevimiento de ponerme en mi LinkedIn algo así como Captador de Talento.

Años después, y tras haber madurado laboralmente, solo puedo decir que me equivoqué al llamarme de esa manera. Sinceramente, ¿qué talento puedo captar para puestos que en vez de pagar 20K ofrezco 15K? (no yo lógicamente, sino la empresa para la que trabajaba) pero claro, suena y queda mucho mejor poner que atraes el talento antes de que haces selección. Técnicos de selección hay muchos, pero personas que atraigan el talento hay tan pocas…; Realmente solo me estuve engañando durante varios meses pensando eso.

Captar el talento implica dos cosas. La primera es poder ofrecer una serie de condiciones (no solo económicas, sino también de proyecto, buen ambiente, estabilidad…) mínimas en los procesos de selección sobre los que tienes que cubrir vacantes. La segunda es tener un buen conocimiento del puesto y del tipo de profesional que mejor encaje puede tener. Y hoy en día son pocas las empresas que pueden aportar algo razonable en base a lo que buscan.  Además, en relación al segundo criterio, me gustaría deciros que la mayoría de Consultoras, ETTs y Headhunters cuentan con poca información de lo que quiere el cliente. Se hace una búsqueda en la que prima la cantidad antes que la calidad (ya que el cliente final solo pagará en muchas ocasiones por resultados). Por lo tanto, antes de poner en tu CV que captas o atraes talento, piensa si realmente las condiciones que ofreces y el conocimiento que tienes de tus vacantes son merecedoras de ese talento.

Y la eterna pregunta es qué es el talento. En mi opinión todos tenemos múltiples talentos que podemos detectar y desarrollar. Sin embargo, es una palabra que tiene una connotación diferente para cada uno. Esto complica mucho más la ecuación ya que lo que me pregunto muchas veces es qué interpretará ese técnico de selección como talento. La triste realidad es que no llaman talento al candidato que desarrolle bien el puesto, llaman talento a encontrar a un candidato que encaje en las pobres condiciones que se ofrecen.

Y son estas cosas las que muchas veces devalúan el trabajo que hacemos en selección. Una labor tan complicada como poco valorada. Pero si endiosamos las malas condiciones y recubrimos de humo nuestros perfiles poco podremos hacer. El verdadero talento se puede identificar, y hay que motivarlo y darle el proyecto que se requiere. Pero poco se podrá encontrar en una cultura de crisis que busca lo mejor al menor coste.

Por ello, pregúntate si verdaderamente captas talento o si ofreces puestos mediocres a personas con muchas más habilidades y experiencia de lo que se requiere. Ten cuidado con lo que dices que eres y con lo que pones en tu perfil. Eso generará expectativas en los candidatos que se verán defraudadas en cuanto les digas las condiciones.

Haz lo mejor que puedas tu trabajo. Todos los puestos tienen elementos positivos y negativos. Pero nunca te engañes a ti mismo. No hagas como yo hice pensando que ofrecía oro en vez de paja. Y también, aunque difícil, labor nuestra es hacerle ver a la dirección de la empresa que lo bueno cuesta, y que no todo es posible si las condiciones contractuales no lo soportan. Efectivamente, estamos en crisis, pero ciertas cosas podrán cambiar si todos aportamos un pequeño grano de arena y hacemos ver, de una manera u otra, que las empresas no se mueven solas. Todos y cada uno de los trabajadores son la empresa, y de su buena gestión y selección dependerá en gran parte el éxito y beneficios de la misma.

TIRARSE TRIPLES EN LAS ENTREVISTAS DE TRABAJO

 

800px-Triple_Cai_Zaragoza_Granada_croppedAunque no sea un fanático del básquet puedo afirmar que disfruto mucho viendo este deporte. Hace unos días España obtuvo la medalla de bronce en el Europeo y lo celebré como si yo la hubiera ganado. Aprovechando la temática de triples va la entrada de hoy. Y qué mejor que este artículo sobre el significado de lanzarse uno de estos fuera de una cancha de baloncesto: http://quenosquedablog.blogspot.com.es/2011/11/tirarse-un-triple.html

¿Has mentido alguna vez en tus entrevistas de trabajo? Te sorprendería que aún con más de cinco años de experiencia conociendo candidatos y cientos de entrevistas a mis espaldas siempre puede haber alguien que pase mi filtro habiéndome engañado. Hay gente que tiene el don de maquillar información y hacer que el entrevistador piense que  es la persona ideal.

Además, he escuchado en más de una ocasión que se confunde el término venderse bien con mentir, y se anima a que para pasar las entrevistas tengas que tirarte todo tipo de faroles o triples para dar la mejor imagen posible. Pero, ¿es esto así?, ¿realmente la gente que consigue trabajo es potencialmente mentirosa? La respuesta es un rotundo no.

La confianza es esencial para pasar con éxito el proceso de selección y en el caso de que descubran una de tus cartas serás rápidamente descartado. No obstante, hay mentiras que son más permisivas y menos. A continuación dejo las principales, sus consecuencias y el grado en el que pueden pillarte.

FORMACIÓN

Cuidado con los estudios universitarios. Decir que los has acabado sin haberlo hecho es un gran problema. Para temas contractuales te pedirán el título y tu periodo de prueba se verá muy influido por ellos. Además, no tendrás una entrada muy positiva en la empresa si al ser el elegido descubren ese aspecto.

Cualquier otro curso que no tenga tanta relevancia puede ser añadido al CV y pasar totalmente desapercibido. Este tipo de práctica no ayuda a ser seleccionado pero es empleado por candidatos para vestir su CV de manera más elegante.

EMPRESAS

En este apartado puede haber un poco de todo, lo más grave es inventarse al 100% una etapa en una compañía. Puede que hace unos años colara, pero ahora es muy fácil conocer a gente que trabajara en esa misma empresa o pedir referencias. Y para salir de cualquier duda siempre se puede solicitar la vida laboral.

Por otro lado, con lo que muchos juegan es con alargar las fechas de sus experiencias laborales. Aunque ya he comentado algunas herramientas que podemos utilizar para detectar tu mentira, mientras no sea algo muy exagerado es probable que puedas salir airoso en ese aspecto.

Sin duda alguna, en el apartado que más se engaña es respecto a las funciones que se realizaron en una experiencia laboral, tanto si se hicieron como en su frecuencia. Esto es lo más difícil de demostrar ya que cada empresa es un mundo e incluso dos trabajadores que compartan puesto pueden diferir en ciertas funciones.  Si quieres decantarte por esta estrategia, mi recomendación es que sepas hacer a la perfección dicha función, ya que eso generará futuras expectativas sobre ti en el puesto de trabajo. Imagina que te contratan porque sabes hacer planes de negocio y el primer día descubren tu farol.

El motivo de finalizar una empresa también puede ser totalmente cambiado. Si la experiencia fue de hace muchos años, y posteriormente has trabajado en varias compañías es probable que no se indague mucho en ello.

INGLÉS

A nivel curricular es el apartado en el que más se distorsiona la información. He llegado a entrevistar gente que tenía puesto en su CV nivel alto de inglés y no hablaban ni una palabra. Aquí recomiendo ser realista respecto al nivel que tengas ya que es muy fácil contrastar tu dominio en un lenguaje durante la entrevista. Es de las mentiras más fáciles de taponar.

ELIMINAR PARTES DEL CV

Debido al exceso de cualificación muchos optan por no publicar parte de su experiencia y formación para aspirar a ciertos puestos de trabajo. Esta parte es la más difícil de detectar y habría que debatir mucho sobre si es una mentira o simplemente ocultar información del CV. Digo ocultar porque siempre que hacemos nuestro currículum no ponemos exactamente todas las funciones que realizamos o incluso los cursos en los que nos hemos formado. Dejo en tus manos que elijas cómo emplear esta técnica pero hacerlo bien puede que aumente tus posibilidades de encontrar un nuevo proyecto.

SALARIO

Muchos candidatos inflan su salario cuando van a realizar entrevistas, y lo hacen más aún si han sido localizados a través de un Headhunter o LinkedIn sin que ellos estuvieran buscando previamente. Es una práctica muy inteligente desde el punto de vista del futuro trabajador, siempre que no sea muy exagerado, si quiere tener una oferta más que atractiva para cambiar. Esto es muy difícil de descubrir a menos que el entrevistador te pida la nómina. Además, en las empresas hay diferencias salariales entre los empleados y a menos que haya mucha claridad sobre las bandas salariales en dicha compañía será normal encontrar trabajadores con misma categoría y distinto salario.

CONCLUSIÓN

Sin ser grandes detectives desde Recursos Humanos podemos usar varias herramientas que nos ayuden a detectar la mentira (vida laboral, pedir la nómina, referencias…). Además, si eres seleccionado tendrás que afrontar al engaño desde un punto de vista más crítico, puedes perder el empleo y además llevarte malas referencias de tu último trabajo. Ten cuidado con tus triples ya que pueden salir fuera o ser taponados por el entrevistador.

UNA CLAVE PARA ENCONTRAR TRABAJO: ¿QUÉ ES LO QUE TRANSMITES A LOS DEMÁS?

descarga

Acabo de volver de vacaciones, esos días donde disfrutas tanto que desconectas de la realidad. Espero que tú lector, lo hayas podido hacer también (y en caso de que no te llegara deseo que las disfrutes aún con más gusto en las próximas semanas).

Desde que cree el blog he querido aportar un toque diferente a los artículos. Al final, si buscas orientación laboral en Google te saldrán infinidad de páginas. Y muchos artículos que leas hablarán de los mismos temas. Por ello, quiero entrar en algo que es bastante complejo de analizar y mucho más de cambiar. Es un verdadero reto para los candidatos. Allá vamos.

LA PERCEPCIÓN QUE TENGAN DE TI SERÁ CLAVE EN EL PROCESO DE SELECCIÓN

La próxima vez que estés parado en la calle, o sentado en un medio de transporte, quiero que elijas una persona al azar y la observes. No entres tanto en tu parte racional que analizará su atractivo físico, cómo viste o lo que está haciendo. Guíate por tu intuición y piensa que te transmite. Tal vez sea cercanía, morbo, peligro o confianza. Con muy pocos datos puedes percibir mucha información (siendo la gran mayoría errónea) de completos desconocidos. Pero no debes olvidar que todo lo que hayas decidido es a través de tu propio enfoque de la realidad.

Cuando realizas un proceso de selección estás dando mucha información sobre ti. No solo en lo que dices sino en tu actitud, en tu lenguaje no verbal, en tu vestimenta, puntualidad…; Y será la percepción que tengan los entrevistadores la que les ayude a decidir el tipo de persona que puedes ser en el trabajo. Y ahí radica la dificultad y subjetividad de muchos procesos de selección. El poder elegir bien a una persona en muy poco tiempo sin ver ni cómo trabaja ni cómo interactuará con el resto de compañeros y cultura de la empresa.

TU ENERGÍA DURANTE EL PROCESO DE SELECCIÓN

Que no te parezca místico el título que acabas de leer. Esta es un clave para ser descartado o seleccionado en cualquier puesto. Con energía me refiero a cómo transmites que será tu forma de trabajar en relación a cómo te comportas durante las entrevistas. ¿Has oído la expresión de que una persona tiene horchata en la sangre? Pues muchos candidatos que he entrevistado se ajustarían a esta descripción: no reaccionan rápido ante las preguntas, hablan muy lentamente, se les nota apatía durante la entrevista…; Tanto si eres una persona muy calmada como muy activa (el extremo opuesto a lo anterior mostrando en este caso nervios, rapidez a la hora de hablar o un lengua no verbal muy acelerado) vas a tener dificultades para ser seleccionado.

De la gente demasiado calmada se percibe que pueden ser trabajadores pausados, sin energía y sin capacidad para sacar adelante grandes cargas de trabajo. Esto puede no ser así, pero es la sensación general que pueden dejar. Por otro lado, en el caso de que seas una persona con un exceso de energía, eso podrá percibirse de manera negativa ya que podrá dar la sensación de que vas a hacer que el equipo se tire de los pelos al estar siempre tan activo.

En la mayoría de los ámbitos de la vida el término medio es la clave. Pero es bueno que sepas que tipo de persona eres respecto a esto y cómo cambiar ciertas cosas para ajustar tus picos de energía o activarse más.

LOS OTROS SON LA CLAVE PARA CONOCER LO QUE TRANSMITES

Una cosa es que sepas cómo eres y otra muy distinta es cómo te percibe tu entorno. Podrás obtener información tanto negativa como positiva de ti por lo que este proceso debes hacerlo con mucha apertura mental y estar muy expuesto a las críticas. Puedes preguntar a personas de confianza o pasar un test a través de www.surveymonkey.com. Si eres atrevido,  aprovecha escenarios sociales (fiestas, comuniones, bodas…) para preguntar a extraños qué es lo que les has transmitido por primera vez. No te guíes por la información de una persona sino que utiliza aquellos rasgos que fueran más frecuentes.

Identificando lo que los demás perciben en ti podrás tener un campo de actuación mucho mayor sobre cómo mejorar aquellas debilidades que te pueden haber descartado. En el futuro escribiré más entradas sobre este tema pero esto es un pequeño aperitivo que me gustaría terminar con estas dos preguntas que te planteo: ¿Cómo eres?, ¿Cómo te perciben los demás?

¿ES BUENO BUSCAR TRABAJO EN VERANO?

TRABAJO

El verano acaba de comenzar y el calor nos está golpeando más fuerte que otros años. Durante esta época llegan las ansiadas vacaciones, esos días para desconectar de todo el año que muchas veces saben a poco. Por cierto, te recomiendo ver esta pequeña reflexión sobre ello: https://www.youtube.com/watch?v=X6gwLaRJUmk

Pero claro, estos meses también pueden servir para encontrar un nuevo proyecto o para dejar el anterior en el que nos encontrábamos por aventurarnos a un nuevo rumbo. Aquí os dejo una serie de consejos que os ayudarán a buscar mejor en estas fechas.

 

1 – TEN EN CUENTA TUS VACACIONES

Si tienes un viaje planeado debes saber que te expones a poder perderlo. Cuando te incorporas a mitad de año en una empresa no podrás disfrutar de tantos días de vacaciones como si lo hicieras a comienzos de año. Además, y según el convenio de la empresa, puede que tu estancia cuente con más días de los que te correspondan en la nueva empresa, por lo que te sea imposible disfrutarlo.

Aunque no te lo pregunten en la primera entrevista debes tomar la iniciativa y comentarlo. Sobre todo si es algo que has pagado y no lo puedes cancelar ya que la empresa podrá ser flexible hasta cierto punto.

Mi recomendación es que siempre tengas tus vacaciones aseguradas y también que apliques a puestos de trabajo solo si sabes que podrías renunciar a una parte de ellas. En caso de que tengas un viaje programado de más de 2 semanas, te recomiendo que no apliques a muchas ofertas, a menos que sea algo que verdaderamente te interese.

2 – VE VESTIDO FORMAL PERO CON ROPA ADAPTADA A LAS TEMPERATURAS

No hace falta ir en traje a todas las entrevistas. Puedes ir con camisa y chinos sin ningún problema. Es más, no es raro que en esta etapa del año las empresas adopten una vestimenta más casual para que sus empleados puedan respirar de camino a casa.

Entre el fuego que se respira por las calles y los nervios, podrás sudar más de la cuenta. Esa sensación no te hará sentir cómodo por lo que también recomiendo que encuentres ropa de tejidos en los que el sudor no sea tan evidente.

Y para las mujeres recomiendo lo mismo. Dejar atrás americanas y también tener cuidado con escotes pronunciados o faldas excesivamente cortas.

Hay que poner especial atención al calzado tanto para ellos como para ellas. Cada empresa es un mundo, por ello recomendaría ir en zapatos a estas entrevistas. No hay que olvidar nunca que estamos en un contexto profesional.

Por último, lleva siempre contigo una pequeña botella de agua y no tengas ningún reparo en pedir un vaso de agua si no la tienes contigo. Aunque no lo parezca, los profesionales de RRHH tenemos también empatía hacia el calor que sufren los candidatos.

3 – SÉ PROFESIONAL CONTIGO MISMO Y CON TU EMPRESA EN EL CAMBIO

Cambiar a mitad de año significa dejar proyectos atrás y renunciar también al esfuerzo que has podido realizar durante los meses anteriores. Dependiendo de tu empresa, puede que pierdas la retribución variable y no te la paguen si decides moverte a un nuevo proyecto.

Por otro lado, y con la mitad del equipo de vacaciones, tu salida puede ser aún más crítica que otro mes. Es importante que respetes tu preaviso y que ayudes todo lo posible en tus últimos días. Para RRHH verano es una época bastante complicada para encontrar candidatos.

4 – ¿APLICAR A OFERTAS DESDE LA TUMBONA?

Es muy divertido cuando he llamado a candidatos que estaban en la playa o la piscina. Por mi parte nunca ha habido problema para atenderles pero es cierto que no es la mejor situación para hacer un entrevista, y sobre todo para programar la presencial si la persona no va a volver hasta dentro de 15 días. Puede que la empresa te pida hacer un Skype (por lo que si tienes portátil te recomiendo que lo lleves contigo) o incluso puede que te pidan que vayas a conocer a la empresa utilizando algún día de descanso.

Que apliques a una oferta significa que a priori estás interesado en lo que te van a comentar por lo que es normal que si la empresa tiene urgencia de cubrir el puesto y tú eres un candidato válido, intenten conocerte lo antes posible. Mi recomendación es que a menos que estés disponible para un Skype no apliques a las ofertas durante tus vacaciones. 

Si conoces algún consejo adicional no dudes en compartirlo en comentarios. Por último, puedes leer esta entrada que te brindará recursos para llevar la búsqueda en estos meses, pulsa aquí para leer más

UNA DURA REALIDAD: POCAS PERSONAS REALIZAN CON ÉXITO SUS ENTREVISTAS DE TRABAJO

Si has llegado hasta aquí te pido un poco de paciencia. No quiero que te sientas ofendido y atacado por un título que ha podido llamar tu atención. Mi objetivo es que leas esta entrada con mentalidad abierta, ya que así te podrás llevar varios aprendizajes con los que tener más éxito en tus futuros procesos de selección.

Y no creas que he utilizado el título solo para atrapar tu mente. Se basa en la experiencia que he tenido durante años conociendo a más de 500 personas de distinta edad, perfil y experiencia en diversos trabajos. A continuación, te diré lo que principalmente falla, y también cómo mejorarlo.

NO PREPARAR LA ENTREVISTA DE TRABAJO

Cuando tuve mis primeras experiencias en este campo era descartado como candidato. No tenía muy claro que fallaba, pero tras no recibir respuesta en varios procesos comencé a analizar lo ocurrido. Casi todas las entrevistas empezaban de la misma forma, con un ¿qué sabes de nosotros? Y mi respuesta había sido en muchas ocasiones escueta y poco detallada. Poco a poco empecé a cambiar a estrategia y miraba la página web de arriba abajo. Además, como aplicaba a becas de selección de personal, también echaba un vistazo a las ofertas que tenían publicadas de otros perfiles, es decir, estaba adelantándome a lo que podía ser mi futuro trabajo.

Preparar la entrevista no implica conocer simplemente el lugar en el que vamos a trabajar, también tiene que ver con nosotros mismos. Os sorprendería la cantidad de veces que he preguntado a candidatos sobre una determinada experiencia y  su respuesta ha sido que no se acordaba de lo que realizaba. Al final, estás vendiendo tu marca personal y conocerte es obligatorio. Los nervios siempre estarán, y habrá preguntas en las que te puedes quedar en blanco. Sin embargo, hay mucha información que tienes que tener preparada, y es todo lo que aparece en el CV.

NO COMUNICAR BIEN

¿Cuántas personas conoces a tu alrededor que hablen bien? Y me refiero que capten tu atención, que sean concretas en sus explicaciones y que sepan escucharte bien. En mi caso no son bastantes ya que la comunicación requiere de muchas pequeñas habilidades que son difíciles de desarrollar.

Una entrevista de trabajo es un proceso en el que tú vas a comunicar si eres o no un buen candidato para el puesto. Lo normal es que no te vean trabajar sino que te escuchen sobre cómo describes que trabajas. Para ello te realizarán una serie de preguntas en las que tendrás que concretar y ofrecer información relevante. Esto ocurre en muy pocas ocasiones, ya que las respuestas de los candidatos no suelen ajustarse al timming ni a lo que el técnico de selección necesita saber. Unido al apartado anterior, grábate respondiendo a las preguntas típicas que te pueden hacer. Escúchate luego y sé crítico con lo que has dicho.

Por último, la credibilidad. Hay una leyenda urbana que dice que hay que mentir en las entrevistas y decir que somos capaces de hacer de todo. Pues bien, tirarse triples es algo que hará que pierdas muchos más puntos de los que crees. Si no sabes hacer algo es mejor decirlo y añadir que no tienes ningún problema en ponerte las pilas. Y jamás indiques que eres el mejor en una tarea o que haces todo en tu trabajo actual. La prepotencia hará que te descarten en casi todos los procesos de selección.

NO UTILIZAR CORRECTAMENTE LA PARTE EMOCIONAL

Vivimos en una sociedad donde las emociones se ven reprimidas en una gran cantidad de situaciones. Pero lo que muchos estudios dicen es que son ellas las que hacen que tomemos nuestras decisiones. Aunque utilicemos la razón, o eso creamos, muchas veces nos decantamos por lo que nos hace sentir aquello que anhelamos.

Debido al contexto de la entrevista es muy probable que las emociones que despiertes como candidato sean negativas. Y más aún si estás atravesando un mal momento. Pero claro, si no proyectas nada positivo, ¿cómo vas a ser seleccionado?

¿Qué hacer? Cargarse de energía positiva y mostrarla durante el proceso. Sonreír y expresar las ganas que tienes por trabajar. Contar los problemas que has tenido en tu trayectoria profesional sin dejarte arrastrar por lo malo y sí mostrar una buena actitud y madurez ante cómo mejoraste la situación.

Hacer entrevistas de trabajo es una labor muy complicada porque no recibes feedback y cada entrevistador es un mundo. Sin embargo, hay ciertas técnicas y herramientas que te ayudarán a desenvolverte con éxito en muchas de ellas. El próximo 10 de Junio en Madrid tienes la oportunidad de asistir a un taller de Orientación Laboral en el que podrás experimentar un cambio en la manera que tienes de orientar los procesos de selección. Si estás interesado en saber más escríbeme a mtelaboral@gmail.com

LA SUPERFICIALIDAD EN EL MUNDO LABORAL

rain, window, person, woman, beauty, face, rainy, raindrops, dro

Vivimos en una sociedad donde la imagen influye mucho. Prueba de ello es el constante bombardeo de anuncios, productos de belleza, dietas o gimnasios que buscan que proyectemos el mejor físico posible. Y esa exposición se lleva también en las redes sociales, donde se suben constantemente fotos compartiendo la belleza personal y recibiendo un constante feedback. Un buen físico engancha, y si lo tienes serás un imán con el que conseguirás que muchas personas quieran conocerte independientemente de cómo seas por dentro.

Si lo trasladamos al mundo de las empresas, podríamos hablar de empresas atractivas y conocidas para trabajar. Influye su tipología (por ejemplo si son multinacionales), un buen marketing interno o la apariencia de que se puede ganar mucho y hacer una carrera profesional en ellas. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y en este pequeño artículo te revelaré algunas claves para que puedas elegir mejor un futuro empleo o al próximo trabajador de tu equipo.

CLAVES A LA HORA DE ELEGIR UNA EMPRESA

No todas las compañías despiertan el mismo interés por la parte de los candidatos. En estos tiempos de crisis parece que poder elegir está al alcance de unos pocos privilegiados. Por ello, muchas veces nos conformamos con proyectos que resultan interesantes pero que nos generan dudas y no terminan de cumplir las expectativas. A veces aparece un mirlo blanco, una multinacional con buenas condiciones y en la que parece que nuestra carrera volverá a brillar como antes. Pero ten cuidado, no te dejes llevar por una marca, debes analizar bien el proyecto, el equipo y todo aquello que te haga estar más y menos motivado.

El problema que tenemos a la hora de tomar decisiones es que muchas veces miramos más lo macro que lo micro. Por ejemplo, si tenemos una oferta de una gran empresa vamos a ver con buenos ojos la posibilidad de pertenecer a ese sitio que es tan famoso y en el que aparentemente hay buenos salarios y posibilidad de carrera. Y no digo que no sea así, pero hay que explorar más lo micro: los pequeños detalles marcarán la diferencia.

Las grandes empresas tienen muchísimos trabajadores, departamentos y procesos. Tú no vas a pertenecer a todo ello sino simplemente a un pequeño porcentaje. Al final, tendrás tu equipo de trabajo y algunos departamentos con los que interactuarás. Por tanto, no bases tu elección en cómo se llame el sitio sino en lo que te digan que vas a hacer. Para ello, aprovecha la entrevista de trabajo para poder extraer el mayor grado de información relevante para ti.

CLAVES A LA HORA DE ELEGIR UN CANDIDATO

 

Nunca dejo de sorprenderme cuando escucho a muchos responsables sus preferencias por contratar gente de tal universidad o que estuvieran trabajando en cierta consultora. En muchas ofertas de empleo se describe una preferencia de que el candidato tuviera experiencia en ciertos tipos de empresa, y en más de una ocasión aparece la referencia de que es recomendable haber estado en una Big 4 (Deloitte, KPMG, EY y PWC).

El principal problema que se tiene a la hora de elegir es que muchas veces se da por hecho algo que no es. Se piensa que si el candidato ha trabajado en una de estas empresas entonces deberá saber hablar muy bien inglés, tener buenas habilidades en el paquete Office y poder llevar la presión y carga de trabajo mucho mejor que cualquier otra persona. La realidad no es esa, por lo que asumir sin contrastar es un error garrafal.

Como en toda empresa, hay trabajadores que rinden mejor y peor y que tienen unas determinadas habilidades que les hacen destacar, o no, en las funciones que realizan.

Por ello, independientemente de las empresas que aparezcan en un CV, debes tener la obligación de contrastar la información en una entrevista. Y aunque te sorprenda, trabajadores de empresas que no sean tan reconocidas pueden dar los mismos, o mejores resultados, que otros que pertenezcan a la élite de las compañías.

La conclusión de este artículo es simple pero efectiva. No te dejes llevar por las cosas que parecen obvias. Tómate tu tiempo en investigar y contrastar. Es tu responsabilidad evitar que un oasis se convierta en un auténtico vertedero.