DAR Y RECIBIR FEEDBACK, CLAVES DE CRECIMIENTO

Publicado por David Casado en

Con esta entrada, como siempre, no pretendo que aprendas nuevos métodos sobre cómo hacer las cosas, pero sí al menos que encuentres nuevas formas para empezar a hacerlo. El feedback es tan importante para el crecimiento personal o profesional, como puede ser la formación y la experiencia. De igual modo que con las personas, ello también impacta en el crecimiento de una organización.

Fíjate qué tan poderoso es que, sin ni siquiera utilizar acciones formativas, las personas aprenden (aunque siempre la formación es imprescindible para sentar bases). En lo que respecta al feedback, podemos decir que van ligados muchas otras actitudes (habilidades comunicativas, flexibilidad, iniciativa, etc) y aptitudes (coaching, experiencia, etc) que desencadenarán en algo positivo o negativo.

Por eso, como el fin del año / comienzo del siguiente se acercan y probablemente seas (o debieras ser) parte de un proceso de feedback, appraisal, retroalimentación o evaluación del desempeño, te recomiendo que te quedes conmigo hasta el final 🙂 4 minutos, no más.

feedback, retroalimentación, David Casado, rrhh, recursos humanos, trabajo, empleo, aprender, enseñar, critica, critica constructiva, critica destructiva, appraisal, evaluación del desempeño, aprender, crecer, empresa, empleo, empleado, trabajo, competencias, skills, performance, goals, targets, objetivos, trabajo, selección de personal, recruitment, talent acquisition,

¿ES EL FEEDBACK UN SINÓNIMO DEL CRITICISMO?

En un sentido amplio, el feedback forma parte de una crítica, de eso no cabe duda. Ahora bien, que sea constructivo o destructivo es otra cosa. Centrémonos, por simplificar, en el constructivo, pues del destructivo podría darnos para un largo sin fin de artículos.

CRITICISMO CONSTRUCTIVO: CÓMO DARLO

Naturalmente, es el opuesto del destructivo. Se llama constructivo, porque en vez de centrarse en «puntos negativos», se centra en «áreas de mejora». Probablemente, ambos puedan perseguir el mismo objetivo. Sin embargo, el primero se centra más en hacer sangre, y el otro se centra más en limpiarla (en pocas palabras, se basa en sacar lo mejor de cada persona). Es una diferencia que varía en el modo y la intención por la que se comparte.

No todo el mundo vale para dar feedback. Aunque sí que es cierto que el «know-how» (saber hacer) o la experiencia suman muchos puntos. Este tipo de criticismo constructivo, se basa en dar más amor y menos miedo. Y por supuesto que es importante para todas las empresas. De hecho, es algo cada vez más habitual en entornos de constante cambio. Las grandes multinacionales y las grandes tecnológicas son un buen ejemplo de ello. Por eso se invierte tantísimo en formación y en desarrollar canales de comunicación efectiva que no se basa solo en comunicar sino en transmitir los valores y objetivos de una empresa o departamento.

El feedback, es clave, y darlo correctamente más aun. Puedes verlo en las reuniones periódicas (trimestrales, mensuales o incluso semanales) que se organizan con los empleados. Tener un seguimiento diario del trabajo de tus «ejecutores-delegados» hace tu día a día más sencillo. Por eso, no tienes que centrarte simplemente en dar un feedback de mejora «esto, eso y aquello». Céntrate también en por qué «eso» que se tiene que mejorar no está pasando e igual identificas desviaciones, parámetros o tendencias que no estaban bajo tu óptica con anterioridad.

Volviendo al feedback constructivo, no es lo mismo hacerlo de forma positiva que negativa. No es lo mismo decirle a un empleado que trabaja de cara al cliente «no sabes comunicar a tus clientes» a decirles «es necesario trabajar el tacto con el que te diriges a ellos». Créeme, no tiene nada que ver. Como he dicho, en uno comunicas (destructivamente) y en el otro transmites constructivamente. Motivas, creas interacción, integración y compromiso. Y además, abres tus canales de comunicación (más aun incluso si te basas en ejemplos).

Responsables de área, departamento, etc, con más de 5 y 15 personas a su cargo, se forman en mentoría y en coaching. Para dar un feedback continuo y constante. Para hablar de las expectativas, no a medio plazo, sino a corto o inmediato. Utiliza los 1:1 para algo y no procrastines, porque te va a venir «como anillo al dedo». Céntrate en objetivos específicos, medibles, alcanzables, reales y temporales para discutirlos y clarificar dudas o dificultados.

eadc9d8957624356e7fc24e9c7903d6a.jpg

CÓMO RECIBIR O ENCAJAR EL FEEDBACK:

Tarde o temprano, el feedback se pondrá en tu camino. Y no te engañaré, es un momento difícil pues se ponen en juego expectativas y realidades que, para unas partes, siempre gusta más que para las otras.

Por lo general, cuando no nos gusta tanto recibirlo, es porque son comentarios que van directos a nuestro «instinto de supervivencia». Por tanto, lo más normal es que nuestro «yo-excusable» salga a la luz y empiece a tirar «balones afuera». Es una forma de defensa que se basa primero en cambiar la información que se está intercambiando en vez de a nosotros mismos.

Como he dicho antes, el feedback en sí, va asociado a muchas aptitudes. En lo que se refiere a recibirlo o encajarlo, una de las habilidades en las que tienes que hacer énfasis es:

1) Pensamiento crítico: puede que escuches cosas muy bonitas o apreciadas, pero también es muy probablemente (al 99%) que recibas comentarios que no sean de tu agrado, aunque los esperes. Piénsalo. Es una práctica que se lleva a cabo para focalizar tus esfuerzos hacia el crecimiento. Relativiza y no lo tomes a malas, ya que ninguno es perfecto y siempre hay cosas que se pueden hacer (al menos un poco) mejor.

2) Habilidades de escucha: aprende a escuchar e interioriza los comentarios que se están poniendo sobre la mesa. Son claves para seguir hacia adelante. Y créeme, hay veces que es mejor recibir estos comentarios a tiempo que a destiempo (cuando ya no haya mucho más que hacer). Recuerda que es una dinámica que se basa en recibir, más que dar.

3) Flexibilidad: Considera que tu experiencia profesional es una carrera de fondo. Y tienes que adaptarte a las adversidades. Lo que ayer era necesario, hoy puede que sea prescindible, por eso tienes que adaptarte a las nuevas demandas – probablemente de tus clientes o de tus jefes.

4) Iniciativa: Si al final del año recibes ese «puñado de comentarios» puede que te haga sentir muy mal. Por eso, te recomiendo que, una vez interiorizados esos comentarios, te aproximes a tu responsable para simplemente asegurarte de que estás cumpliendo esas expectativas. Así, tendrás una imagen «viva» de tu progreso y, cuando recibas críticas (constructivas) no solicitadas, las recibirás con mas predictibilidad.

5) Otras aptitudes que poner en juego: empatía, apertura al cambio, autocontrol, positivismo, etc.

Hay muchos consejos para mejorar la forma como encajar todo lo que tus managers te resaltan en este tipo de reuniones. Como consejo, demuestra tu compromiso por el puesto y la empresa. Acuerda una transición a ese cambio y establece «plazos» para abrazar ese cambio y aceptar esos retos si es que ha habido más cosas malas que buenas.

Entonces, la perseverancia, tu autoaprendizaje, tu motivación y la observación, serán tus mejores aliados para dar «ese paso adelante» que se espera de ti. Alcanza esos objetivos. Toma responsabilidad de los fallos u omisiones del pasado. Y por supuesto, no te frenes y pide recibir un feedback de forma más constante o periódica. Que seguro que también les sirve a los demás (especialmente a tus jefes) lo bien que lo haces 🙂

Espero que te haya gustado la entrada y no dudes en comentar, darle a me gusta o compartir si te ha gustado o si tienes dudas o sugerencias. #MejorandoMiÉxitoLaboral!

Categorías: ENTREVISTA

David Casado

Graduado en Relaciones Laborales y Empleo. En el mercado laboral desde los 16 años. Especializado en RRHH, enfocado en Selección de Personal de todo tipo de perfiles, donde poseo (junto a Administración de Personal) una demostrable experiencia de más de un año tanto en el ámbito nacional como internacional. Espíritu emprendedor, analítico, proactivo y flexible, con una clara orientación tanto a resultados como al cliente interno y externo. Colaboro en paralelo con otros proyectos relacionados con el Press Media y Community Management. Me caracterizan mis habilidades comunicativas y sobretodo mi motivación, mi ambición y mis ganas de aprender de todos los procesos de RRHH.

0 commentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: