¿ES POSIBLE UN CAMBIO RADICAL DE TRABAJO?

cambio-trabajo-770x320

 

Por cambio radical me refiero a pasar de la actividad que realizas a otra totalmente distinta. En mi caso estudié Psicología y me dedico a los RRHH. Un ejemplo sería querer dedicarme a la informática o abogacía. ¿Sería posible que con 29 años pudiera dar este giro?

Aunque se venda mucho el tema de las soft skills, es decir, tener unas buenas habilidades para el puesto (trabajo en equipo, flexibilidad, habilidades de comunicación…) sigue pesando mucho la experiencia y conocimientos previos para poder optar a un puesto de trabajo. ¿Cuáles son los motivos? Ya no solo porque vivamos en el reinado de la titulitis sino porque en muchas empresas se prefieren perfiles Plug & Play, es decir, gente que pueda funcionar casi desde el primer día. La formación, carga de trabajo o la propia cultura de la compañía impide muchas veces que se le pueda dedicar todo el tiempo posible a las nuevas incorporaciones. En términos deportivos, sería como si un equipo de fútbol ficha a un jugador un martes y ya está listo para debutar en el partido del jueves. Vivimos en un entorno laboral rápido y exigente en el que cada vez hay menos tiempo para mostrar los mejores resultados posibles.

A todo ello se une la crisis laboral que hemos pasado y que lamentablemente sigue presente en el ámbito laboral. Eso hace que los requisitos de las ofertas sigan siendo altos y que la gran demanda haga que se seleccionen casi siempre perfiles que cumplen con al menos un 70-80% de los requisitos solicitados.

Pero claro, por mucho que estudies, veas, leas y escuches, hasta que no vivas lo que es trabajar no sabrás si algo te va a gustar. Y aparte de eso, puede ser que lleves haciendo varios años lo mismo y aborrezcas tu trabajo debido a múltiples factores. Es en ese momento cuando surge una gran confrontación. Por un lado, la necesidad de cambio. Y por el otro, la certeza de la dificultad de darlo. Miles de preguntas pueden surcar tu mente: ¿Hago un Máster?, ¿Emprendo?, ¿Me resigno a trabajar de lo que ya he estado haciendo?…; A continuación, y siendo lo más realista posible, te doy una serie de claves para saber si es posible cambiar, las herramientas que utilizar en el proceso y una pequeña reflexión cuando lo ves todo imposible.

¿ME GASTO 15.000€ EN UN MÁSTER PARA LOGRAR EL TRABAJO DE MIS SUEÑOS?

Podría haber elegido otra cifra, pero lo más barato que podrás encontrar rondará desde los 2000-3000€ hasta cifras inimaginables. Te lo venderán muy bien y te hablarán de las numerosas posibilidades que tendrás en cualquier universidad o escuela en la que preguntes por hacerlo. Sin embargo, tu objetivo no es solo la formación, sino hacer una inversión para un futuro trabajo. ¿Mi recomendación? Busca por LinkedIn antiguos alumnos del Máster y pregúntales por su experiencia en relación a la posibilidad de encontrar nuevos trabajos. Si buceas bien y la información está correctamente actualizada en los perfiles de los exalumnos, entonces podrás ver si cambiaron de trabajo gracias al Máster. También podrás comprobar si entre ellos hubo algún cambio radical. Mi consejo es que no te de ningún tipo de vergüenza preguntar ya que muchas personas compartirán su experiencia contigo y podrán ayudarte a tomar la decisión.

No olvides que detrás de un Máster se encuentra un proceso comercial para captar alumnos. Sin el dinero que ellos aportan no se podrían realizar tantas ediciones. Esto produce que se venda mejor el producto de lo que en realidad es.

 RODEÁTE DE GENTE QUE TRABAJE EN LO QUE QUIERES

Imagina que tu pasión es la selección de personal pero no tienes ni idea de cómo hacerlo. Puedes apuntarte a cursos o intentar preguntar entre amigos y conocidos a gente que realice esas funciones. Ellos pueden darte una Máster Class de cómo es su día a día.

Te recomiendo también que utilices redes sociales como https://www.meetup.com para poder encontrar personas que te ayuden a entender mejor cómo podrá ser tu futuro día a día. Y es que más allá de la teoría la práctica será clave para entender si lo que deseas es realmente lo que quieres.

LAS HABILIDADES TRANSVERSALES COMO LLAVE DEL CAMBIO

Hay ciertas habilidades y conocimientos que se pueden aplicar en casi todos los puestos de trabajo. Por ello, tener una buena base en estos elementos te permitirá cambiar de funciones con más facilidad. Sin duda alguna, un buen nivel de inglés te abrirá muchas puertas. Mi recomendación es que te pongas a reforzarlo desde el primer momento en el que te plantees un cambio. También las soft skills cuentan y no hay que olvidar la ofimática destacando la utilización del paquete Office, siendo Excel un programa fundamental en el que tener un nivel más alto que usuario es algo realmente valorado en muchos puestos de trabajo.

CAMBIA EL CHIP SOBRE TU TRABAJO ACTUAL

Has descubierto que te dedicas a algo que no te llena y te gusta. Efectivamente eso ya lo sabes. Sin embargo, yo te planto un reto: redescubre lo que te resulta positivo de tu experiencia actual. Para ello, utiliza una pequeña libreta para anotar todas las cosas positivas de tu trabajo. Debes leerlo todos los días. Lógicamente puedes añadir nuevas características conforme pase el tiempo. Si vives en la amargura día a día no solo te alejarás del futuro empleo sino que puedes poner en riesgo el actual.

Otro factor importante es ver si hay alguna opción de cambiar tu trayectoria en la empresa en la que trabajas. Es importante que conozcas bien la cultura de la compañía para saber si se han dado cambios en el pasado y si hay algún mecanismo interno que los favorezca y fomente.

ALGO ESTÁ CLARO: TU SALARIO SE VERÁ AFECTADO

No digo que cambiar de actividad implique empezar al 100% como becario. Pero sí debes tener en cuenta que la experiencia que aportas, que será nula o muy poca, no podrá ser tan remunerada como la actividad que realizarás (lógicamente esto es muy variable dependiendo del cambio que quiera hacerse). Por ello, y siendo realista tal vez tengas que renunciar a tus sueños. Ten muy en cuenta el planteamiento económico y también cuenta con ahorros para afrontar la primera etapa de tu nueva profesión. Echa un vistazo a ofertas de empleo para saber cómo se retribuyen los nuevos puestos a los que quieres aspirar. Y ten cabeza en el cambio. Aunque termines haciendo lo que te gusta te seguirán llegando facturas a fin de mes.

Cambiar radicalmente de trabajo es algo complicado y que no está al alcance de todo el mundo. Tener contactos, tiempo, ganas y dinero serán las principales claves para lograrlo. Si todo esto no es posible lo más positivo puede ser tomárselo con filosofía. Intenta apoyarte en otros aspectos de tu vida que puedan llenarte y sé lo más práctico posible con la actividad que realizas.

Anuncios

CONSIGUE TU PRIMER TRABAJO SIN EXPERIENCIA PREVIA

Buscar trabajo sin experiencia previa resulta una tarea muy complicada. Más aun en el contexto en el que nos movemos y con la falta de recursos y ayudas. Por ello, comparto con vosotros este vídeo en el que os doy un par de consejos que os ayudarán en la búsqueda y posterior adaptación en la empresa.

 

Si te gustó el vídeo, no dude en suscribirte al canal de Youtube en el que iré generando nuevo contenido. Muchas gracias.

515 CURSOS DE FORMACIÓN ONLINE GRATUITOS QUE EMPIEZAN EN AGOSTO (VÍA “WWWHATSNEW.COM”)

En pleno verano, lleno de tiempo libre y ¿sin saber qué hacer? Trabaja tu nivel de inglés, desarrolla tus conocimientos profesionales y mejora tu éxito laboral con estos fructíferos 515 cursos de formación online que nos regala Wwwhatsnew.com, la plataforma web de noticias especializada en TIC´s de la que ya os hemos hablado en numerosas ocasiones.

El LINK DE ACCESO es el siguiente: 

http://goo.gl/BYcoFj

En él, podemos encontrar una atractiva lista de 515 cursos de formación universitarios (MOOC´s) de distintas universidades e instituciones de gran renombre. Las temáticas centrales son las siguientes:

  1. Cursos en español.
  2. Cursos en inglés.
  3. Cursos de Salud y Medicina.
  4. Cursos de Economía y Finanzas.
  5. Cursos de Negocios y Emprendimiento.
  6. Cursos de Música y Producciones Audiovisuales.
  7. Cursos de Ciencias de la Computación.
  8. Cursos de Ciencias Sociales.
  9. Cursos de Tecnología.
  10. Cursos de Ciencias Biológicas.
  11. Cursos de Estadísticas y Análisis de Datos.
  12. Cursos de Matemáticas.
  13. Cursos de Idiomas.
  14. Cursos de Historia, Arte y Literatura.
  15. Cursos de Desarrollo Personal.
  16. Cursos de Física y Química.
  17. Cursos de Ingeniería.
  18. Cursos de Educación.
  19. Cursos de Ciencias Medioambientales.
  20. Otros cursos.

Nosotros ya hemos seleccionado nuestra lista de cursos, ¿y vosotros?#MejorandoMiÉxitoLaboral 

UNA REFLEXIÓN VERANIEGA: EL ENGAÑO DE LOS MENSAJES MOTIVANTES

ext.jpg

Tras unos meses con menos actividad vuelvo a dedicarme de lleno al blog. Muchos de vosotros no lo sabéis, pero he tenido una lesión en mi mano derecha que me ha impedido realizar mi actividad normal a la velocidad que me hubiera gustado. Tendréis artículos y vídeos interesantes en las próximas semanas para seguir mejorando vuestra empleabilidad. Sin embargo, quería compartir con vosotros una reflexión sobre algo que está en boca de muchos: la motivación y la capacidad que tenemos de conseguir aquello por lo que soñamos.

LA MOTIVACIÓN VENDE PERO ES DIFÍCIL DE CONSEGUIR

Cada días que utilizo LinkedIn me lleno de mensajes motivantes, veo gente anunciando sus productos o cursos que te harán cambiar tu vida. Da la sensación de que todo el mundo es capaz de hacer todo, simplemente hay que empoderarse con estos estímulos y tirar para adelante para recoger los frutos. Y muchos viven del cuento, y nunca mejor dicho, a través de libros o experiencias que permiten estimular a las personas a la hora de alcanzar sus sueños. Se vende una sociedad en la que si quieres conseguir algo puedes hacerlo, que solo depende de ti y en la que hay que estar constantemente cambiando y mejorando, aunque no lo necesites.

 Yo estoy totalmente en desacuerdo en todo este mensaje que tantas veces veo a lo largo del día. Si fuera tan fácil tener a la gente motivada, el rendimiento laboral, los proyectos personales, llevar una vida sana o mejorar en un idioma sería muy fácil de conseguir. ¿El problema? Por mucha información externa que recibas, el agente de cambio tienes que ser tú.

LOS ENEMIGOS DE LA MOTIVACIÓN

Desde mi experiencia vital, hay tres principales barreras que te impedirán lograr aquello que te propones: pereza, inversión temporal y la propia realidad en la que vivimos.

¿Podrás vencer la falta de ganas? Qué difícil es conseguir realizar aquellas tareas que no nos gustan, y más cuando no es realmente obligatorio hacerlas. A menos que algo suponga una amenaza directa, por ejemplo tener una reunión o un deadline, no nos ponemos en marcha para conseguirlo.

¿Podrás invertir muchas horas de tu tiempo en lograr lo que quieres? Antes de intentar embarcarte en un proyecto debes analizar si puedes hacerlo. Puede que estés lleno de compromisos que te impidan dedicar el tiempo necesario a conseguir tus propósitos. Además, invertir tiempo en un sueño hará que tengas que renunciar a cosas que te gusten, por tanto debes estar de acuerdo en que te merecerá la pena sacrificar algunas cosas por lograr tus metas.

 ¿Eres capaz de analizar correctamente si eres capaz de lograr tus metas? Algo muy importante que debes saber es que vivimos en una sociedad que no es justa. Esto significa que hay muchísimas barreras que te impedirán, aunque dediques todo el esfuerzo y horas posibles, alcanzar aquello que te propones. La gente es muy exigente y hay factores externos que no podrás controlar. Por ello, es fundamental que sepas detectar si aquello que te propones es realista y alcanzable.

TÚ ERES LA PERSONA QUE TE HARÁ CAMBIAR

Muchos libros y películas sirven para distraerse y no atajar el problema, es como meterse en un mundo en el que creerás que podrás realizar todo lo que te propongas. Mi recomendación es que analices lo que quieres conseguir y vayas fijando pequeñas metas que podrás lograr. No intentes cambiarte radicalmente, intenta descubrir qué cosas positivas y negativas tienes. Si vas a vivir una transformación radical es fundamental que inviertas unas horas en saber quién eres. Él principal enemigo y aliado en este proceso serás tú. Y no hay problema en que seas una persona normal, en que no seas rico o en que no lideres un equipo formado por 20 personas. Es preferible que disfrutes de tu vida y busques los puntos positivos sin anhelar las experiencias de los demás. Solo cambia si lo necesitas, si quieres hacerlo y si con ello conseguirás que tu vida sea una experiencia mucho mejor.

¿CÓMO FINALIZAR CORRECTAMENTE UNA EXPERIENCIA LABORAL?

FINALIZAR ETAPAS

images

En los últimos años ha cambiado radicalmente el mercado laboral. Desde 2012, fecha en la que empecé a dar mis primeros pasos en el mundo de la selección, he comprobado cómo han variado los currículums de los candidatos que entrevistaba. Anteriormente, era muy normal estar en una empresa durante casi toda la vida laboral. Se daba un contexto en el que primaba una gran estabilidad. Sin embargo, y a raíz de la crisis y de los grandes cambios que se producen en cuanto a desarrollos, y a eliminación y creación de puestos de trabajo,  lo más normal es encontrar currículums con muchas experiencias laborales.

Este nuevo contexto es similar a otras facetas de la vida como el amor, la amistad y el propio consumo. Adaptarse a los cambios es obligatorio en los tiempos que corren. En esta entrada te ayudaré a tener éxito en tus nuevas experiencias laborales.

RECARGA PILAS ANTES DE EMPEZAR

Cuando decides cambiar de trabajo, finalizas con una etapa de tu vida laboral para dar comienzo a otra. Por ello, es importante que exista un espacio, de al menos, un par de días para que puedas adaptarte ante el nuevo cambio. Te permitirá coger fuerzas a nivel físico y psicológico para poder empezar con buen pie esta nueva etapa. Intenta utilizar alguno de los días de vacaciones que te quedan para disfrutar tranquilamente antes de tu nueva incorporación. No siempre podrás hacerlo, pero ayuda bastante el poder organizarte y descansar antes de tu primer día.

Ya se ha hablado en el blog de lo importante que es generar una buena impresión. Algo parecido ocurre en una nueva etapa laboral. Las expectativas que tendrán sobre ti serán altas y deberás satisfacerlas con una buena adaptación. Que seas la persona elegida es el primer paso, y deberás demostrarlo en tu día a día. No es lo mismo empezar cansado que con las pilas cargadas.

Las primeras horas y semanas en tu nuevo trabajo marcarán la diferencia, por ello te recomiendo leer esta entrada.

COMUNICACIÓN Y AGRADECIMIENTO

Cuando comunicas que abandonas una experiencia laboral, debes de ser claro en los motivos y no cargar contra tu actual empresa. Nunca sabes si volverás a trabajar o tener como cliente a la compañía en la que finalizas. Si tienes que decir cualquier tipo de crítica, que sea desde un punto de vista constructivo.

Es muy importante cerrar bien, independientemente de si la relación que tuvieron contigo fuera más o menos buena. El mundo laboral es un pañuelo y puede que vuelvas a coincidir con antiguos compañeros de trabajo. A veces es mejor morderse la lengua y ser precavidos ante el futuro que pueda deparar. No olvides dar las gracias por haber sido contratado.

CONTRAOFERTA

Puede que tras anunciar que te marchas, tu actual empresa decida apostar por ti cambiando tus condiciones económicas y parte de las funciones que realices. Aunque te pongan una cantidad muy atractiva encima de la mesa, debes de ser frío y analizarlo lo más objetivamente posible. Mi recomendación es que identifiques los aspectos positivos de cada elección y que valores los riesgos de tomarla. Ten muy en cuenta que en toda decisión se gana y se pierde. No dudes en asesorarte antes de dar cualquier paso.

Y tú, ¿qué recomendarías a una persona que va a cambiar de trabajo?

Muchas gracias por leer la entrada, no dudes en compartirla en tus redes sociales si te gustó.

ANTES DE CAMBIAR DE TRABAJO… RESPIRA, REFLEXIONA Y ELIGE CORRECTAMENTE

Ira

Recuerdo los momentos en los que no me encontraba a gusto en alguna de mis experiencias laborales. Sobre todo, esos malos días en los que te planteas hasta dejar el puesto sin otro empleo. Ese cúmulo de sensaciones, me llevaban a aplicar a muchas ofertas con el fin de encontrar un nuevo rumbo en mi experiencia laboral. Sentía una especie de presión en mi tripa que me hacía verme como un pájaro encerrado en una jaula cada vez más pequeña. Dormía peor, estaba más irritable y me planteaba si la situación cambiaría algún día. Con mucha probabilidad, cogería la primera oferta que me hicieran. Pero, ¿era eso lo más correcto?

Este ejemplo personal se vincula al de muchos otros trabajadores cuándo se encuentran trabajando sin estar a gusto. Los motivos pueden ser varios:  malos responsables, una gran carga de trabajo, o una gran distancia entre la empresa y la vivienda. Sin embargo, un cambio de empleo es una elección muy compleja. Hay que meditar y saber gestionar correctamente esta decisión. En las siguientes líneas encontrarás algunos consejos que te podrán ayudar a gestionar el proceso.

1º RESPIRA

La calma es fundamental para tomar una decisión correcta. Si las emociones negativas te consumen, entonces no conseguirás dar el cambio más acertado. Esa frustración te hará agarrarte a la primera opción que se te pase por la mente, sin pensar realmente si merece o no la pena. Por ello, es bueno que te alejes de esas sensaciones negativas antes de decidir qué rumbo proseguir. Tampoco te recomiendo un exceso de alegría. Simplemente que te encuentres en un estado neutro en el que puedas ver las cosas con el mayor grado de objetividad posible.

2º REFLEXIONA

Puedes hacer este paso de muchas formas. A continuación, te recomendaré una técnica que te podrá ayudar a visualizar mejor tu situación actual y a cuál te quieres dirigir. El objetivo es reflexionar y que puedas tomar consciencia de una forma original y divertida (esta técnica la aplico en mis sesiones de Coaching).

MATERIAL:

  • Dos cartulinas
  • Possits de Colores
  • Bolígrafos/Rotuladores

INSTRUCCIONES:

Utiliza una de las cartulinas para exponer sobre ella cómo te encuentras en tu trabajo actual. Puedes poner como título “TRABAJO ACTUAL”. Debes utilizar al menos 3 possits de colores (como mínimo) para representar distintos elementos sobre tu trabajo. Elige un color que te haga sentir bien para representar elementos positivos. Elige un color que no te guste para representar elementos negativos. Y por último, utiliza otro possit de un color diferente para indicar, al menos, 3 cosas que aportas al trabajo y otras 3 que el trabajo te aporte. A continuación, puedes ver el siguiente ejemplo (puedes hacer tantas variantes como estimes oportuno):

prueba

A continuación, debes realizar el mismo proceso con la otra cartulina, la cual se relaciona con tu futuro trabajo. En el color que te haga sentir bien, indica los aspectos positivos que te gustaría que tuviera esta nueva etapa. Por otro lado, en el color que no te guste, indica los elementos negativos que no te gustaría encontrar. Por último, señala qué te gustaría aportar y qué te gustaría que te aportara esta nueva experiencia laboral.

prueba 2

3º ELIGE CORRECTAMENTE

El objetivo del ejercicio anterior era que pudieras tomar conciencia de aquello que piensas y sientes sobre tu experiencia actual. Además, el proyectar el posible trabajo en el que te gustaría estar servirá para que focalices tu búsqueda en aquellos procesos que realmente te interesen.

Es importante no elegir la primera opción, trabajar tiene una serie de beneficios que debes gestionar correctamente antes de dar un cambio hacia lo desconocido. Las entrevistas de trabajo pueden llevar a numerosas equivocaciones, ya que lo que recibes es una serie de inputs sobre cómo se desarrollará tu trabajo. Es fundamental que plantees preguntas sobre los aspectos que indicaste en la cartulina, ya que dicha información te servirá para decidir correctamente.

Por ello, antes de cambiar de trabajo, respira, reflexiona y elige correctamente.

¿Tuviste una mala experiencia por cambiar de trabajo de manera precipitada? No dudes en compartirla en los comentarios.

TU VISIÓN EN LA GESTIÓN DE PERSONAS: ¿ARCILLA O PIEDRAS?

simpson-portada

Nunca me ha gustado hablar de dicotomías o extremos, pues siempre he pensado que entre dos puntos se encuentran una amplia gama de matices. No todo es blanco ni negro, pero en esta pequeña lectura me apoyaré en dos extremos para que reflexiones en la manera que tienes de gestionar equipos, sobre todo en cuanto a tus creencias sobre cómo crees que pueden cambiar o desarrollarse a nivel profesional las personas con las que te rodeas.

Cuando se gestiona un equipo deben tenerse en cuenta una gran cantidad de elementos sobre las personas que lo componen, pero uno de los más importantes es su posibilidad de desarrollo. Algo muy interesante que aprendí en la carrera de psicología fue el problema que juega la mente a la hora de atribuir capacidades en los demás, y los posibles cambios de éstas en las personas que nos rodean.

¿Qué son las profecías autocumplidas?

El ser humano tiene distintos sentidos para percibir la realidad, y también un razonamiento lógico para darle una explicación a los distintos elementos que percibe. Tu manera de comportarte es una mezcla de tu percepción sensorial unida al significado que le atribuyes a esas sensaciones. No te preocupes si no eres muy amante de la filosofía, pero esta pequeña introducción sirve para explicar que te comportas con los demás muchas veces en función de ese significado, o de esa profecía que has creado sobre ellos. Cuando tienes una creencia firme sobre algo, harás lo posible para que acabe cumpliéndose. Si alguien te cae mal porque crees que es un mentiroso, es muy probable que hagas lo posible para demostrar que lo sea. Y esto es un gran ejemplo de lo que puede ocurrir en el mundo laboral y más concretamente en la gestión de equipos, el hecho de cómo tus pensamientos pueden jugar un papel crítico en el desempeño de las personas que te reporten.

¿Cómo afectan estos pensamientos a la gestión de equipos?

Imagina que te comunican que va a incorporarse un nuevo compañero de otro departamento a tu equipo. Te han encargado su supervisión durante los primeros meses. Lo primero que haces es preguntar al responsable sobre su anterior desempeño y te dice que aunque le dediques mucho tiempo será un desastre. ¿Cómo gestionarías su desarrollo?

El problema de esta situación, que se da en más de un trabajo, es que muchas personas tienen la visión de que la gente a nivel laboral no va a cambiar, es decir, si piensan que son un desastre no confiarán en esa persona ni invertirán tiempo en su desarrollo. Sin embargo, si piensan de manera positiva, harán lo posible por gestionar correctamente al trabajador. Y todo esto se relaciona, con cómo sea tu profecía autocumplida en relación a si los demás pueden, o no, cambiar su desempeño y corregir sus fallos.

Tu percepción de los demás: ¿Piedras o arcillas?

arcillajpg

Si percibes a los demás como arcilla, entonces tus acciones permitirán cambiarles, y por tanto ayudarles a cometer menos errores y hacerles mejorar en su día a día. Por otro lado, si percibes a los demás como piedras, difícilmente cambiarán, y si lo hacen será tras recibir muchos golpes. La diferencia entre la arcilla y las piedras es su maleabilidad.

Una de las características críticas que tiene un buen líder es la capacidad de ver a su equipo como arcilla, es decir, que crea que sus acciones permitan modificar y mejorar al equipo. Si un líder piensa que alguien de su equipo es un inútil, si pierde su confianza en esa persona y se lo transmite, entonces ese trabajador creerá que es un inútil y cometerá más errores. En cambio, si un líder piensa que el aprendizaje tiene errores, momentos de éxitos, adaptación y fracasos, entonces habrá más probabilidades de que pueda inspirar y dar herramientas a su equipo para que su rendimiento mejore.

Nunca se me olvidará una reflexión que tuve hace tiempo en relación a la gran influencia que pueden tener los jefes sobre su equipo, pues pueden ser capaces de convertir a un mal trabajador en alguien excepcional y al mejor de los trabajadores en una persona con bajo rendimiento.

Por tanto, la conclusión que debes llevarte es que si gestionas equipos debes hacerlo desde el punto de vista de la arcilla y no del de las piedras.