¿ES POSIBLE CAMBIAR RADICALMENTE DE TRABAJO?

En una época de grandes cambios, es cada vez más frecuente el hecho de que muchos profesionales se sientan estancados y vacíos en los puestos que ocupan. Tras varios años de buen desempeño descubren que su trabajo actual no les hace feliz, pero no solo eso, sino que creen que su felicidad se encuentra en un sector totalmente opuesto al que se dedican. Una nueva necesidad surge en su interior haciendo que el trabajo que realizan sea cada vez más pesado unido a la frustración que provoca el pensar que no podrán dar ese cambio, ya que es demasiado tarde para hacerlo. Pero, ¿es posible cambiar radicalmente de trabajo?

ts4_ep01_announce_render

La respuesta es sí, pero honestamente las posibilidades se reducen debido a varios factores. El primero de ellos es el salario. Cuando llevas mucho tiempo en un puesto de trabajo también has acomodado tu vida a ese salario. Puede que no te guste lo que hagas, pero debido a tu experiencia, posicionamiento y al tiempo que llevas trabajando en la empresa, tienes una serie de beneficios a los que no puedes renunciar fácilmente. Es por ello, que cambiar a un puesto Junior de algo nuevo no es tan atractivo cuando vas a ganar bastantes euros menos al mes. Hay que saber muy bien el límite que se tiene a nivel salarial y ver si hay alguna oferta en la que se pueda encajar, ya que la respuesta puede ser un no.

Otro aspecto también se relaciona con la incertidumbre que producirá ese candidato. Por ejemplo, si veo el CV de una persona que lleva 10 años dedicándose a finanzas, y me escribe porque quiere aplicar para recursos humanos, saltará una alarma en mi mente preguntándome qué le ha llevado a tomar esta decisión. Además, me podrá generar inseguridad debido a que tampoco ha probado realmente cómo es trabajar en recursos humanos. ¿Y si no le gusta?, ¿Y si tras un tiempo decide volver a un puesto financiero? Podrán surgir muchas preguntas en mi mente debido a que buscamos candidatos seguros, es decir, que no abandonen la organización en poco tiempo. Y el perfil que cambia radicalmente de trabajo supone un riesgo por parte de la organización que lo contrate. Riesgo que se puede convertir en una gran apuesta, pero que hay que tenerlo en cuenta.

¿Y entonces?, ¿Qué se puede hacer? La formación puede ser una buena respuesta. Buscar un máster que respalde un conocimiento puede ayudar al cambio, pero cursarlo no implicará que cambiemos de sector con facilidad. Puede que te gastes más de 20.000 € en un MBA y que finalmente no consigas dar ese cambio. Ten cuidado en el lugar en el que inviertes tu dinero ya que es preferible hacerlo una vez estés trabajando.

Otra de las cosas que puedes hacer es buscar profesionales que trabajen en ese sector para que te expliquen cómo se realizan las funciones. Por ejemplo, cuando trabajas en una determinada profesión eres capaz de transmitir tus conocimientos y técnicas a una persona que acaba de entrar. Pues puedes intentar que hagan algo parecido contigo. Volviendo al ejemplo de RRHH, por mucha teoría que te den en un Máster sobre cómo hacer la selección de personal, será con profesionales que hacen entrevistas durante una parte importante de su semana, las personas con las que más podrás aprender. No te limites a leer, estudiar o cursar cursos. Intenta conocer de primera mano cómo trabajan los profesionales para saber cómo tendrías que trabajar.

También puedes buscar proyectos de empleo que te permitan acercarte al área que quieres. Hay puestos de trabajo que son más multidisciplinares y en los que se busca que el profesional realice varias funciones. Puedes localizar puestos en los que tu área de especialización sea la herramienta fundamental, pero que además puedas incorporar nuevas funciones a tu repertorio.

Por último, hay que ser realista ante el cambio y buscar los medios para conseguirlo. Por ejemplo, si de abogado quieres pasar a ser médico, entonces tienes que estudiar una carrera y cambiar radicalmente muchas cosas en tu vida para poder lograr dar el cambio.

En conclusión, cambiar es posible, y a menos que tengas muy buenos contactos, que emprendas o que tengas mucha suerte, un cambio radical es muy muy difícil de hacer pero no imposible. Sin embargo, os animo a que si tenéis claro que vuestra vocación es otra, entonces no dudéis en hacer lo máximo posible para poder llegar a vuestra felicidad.

Para finalizar te animo a que busques la respuesta a estas preguntas antes de plantearte un cambio: ¿Qué es lo que no te hace feliz en tu trabajo actual?, ¿Qué podrías cambiar para que te hiciera más feliz?, ¿Qué necesitas para cambiar radicalmente de trabajo?, ¿Cómo lo harías?, ¿Cuál sería el primer paso? y ¿Qué podrías hacer diferente que no hubieras hecho antes para poder encontrarlo?

Os recomiendo este vídeo para empezar esta aventura con una gran motivación:

Anuncios

2 comentarios en “¿ES POSIBLE CAMBIAR RADICALMENTE DE TRABAJO?

  1. […] En una época de grandes cambios, es cada vez más frecuente el hecho de que muchos profesionales se sientan estancados y vacíos en los puestos que ocupan. Tras varios años de buen desempeño descubre…  […]

  2. No es fácil. En la práctica lo ‘radical’ suele ser ir a fracasar a otro sitio. Mejor cambiar la forma de gestionar el trabajo y adaptar progresivamente la oferta de servicios a las oportunidades que van apareciendo en el área.
    http://mccormickyasociados.com/el-futuro-de-su-trabajo/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s