JEFES: UNA DE LAS CLAVES DE TU ÉXITO EN CUALQUIER EXPERIENCIA LABORAL

En la gran mayoría de las entrevistas, pregunto a los candidatos qué factores les llevan a valorar un cambio de empleo, o qué tendría que tener un proyecto para que les resultara atractivo. Salario, flexibilidad o buen ambiente de trabajo son algunas de las respuestas más frecuentes. Sin embargo, algo que marcará tu trayectoria en una empresa es la relación directa con tu jefe.

EMPLEADO, YO SOY TU PADRE

descarga

Si hiciéramos una similitud entre la empresa y la familia, el rol que ocuparía tu responsable sería similar al de un padre o madre. Te impondrá normas y límites, será el que te premie o te castigue en función de tu rendimiento y también el que decida si sigues o no en la empresa. Puede que disfrutes de un buen ambiente de trabajo, un sueldo maravilloso y que la oficina esté ubicada al lado de tu casa. Pero si tienes un mal jefe, todo lo anterior dejará de tener tanto valor para ti. Pero, ¿cómo puedes descubrir si tu futuro jefe será un buen o mal padre para ti?

LA ENTREVISTA CON TU FUTURO RESPONSABLE, CLAVE PARA TU ÉXITO EN LA EMPRESA

1454917545_707410_1454918077_sumario_normal

Cuando llegas a la última fase de un proceso de selección, lo normal es que te toque conocer a la persona que reportarás. Más que una nueva evaluación, se convierte en una charla para ver qué tal feeling y encaje se da entre el candidato y responsable. Incluso el componente formal pasa a un segundo plano y la informalidad se convierte en el principal protagonista. Como entrevistado puede que te sientas muy a gusto y que te resulte interesante trabajar con la persona que tengas delante. Mi consejo es que aproveches la entrevista para saber más sobre cómo será él o ella. Y una de las claves es realizar preguntas que te permitan recabar información que te ayuden a tomar la importante decisión, de no solo elegir un nuevo proyecto, sino también introducir en tu vida laboral una figura con una gran influencia sobre ti.

Es importante que descubras el tipo de empleado que prefiere tu jefe, o para ser más exactos, qué características tiene que tener en su forma de ser y trabajar para que él le brinde todo su apoyo y confianza. No hay que dar nada por hecho, y es fundamental salir de esta entrevista con las cosas muy claras. No elijas solo un buen proyecto, elige también a un responsable que case con tu manera de trabajar. A continuación, te dejo un listado de preguntas que podrán ayudarte a obtener más información:

  • ¿Qué competencias son las que más valoras en un empleado?
  • ¿Qué necesitas de un trabajador para que confíes en él?
  • ¿Cómo gestionas a tu equipo?
  • ¿Qué esperarías de mi si soy contratado?

LO QUE LA VERDAD ESCONDE

Todo puede resultar maravilloso hasta que descubres que la persona que te dirige no es aquella que te hace sentir como pensabas. Al igual que existen malos trabajadores, hay muchos responsables que carecen de un mínimo de habilidades para dirigir equipos. Antes de cambiar de proyecto, es importante que intentes entender el punto de vista que tiene tu responsable. Ser jefe no implicar ser perfecto y tú puedes ayudarle a mejorar en sus competencias y gestión de equipos.

Una de las claves para tener una buena relación con él, será el que consigas su confianza. Sin ella, tu futuro laboral estará perdido, por lo que descubrir cómo conseguirlo será algo vital para tu desarrollo. También debes tener mucho cuidado a la hora de criticar su comportamiento con compañeros que tengan tu misma jerarquía. Si algo te molesta, es bueno que se lo transmitas directamente a él.

CUANDO TE TOCA SER JEFE

Si actualmente tienes un equipo a tu cargo, o lo vas a tener en un futuro, no debes olvidar esto: trabajas con personas no con máquinas. Hacer sentir mal a tu equipo llevará al fracaso y a la pérdida de alguno de sus componentes. La crisis económica parece ir disminuyendo, lo que permite que los movimientos laborales sean cada vez más frecuentes. Ser un buen responsable es muy complicado, pero si consigues hacerlo, tendrás un gran equipo y buenos resultados. ¿Cómo serlo? Lo primero, conocer bien a las personas que te reportan, qué les motiva, qué les incomoda y cómo sacar lo mejor de ellos. Establece una relación de confianza y comunicación con tu equipo, que sepan lo que tú esperas y dales un feedback constructivo cuando algo no se hiciera bien.  Y sobre todo respeta, no creas que por tener una posición de más jerarquía puedes tener derecho a menospreciar a otras personas. Por último, eres el ejemplo para tu equipo y lo que tú hagas será imitado por ellos. Estas son algunas pautas que te permitirán que tus empleados vengan con ganas de dar el 100%. En futuras entradas desarrollaremos técnicas para mejorar en tus habilidades de liderazgo y gestión de equipos.

Si te gustó la entrada no dudes en recomendar o compartir 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s