UNA DURA REALIDAD: POCAS PERSONAS REALIZAN CON ÉXITO SUS ENTREVISTAS DE TRABAJO

Si has llegado hasta aquí te pido un poco de paciencia. No quiero que te sientas ofendido y atacado por un título que ha podido llamar tu atención. Mi objetivo es que leas esta entrada con mentalidad abierta, ya que así te podrás llevar varios aprendizajes con los que tener más éxito en tus futuros procesos de selección.

Y no creas que he utilizado el título solo para atrapar tu mente. Se basa en la experiencia que he tenido durante años conociendo a más de 500 personas de distinta edad, perfil y experiencia en diversos trabajos. A continuación, te diré lo que principalmente falla, y también cómo mejorarlo.

NO PREPARAR LA ENTREVISTA DE TRABAJO

Cuando tuve mis primeras experiencias en este campo era descartado como candidato. No tenía muy claro que fallaba, pero tras no recibir respuesta en varios procesos comencé a analizar lo ocurrido. Casi todas las entrevistas empezaban de la misma forma, con un ¿qué sabes de nosotros? Y mi respuesta había sido en muchas ocasiones escueta y poco detallada. Poco a poco empecé a cambiar a estrategia y miraba la página web de arriba abajo. Además, como aplicaba a becas de selección de personal, también echaba un vistazo a las ofertas que tenían publicadas de otros perfiles, es decir, estaba adelantándome a lo que podía ser mi futuro trabajo.

Preparar la entrevista no implica conocer simplemente el lugar en el que vamos a trabajar, también tiene que ver con nosotros mismos. Os sorprendería la cantidad de veces que he preguntado a candidatos sobre una determinada experiencia y  su respuesta ha sido que no se acordaba de lo que realizaba. Al final, estás vendiendo tu marca personal y conocerte es obligatorio. Los nervios siempre estarán, y habrá preguntas en las que te puedes quedar en blanco. Sin embargo, hay mucha información que tienes que tener preparada, y es todo lo que aparece en el CV.

NO COMUNICAR BIEN

¿Cuántas personas conoces a tu alrededor que hablen bien? Y me refiero que capten tu atención, que sean concretas en sus explicaciones y que sepan escucharte bien. En mi caso no son bastantes ya que la comunicación requiere de muchas pequeñas habilidades que son difíciles de desarrollar.

Una entrevista de trabajo es un proceso en el que tú vas a comunicar si eres o no un buen candidato para el puesto. Lo normal es que no te vean trabajar sino que te escuchen sobre cómo describes que trabajas. Para ello te realizarán una serie de preguntas en las que tendrás que concretar y ofrecer información relevante. Esto ocurre en muy pocas ocasiones, ya que las respuestas de los candidatos no suelen ajustarse al timming ni a lo que el técnico de selección necesita saber. Unido al apartado anterior, grábate respondiendo a las preguntas típicas que te pueden hacer. Escúchate luego y sé crítico con lo que has dicho.

Por último, la credibilidad. Hay una leyenda urbana que dice que hay que mentir en las entrevistas y decir que somos capaces de hacer de todo. Pues bien, tirarse triples es algo que hará que pierdas muchos más puntos de los que crees. Si no sabes hacer algo es mejor decirlo y añadir que no tienes ningún problema en ponerte las pilas. Y jamás indiques que eres el mejor en una tarea o que haces todo en tu trabajo actual. La prepotencia hará que te descarten en casi todos los procesos de selección.

NO UTILIZAR CORRECTAMENTE LA PARTE EMOCIONAL

Vivimos en una sociedad donde las emociones se ven reprimidas en una gran cantidad de situaciones. Pero lo que muchos estudios dicen es que son ellas las que hacen que tomemos nuestras decisiones. Aunque utilicemos la razón, o eso creamos, muchas veces nos decantamos por lo que nos hace sentir aquello que anhelamos.

Debido al contexto de la entrevista es muy probable que las emociones que despiertes como candidato sean negativas. Y más aún si estás atravesando un mal momento. Pero claro, si no proyectas nada positivo, ¿cómo vas a ser seleccionado?

¿Qué hacer? Cargarse de energía positiva y mostrarla durante el proceso. Sonreír y expresar las ganas que tienes por trabajar. Contar los problemas que has tenido en tu trayectoria profesional sin dejarte arrastrar por lo malo y sí mostrar una buena actitud y madurez ante cómo mejoraste la situación.

Hacer entrevistas de trabajo es una labor muy complicada porque no recibes feedback y cada entrevistador es un mundo. Sin embargo, hay ciertas técnicas y herramientas que te ayudarán a desenvolverte con éxito en muchas de ellas. El próximo 10 de Junio en Madrid tienes la oportunidad de asistir a un taller de Orientación Laboral en el que podrás experimentar un cambio en la manera que tienes de orientar los procesos de selección. Si estás interesado en saber más escríbeme a mtelaboral@gmail.com

Anuncios
Entrevista por Skype, Video Entrevista, video-entrevista, job interview, video, entrevista, videorecruitment, video recruitment, video reclutamient, videoentrevista, video entrevista,

LA VIDEOENTREVISTA COMO HERRAMIENTA DE SELECCIÓN DE PERSONAS ¿SELECCIÓN 3.0?

La evolución tecnológica ha sido siempre un fenómeno dinamizador que tiene consecuencias múltiples, implicando cambios a nivel cultural, económico, social e incluso político.

Estos cambios, de un modo u otro, siempre se trasladan al mercado de trabajo y el departamento de RRHH, en este sentido, no ha quedado indiferente. Sobretodo el área de Selección y de Formación son los que más cambios han introducido respecto a los demás áreas con los avances tecnológicos. Pues bien, hoy os hablaremos de una nueva práctica que ha surgido desde hace, relativamente, poco tiempo en el área de Selección de Personal y cuyo uso se extiende cada vez más en todas las empresas del mundo. Os hablamos de la videoentrevista.

Entrevista por Skype, Video Entrevista, video-entrevista, job interview, video, entrevista, videorecruitment, video recruitment, video reclutamient, videoentrevista, video entrevista,

Esta modalidad de selección de personas es prácticamente la más joven de todas las existentes y de ésta, surgen además otras nuevas tendencias que a continuación veremos. Es una técnica que sirve como herramienta para conocer al candidato y así hacer entrevistas a distancia de una forma más personal y directa, siendo muy útil para el cribado de candidaturas. Así, su aparición supone un cambio sustancial respecto al resto de novedades que surjan en la selección de personal puesto que cumple con los tres requisitos esenciales que establece Jose Luis Miñarro (un experto en RRHH 2.0) en su libro “E-Recruiting: Nuevos canales de atracción de talento” (2014). Estos requisitos son soporte, proceso y contexto, significando que para que haya cambios sustanciales, tiene que existir una tendencia que termine materializándose y extendiendo en un sector determinado. Así encontramos:

  • SOPORTE: El soporte es la plataforma de vídeo que el reclutador desee utilizar, donde candidato y entrevistador podrán intercambiar imagen y sonido a tiempo real, dando lugar a una evaluación más completa, permitiendo hacer incluso entrevistas asíncronas, es decir, intercambiando información de forma no simultánea.
  • PROCESO: El proceso o actividad dependerá de la forma en que se utilice esta técnica, dado que hay dos formas principales; la primera puede ser en directo, cara a cara, interactuando reclutador y candidato a tiempo real vía internet, y la segunda puede ser pre-grabado, donde el candidato adjunta su propio vídeo en una plataforma, respondiendo a un conjunto de preguntas facilitadas por el entrevistador, permitiendo una evaluación más equitativa y objetiva. ¿Por qué? porque los candidatos contestan exactamente a las mismas preguntas, con el mismo tiempo de duración, pudiendo ser visionados por más de un profesional de RRHH si ello se estimase conveniente.
  • CONTEXTO: Aunque su uso no se ha logrado integrar por completo en el contexto (en todas las empresas), los datos reflejan que existe una incipiente tendencia a su uso, estimando que con el tiempo su uso se incremente y extienda potencialmente a la mayoría de las empresas. Concretamente, un estudio de The Office Team, una consultora de Estados Unidos que encuestó a 500 directivos de RRHH en este país, mostró que más del 66,7% utilizaba alguna forma de video para evaluar a sus candidatos. Además, según un informe realizado por Aberdeen, una consultora del mismo país, indica que la mayoría de las empresas (65%) preveían invertir dinero y tiempo en vídeo-herramientas para reclutar y obtener un “pool” de candidatos de calidad.

conferencia, conference, Entrevista por Skype, Video Entrevista, video-entrevista, job interview, video, entrevista, videorecruitment, video recruitment, video reclutamient, videoentrevista, video entrevista,

De esta forma, vemos que las la evolución tecnológica, de nuevo, ha implicado cambios en los sistemas de trabajo y, en este caso, en el área de Selección de Recursos Humanos. Quizás sea demasiado pronto para hablar de Reclutamiento y/o Selección 3.0, dado que aún no queda claro si estos cambios que está experimentando el área de Selección (conjuntamente o por separado de los que representan las Redes Sociales) son nuevos procesos o son mejorasque están surgiendo de los ya existentes, y por consiguiente, en vez de encontrarnos en una versión 3.0, quizás nos encontramos en una subversión de la 2.0, por ejemplo, 2.1 o 2.2

No obstante, lo que sí queda claro es que la irrupción de las TICs está dando lugar a nuevas prácticas, cada vez más empleadas en el área de Selección, donde los sujetos intervienen e interactúan de múltiples maneras, sobre todo de forma mucho más automática y personal que anteriormente. El futuro de los Recursos Humanos, por tanto, está marcado por los avances tecnológicos, jugando un papel fundamental y favorable en todo proceso.

 

MEJORA EN TU ESTILO DE COMUNICACIÓN DURANTE TUS ENTREVISTAS: LAS MÁXIMAS DE GRICE

discurso-rey

Estoy seguro de que muchos habréis visto la aclamada película El discurso del rey. Si no lo habéis hecho, os recomiendo que disfrutéis durante unos minutos de este film. Sin desvelaros el argumento, es un buen ejemplo para ver la importancia que tiene la comunicación. Sin duda alguna,  es uno de los aspectos que marcarán tu éxito en cualquier entrevista de trabajo. Puedes ser el mejor candidato para un puesto, pero si no sabes comunicar bien tu experiencia, con mucha probabilidad estarás descartado. Cada uno comunicamos de una manera distinta, pero quiero compartir contigo las máximas de Grice adaptadas al contexto de la búsqueda de trabajo.

Máxima de Verdad: No intentes engañar a tus entrevistadores.

verdad

No te recomiendo que veas las entrevistas como partidas de poker, los faroles pueden resultar muy perjudiciales para tu futuro. Siempre digo que la confianza es algo que cuesta mucho de forjar pero que se rompe ante cualquier pequeño acto. Y más aun cuando tienes entre 15-30 minutos para ganarte la confianza del entrevistador. Por ello, es importante que no digas aquello que creas que es falso ni aquello para lo que no tengas pruebas que lo corroboren. Es importante ceñirse a todo lo que puedas demostrar con hechos.

Máxima de información: No aburras ni dejes confuso al entrevistador

aburrimiento

He conocido a muchísimos candidatos con buen perfil que perdían todas sus opciones por la manera que tenían de relatar su experiencia. El tiempo dedicado a responder las preguntas es un aspecto muy crítico, pues ni es bueno decir poco ni extenderse muchísimo tiempo comentando todos los detalles. La mayoría de preguntas que pueden hacerte en una entrevista las sabes, por lo que te recomiendo que te grabes y escuches para saber cómo las respondes. Personalmente, si ante la pregunta, ¿podrías decirme qué sabes de nuestra empresa? tardas en contestar 10 minutos, muy probablemente me aburrirás. Marca bien el tiempo de tus respuestas y responde exactamente a lo que te pregutan.

Máxima de relevancia: Deja de irte por las ramas

 

irse por las ramas 3

Cuando analizo en cómo me comunico cuando estoy hablando con mis amigos, pienso que a veces soy como un árbol. Empiezo por un tema y de repente salto a otro, y luego vuelvo a ese mismo tema. Sería como si en vez de focalizarme en una rama (un tema) saltara a otra (otro tema) y a otra, haciendo que la persona que escucha pudiera dejar de seguir el hilo. En las entrevistas de trabajo la clave es focalizar la respuesta. Para poder hacerlo, el primer paso es saber escuchar y entender bien la pregunta. Si no entiendes la pregunta, o bien por los nervios o porque esté mal formulada por el entrevistador, es preferible que antes de empezar a responder digas “¿con esta pregunta te refieres a…?” y ya empieces con seguridad tu discurso sobre lo que vas a decir. Di todas las cosas que sean relevantes para el puesto y omite las que no lo sean, no entres en historias personales, sensaciones o abordar todas las funciones que hiciste. Saber concretar y mostrar lo relevante es una habilidad muy buena y valorada en cualquier contexto. Pero para ello deberás saber escuchar bien la pregunta.

Máxima de claridad: Que tu discurso no oscurezca la mente del entrevistador

Facepalm

Para mi, esta sería la máxima más difícil de alcanzar. Ser claro se relaciona con elementos como evitar la ambigüedad, el uso de expresiones entendibles y también el orden de tus palabras. Una recomendación, es que en la primera fase no te bases en demostrar toda tu experiencia técnica. Con mucha probabilidad, la persona que conozcas (el técnico de RRHH) no tenga un nivel tan alto de conocimientos como el tuyo. Yo sé qué tienen que hacer los perfiles que busco, pero la gran mayoría de las funciones sobre las que pregunto no las he realizado, por lo que es imposible que tenga el mismo grado de conocimiento que tienen los candidatos que conozco. Di palabras claves pero ten en cuenta que si te comunicas utilizando tu jerga habitual entonces será difícil que la otra persona te entienda. El orden también es fundamental para no hacer que el entrevistador pierda el hilo de tu discurso.

Y recuerda, cuanto más claro comuniques menos dudas tendrá el entrevistador de que tú eres el candidato a seleccionar en el puesto.

ENTRENA TU COMUNICACIÓN = CONSIGUE EL TRABAJO QUE BUSCAS

1000509261001_1094056090001_Bio-Need-to-Know-Martin-Luther-King-Jr-SF

A lo largo de la historia han surgido grandes iconos que serán recordados en cualquier época. Han conseguido dejar un legado que permitirá que futuras generaciones puedan compartir sus ideas, arte y forma de ver la vida entre otras muchas cosas.

Para lograr dejar una huella en la historia se requiere de muchos factores entre los que voy a destacar el tener unas buenas habilidades comunicativas. Expresarse correctamente, escuchar y sintetizar la información son algunas de las cualidades que reúnen aquellos que tienen estas competencias. Sin entrar en debates sobre genética o ambiente, cualquier persona puede entrenarse en determinadas conductas que le ayudarán a mejorar en estas habilidades. Pero…, ¿qué tiene que ver esto con encontrar un trabajo? Pues tiene toda la relación, ya que antes de entrar en una empresa deberás ser evaluado a través de una entrevista, o lo que es lo mismo, una conversación donde demostrar tu experiencia para un puesto a través de tus habilidades comunicativas.

MEJORA TU ESCUCHA

imagesEscuchar al entrevistador, y no oírle, será una de las claves que nos llevarán al éxito en una entrevista de trabajo. Debido a los nervios, la tensión y todas las circunstancias que rodean a este delicado momento, nuestra atención no estará concentrada al 100% en lo que dirá la persona que tomará la elección de si seremos un candidato válido o no para un determinado puesto.

Muchas veces puede que “escuchemos” una pregunta totalmente distinta, lo que hará que demos una respuesta errónea unido a causar una mala impresión al no haber entendido qué nos estaban preguntando. Para mejorar la escucha, hay que dejar atrás todo lo que nos distraiga y centrarnos totalmente en el mensaje del entrevistador. Si creemos que nos hemos entendido bien lo que nos pregunta, es mejor pedirle que nos vuelva a repetir lo que nos ha preguntado.

Además, y esto es un pequeño truco, es muy bueno retener aquella información sobre la empresa y el proyecto. A todos nos gusta ser escuchados, y sería muy raro que durante la entrevista no te preguntasen por qué quieres incorporarte a la empresa. En ese momento, puedes decir “Como me has comentado…(y a continuación, indicas las características positivas que te remarcó el entrevistador sobre el proyecto). Ahora bien, debes estar seguro de que el entrevistador te lo ha dicho para no poner otras palabras en su boca.

SINTETIZA TU DISCURSO

Una entrevista no es un monólogo ni una conferencia. Muchos candidatos que entrevisté cayeron en el error de extender en exceso sus respuestas. Lo que se podía contestar en 1-2 minutos, se convertía en 5-10 minutos de mucha información que no era tan relevante.

Una buena respuesta, ni hay que acortarla mucho ni extenderla al máximo, la virtud está en el término medio. Lógicamente, dependiendo del tipo de pregunta que tengamos que contestar, tendremos que invertir más o menos tiempo. Sin embargo, cuando comenzamos a hablar, podemos perder el hilo de la historia y extendernos en detalles que no son relevantes.

Es importante destacar todo aquello que hará que nuestra candidatura sea bien valorada, pero siempre dentro del marco de la pregunta. Es decir, si nos preguntan por las funciones principales que realizamos en una empresa, nuestra respuesta debe centrarse en aquellos aspectos más relevantes que puedan encajar en el puesto de empleo. No podemos responder indicando todos los proyectos en los que participamos. Si el entrevistador requiere información más concreta, entonces realizará alguna pregunta que permita obtenerla. Un discurso ágil, centrado en la pregunta y que no entre en todos los detalles (a menos que el entrevistador nos pregunte) te acercará al éxito.

Una pequeña pista, para saber si te estás alargando en tus respuestas, es observar si el entrevistador te corta, o lo intenta, frecuentemente durante tus intervenciones. En ese caso, aprovecha esta oportunidad y sintetiza tus respuestas para las próximas preguntas.

EMPLEA UN LENGUAJE APROPIADO

cussing

Los insultos, tacos, coloquios o expresiones que utilizamos con nuestros grupos de amigos, familia, o cuando nos sentimos más cómodos, pueden jugarnos una mala pasada durante la entrevista. No hace falta ponerse muy culto pero sí demostrar la mayor educación posible. Por ejemplo, puedes decir que “tuve un gran problema debido a la gran carga de trabajo” antes que “tanta carga de trabajo era una mierda“. Mi recomendación es que analices tu discurso o que preguntes a las personas que habitualmente te escuchan sobre cómo es tu lenguaje. Te sorprenderías de la cantidad de muletillas que puedes usar sin darte cuenta. Y lo mismo pasa con este tipo de expresiones, que lo único que reflejarán es que no sabes separar tu rol personal del profesional. Puede que en algún momento de la entrevista puedan ser muy útiles, por ejemplo cuando incluyes el sentido del humor en tu discurso. Pero en la mayoría de los casos, te recomiendo que hables de una manera formal y educada.

Espero que tras esta lectura reflexiones sobre cómo puedes mejorar tus habilidades comunicativas. No solo servirá para entrevistas, sino que podrás aplicar las mejoras en cualquier área de tu vida personal y profesional. Si te gustó la entrada no dudes en compartirla en tus redes sociales. Así ayudarás a que el blog pueda llegar a mucha más gente. Muchísimas gracias.