UNA DURA REALIDAD: POCAS PERSONAS REALIZAN CON ÉXITO SUS ENTREVISTAS DE TRABAJO

Si has llegado hasta aquí te pido un poco de paciencia. No quiero que te sientas ofendido y atacado por un título que ha podido llamar tu atención. Mi objetivo es que leas esta entrada con mentalidad abierta, ya que así te podrás llevar varios aprendizajes con los que tener más éxito en tus futuros procesos de selección.

Y no creas que he utilizado el título solo para atrapar tu mente. Se basa en la experiencia que he tenido durante años conociendo a más de 500 personas de distinta edad, perfil y experiencia en diversos trabajos. A continuación, te diré lo que principalmente falla, y también cómo mejorarlo.

NO PREPARAR LA ENTREVISTA DE TRABAJO

Cuando tuve mis primeras experiencias en este campo era descartado como candidato. No tenía muy claro que fallaba, pero tras no recibir respuesta en varios procesos comencé a analizar lo ocurrido. Casi todas las entrevistas empezaban de la misma forma, con un ¿qué sabes de nosotros? Y mi respuesta había sido en muchas ocasiones escueta y poco detallada. Poco a poco empecé a cambiar a estrategia y miraba la página web de arriba abajo. Además, como aplicaba a becas de selección de personal, también echaba un vistazo a las ofertas que tenían publicadas de otros perfiles, es decir, estaba adelantándome a lo que podía ser mi futuro trabajo.

Preparar la entrevista no implica conocer simplemente el lugar en el que vamos a trabajar, también tiene que ver con nosotros mismos. Os sorprendería la cantidad de veces que he preguntado a candidatos sobre una determinada experiencia y  su respuesta ha sido que no se acordaba de lo que realizaba. Al final, estás vendiendo tu marca personal y conocerte es obligatorio. Los nervios siempre estarán, y habrá preguntas en las que te puedes quedar en blanco. Sin embargo, hay mucha información que tienes que tener preparada, y es todo lo que aparece en el CV.

NO COMUNICAR BIEN

¿Cuántas personas conoces a tu alrededor que hablen bien? Y me refiero que capten tu atención, que sean concretas en sus explicaciones y que sepan escucharte bien. En mi caso no son bastantes ya que la comunicación requiere de muchas pequeñas habilidades que son difíciles de desarrollar.

Una entrevista de trabajo es un proceso en el que tú vas a comunicar si eres o no un buen candidato para el puesto. Lo normal es que no te vean trabajar sino que te escuchen sobre cómo describes que trabajas. Para ello te realizarán una serie de preguntas en las que tendrás que concretar y ofrecer información relevante. Esto ocurre en muy pocas ocasiones, ya que las respuestas de los candidatos no suelen ajustarse al timming ni a lo que el técnico de selección necesita saber. Unido al apartado anterior, grábate respondiendo a las preguntas típicas que te pueden hacer. Escúchate luego y sé crítico con lo que has dicho.

Por último, la credibilidad. Hay una leyenda urbana que dice que hay que mentir en las entrevistas y decir que somos capaces de hacer de todo. Pues bien, tirarse triples es algo que hará que pierdas muchos más puntos de los que crees. Si no sabes hacer algo es mejor decirlo y añadir que no tienes ningún problema en ponerte las pilas. Y jamás indiques que eres el mejor en una tarea o que haces todo en tu trabajo actual. La prepotencia hará que te descarten en casi todos los procesos de selección.

NO UTILIZAR CORRECTAMENTE LA PARTE EMOCIONAL

Vivimos en una sociedad donde las emociones se ven reprimidas en una gran cantidad de situaciones. Pero lo que muchos estudios dicen es que son ellas las que hacen que tomemos nuestras decisiones. Aunque utilicemos la razón, o eso creamos, muchas veces nos decantamos por lo que nos hace sentir aquello que anhelamos.

Debido al contexto de la entrevista es muy probable que las emociones que despiertes como candidato sean negativas. Y más aún si estás atravesando un mal momento. Pero claro, si no proyectas nada positivo, ¿cómo vas a ser seleccionado?

¿Qué hacer? Cargarse de energía positiva y mostrarla durante el proceso. Sonreír y expresar las ganas que tienes por trabajar. Contar los problemas que has tenido en tu trayectoria profesional sin dejarte arrastrar por lo malo y sí mostrar una buena actitud y madurez ante cómo mejoraste la situación.

Hacer entrevistas de trabajo es una labor muy complicada porque no recibes feedback y cada entrevistador es un mundo. Sin embargo, hay ciertas técnicas y herramientas que te ayudarán a desenvolverte con éxito en muchas de ellas. El próximo 10 de Junio en Madrid tienes la oportunidad de asistir a un taller de Orientación Laboral en el que podrás experimentar un cambio en la manera que tienes de orientar los procesos de selección. Si estás interesado en saber más escríbeme a mtelaboral@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s