DEDÍCATE 5 MINUTOS A MOTIVARTE TRAS UN DÍA GRIS

No todos los días son buenos, y cuando tengo un mal día una de las cosas que hago es dedicarme 5 minutos a leer lo que un día escribí. Hoy lo comparto contigo, para hacer que te sientas mejor y darte ánimo en aquello que te entristezca:

Para ti

Sé que me estás leyendo. Lo sé porque pese a todo lo que acontecía a tu alrededor decidiste detenerte ante estas palabras. Ninguna riqueza podrá pagar los segundos que has pasado moviendo tus pupilas de izquierda a derecha mientras en tu mente sonaba el eco de tu voz. Por eso escribí esto. Tal vez hoy no es el mejor momento para que me escuches. Puede que no te encuentres en el rincón más cómodo para saborear este mensaje. Eso no importa. Si llegaste hasta aquí ha sido debido a un conjunto de elementos que no controlaste. ¿Destino?, ¿Azar?, ¿Voluntad?… Creo que la respuesta a esas incógnitas no tiene sentido aquí. Últimamente me pregunto por una gran cantidad de cuestiones. Dudas que puede que compartamos ahora o en otro lapso de tiempo. Tal vez en el pasado o tal vez en el futuro. Dudas respecto a uno mismo, sobre lo que podemos o no conseguir. ¿Podemos cumplir con las expectativas de los demás?, ¿Somos capaces de superarnos?, ¿Podemos vencer nuestras inseguridades?… Si no compartiste estas dudas contigo puede que todo esto sea una burla para ti. Sin embargo, no creo que sea tu caso.

Seguro que habrás tenido un momento de flaqueza en el que te precipitaste sobre los abismos de la tristeza. Lo sé. Puede que fueras fuerte y no derramaras ninguna lágrima. Quizás nadie se enteró y fue tu sonrisa el mejor disfraz para que  nadie pudiera alcanzar tus verdaderos sentimientos. No pienso reprocharte eso, ni pienso hacerlo si te vuelve a pasar. Es lo más natural del mundo. Hasta las personas más duras que la tierra ha conocido se vieron alguna vez inundadas por sus propias lágrimas. ¿Crees ser débil por eso?. Yo creo que no lo eres.Es solo un paso dentro de un conflicto. Cuando te sientes así crees que no vas a poder salir adelante. Sin embargo, un montón de engranajes se están moviendo en tu interior buscando otra solución. Ahora es cuándo tienes que ser fuerte. Prepárate para lo que en el interior de ti va a suceder. ¿Te acuerdas cuándo eras pequeño y te crecían los dientes?, ¿Te acuerdas cuándo aumentabas de estatura?… Sentías dolor físico pero el cambio era necesario. Ahora, o cuando sentiste o sientas este dolor, significa que es la oportunidad para ser algo mejor, para crecer, para madurar. No te desanimes y sigue luchando. Intenta reír, alegrarte, aprender de todo lo que ha pasado y parar la caída en picado. Te costará. Te dolerá. Pero si eres capaz de soportar todo este incordio, te aseguro, a ti, que serás mucho mejor de lo que antes eras. Te verás mejor y estarás más preparado para superar el futuro. Pues el poder que está en tu interior es inimaginable y si alguien te hace dudar de tu capacidad es porque esa persona desconoce hasta lo que él  mismo es capaz de hacer.Gracias por pararte aquí. Te animo a que sigas luchando por tu felicidad, nunca te canses de hacerlo. Confia en ti y en tus posibilidades, pues son tantas y tan ricas que por eso el universo reservó una vida para ti.

ENTRENA TU COMUNICACIÓN = CONSIGUE EL TRABAJO QUE BUSCAS

1000509261001_1094056090001_Bio-Need-to-Know-Martin-Luther-King-Jr-SF

A lo largo de la historia han surgido grandes iconos que serán recordados en cualquier época. Han conseguido dejar un legado que permitirá que futuras generaciones puedan compartir sus ideas, arte y forma de ver la vida entre otras muchas cosas.

Para lograr dejar una huella en la historia se requiere de muchos factores entre los que voy a destacar el tener unas buenas habilidades comunicativas. Expresarse correctamente, escuchar y sintetizar la información son algunas de las cualidades que reúnen aquellos que tienen estas competencias. Sin entrar en debates sobre genética o ambiente, cualquier persona puede entrenarse en determinadas conductas que le ayudarán a mejorar en estas habilidades. Pero…, ¿qué tiene que ver esto con encontrar un trabajo? Pues tiene toda la relación, ya que antes de entrar en una empresa deberás ser evaluado a través de una entrevista, o lo que es lo mismo, una conversación donde demostrar tu experiencia para un puesto a través de tus habilidades comunicativas.

MEJORA TU ESCUCHA

imagesEscuchar al entrevistador, y no oírle, será una de las claves que nos llevarán al éxito en una entrevista de trabajo. Debido a los nervios, la tensión y todas las circunstancias que rodean a este delicado momento, nuestra atención no estará concentrada al 100% en lo que dirá la persona que tomará la elección de si seremos un candidato válido o no para un determinado puesto.

Muchas veces puede que “escuchemos” una pregunta totalmente distinta, lo que hará que demos una respuesta errónea unido a causar una mala impresión al no haber entendido qué nos estaban preguntando. Para mejorar la escucha, hay que dejar atrás todo lo que nos distraiga y centrarnos totalmente en el mensaje del entrevistador. Si creemos que nos hemos entendido bien lo que nos pregunta, es mejor pedirle que nos vuelva a repetir lo que nos ha preguntado.

Además, y esto es un pequeño truco, es muy bueno retener aquella información sobre la empresa y el proyecto. A todos nos gusta ser escuchados, y sería muy raro que durante la entrevista no te preguntasen por qué quieres incorporarte a la empresa. En ese momento, puedes decir “Como me has comentado…(y a continuación, indicas las características positivas que te remarcó el entrevistador sobre el proyecto). Ahora bien, debes estar seguro de que el entrevistador te lo ha dicho para no poner otras palabras en su boca.

SINTETIZA TU DISCURSO

Una entrevista no es un monólogo ni una conferencia. Muchos candidatos que entrevisté cayeron en el error de extender en exceso sus respuestas. Lo que se podía contestar en 1-2 minutos, se convertía en 5-10 minutos de mucha información que no era tan relevante.

Una buena respuesta, ni hay que acortarla mucho ni extenderla al máximo, la virtud está en el término medio. Lógicamente, dependiendo del tipo de pregunta que tengamos que contestar, tendremos que invertir más o menos tiempo. Sin embargo, cuando comenzamos a hablar, podemos perder el hilo de la historia y extendernos en detalles que no son relevantes.

Es importante destacar todo aquello que hará que nuestra candidatura sea bien valorada, pero siempre dentro del marco de la pregunta. Es decir, si nos preguntan por las funciones principales que realizamos en una empresa, nuestra respuesta debe centrarse en aquellos aspectos más relevantes que puedan encajar en el puesto de empleo. No podemos responder indicando todos los proyectos en los que participamos. Si el entrevistador requiere información más concreta, entonces realizará alguna pregunta que permita obtenerla. Un discurso ágil, centrado en la pregunta y que no entre en todos los detalles (a menos que el entrevistador nos pregunte) te acercará al éxito.

Una pequeña pista, para saber si te estás alargando en tus respuestas, es observar si el entrevistador te corta, o lo intenta, frecuentemente durante tus intervenciones. En ese caso, aprovecha esta oportunidad y sintetiza tus respuestas para las próximas preguntas.

EMPLEA UN LENGUAJE APROPIADO

cussing

Los insultos, tacos, coloquios o expresiones que utilizamos con nuestros grupos de amigos, familia, o cuando nos sentimos más cómodos, pueden jugarnos una mala pasada durante la entrevista. No hace falta ponerse muy culto pero sí demostrar la mayor educación posible. Por ejemplo, puedes decir que “tuve un gran problema debido a la gran carga de trabajo” antes que “tanta carga de trabajo era una mierda“. Mi recomendación es que analices tu discurso o que preguntes a las personas que habitualmente te escuchan sobre cómo es tu lenguaje. Te sorprenderías de la cantidad de muletillas que puedes usar sin darte cuenta. Y lo mismo pasa con este tipo de expresiones, que lo único que reflejarán es que no sabes separar tu rol personal del profesional. Puede que en algún momento de la entrevista puedan ser muy útiles, por ejemplo cuando incluyes el sentido del humor en tu discurso. Pero en la mayoría de los casos, te recomiendo que hables de una manera formal y educada.

Espero que tras esta lectura reflexiones sobre cómo puedes mejorar tus habilidades comunicativas. No solo servirá para entrevistas, sino que podrás aplicar las mejoras en cualquier área de tu vida personal y profesional. Si te gustó la entrada no dudes en compartirla en tus redes sociales. Así ayudarás a que el blog pueda llegar a mucha más gente. Muchísimas gracias.