Entrevista Telefónica

ENTREVISTA TELEFÓNICA: ¿CÓMO AFRONTARLA?

La semana pasada vimos las ventajas y desventajas de la entrevista telefónica, así como algunas consideraciones de vital importancia tanto del lado del candidato como del lado del reclutador. Hoy, veremos algunas claves para que podáis pasarla adecuadamente, no sin antes recordaros, como ya vimos, el aspecto más importante en lo que respecta a este tema: la entrevista telefónica es el puente de paso a la entrevista personal, y será el que te permita venderte personalmente ante el profesional de Selección Personal de RRHH.

Es por ello que tienes que tratar de hacerlo lo mejor posible para lograr tener esa cita que tantas puertas puede abrirte. No pierdas de vista estos 12 TIPS que te detallo a continuación porque es cierto que cumplirlos no se traducirá siempre en una selección definitiva, pero sin ellos podrías ser descartad@ siempre. Trata de cuidarlos con pulcritud:

1) Sé localizable:
Has estado horas y horas buscando trabajo, saltando de portal en portal (de empleo) y tratando de buscar un mejor futuro para ti. Pero, ¿de qué vale eso con el movil apagado? ¿de qué vale en silencio? Un error muy frecuente es ese, no vigilar nuestras vías de contacto. No las abandones; pueden ser las llaves que abran tu puerta a un mejor futuro. ¡Email y teléfono siempre disponibles (más aun en horario laboral)!.

2) Disponibilidad para entrevista:
¿Tienes tiempo para poder hablar unos minutos? Piénsalo bien, puede ser una gran oportunidad para lograr una entrevista personal y el hecho de encontrarte en un entorno ruidoso, comprometido o poco apropiado, puede condicionar la calidad de tu respuesta y, por tanto, provocar tu descarte automático.

Ante esa pregunta, si sientes que no estas preparado, pide educadamente que te llamen en otro momento (cuanto antes mejor, pues puede ser que en ese tiempo encuentren a otro candidato y ocupe el puesto que verdaderamente merezcas). También puedes pedir al entrevistador un contacto para llamarle un poco más tarde, pero no dejes que transcurra mucho tiempo.

3) Ten un papel que te apoye:
El profesional te dará datos del puesto y de la empresa (sector, tareas, remuneración, horario, localización, etc). Un papel en el que anotar todos esos datos te serán de ayuda de cara a acertar en determinadas preguntas, y a su vez, evitar que el entrevistador repita datos que ha explicado previamente con detenimiento.

4) Tener el CV delante:
Muchas de esas preguntas indagarán en tu bagaje profesional. Tenerlo delante o al menos revisarlo periódicamente para recordar con mayor facilidad tu experiencia profesional será un buen elemento para marcar la diferencia frente al resto de candidatos.

5) Prepara tu entrevista telefónica (puesto/empresa/experiencia profesional):
En otras ocasiones os hemos recomendado que adaptes tu CV a cada oferta de trabajo. El siguiente paso es que adaptes las respuestas de la entrevista a cada oferta.

En función del sector del que formes parte (o tengas intención de formar) habrá una serie de preguntas que siempre “caerán” en entrevista telefónica. Estas deberás de haberlas preparado a conciencia, sin inventar datos, pero elaborando una buena “historia que contar” sobre tu vida laboral. Esto no significa que hagas un recital y lo digas de “memorieta”, sino que apoyes cada idea con argumentos convincentes y los tengas presentes y a mano en caso de quedarte en blanco. Además, también te recomendamos que conozcas datos importantes de la empresa (sector, filosofía, ámbito, unidades de negocio, etc.) para demostrar que esa empresa te interesa de verdad.

6) Resalta tus mejores méritos:
Siempre que pregunto en entrevista telefónica a mis candidatos sobre su experiencia laboral, únicamente resaltan las tareas que más les llenaron personal y profesionalmente (junto a otras que probablemente no lo hicieron tanto). Eso está genial, porque al reclutador le servirá de apoyo sobre dónde se sentirá cómodo el trabajador y dónde no. Pero, por favor, no te dejes los méritos en el “tintero”. Esto es algo que, aunque no lo parezca, da puntos y valía a cada uno de tus argumentos. ¿Lograste un ascenso? ¿una renovación? ¿distes nuevas ideas de negocio? ¿lograste una mejoría en los sistemas de producción? Cualquier mérito es bueno, de verdad.

7) Mantén una ACTITUD/APTITUD positiva y tenaz:
Cuando las personas estamos buscando un puesto de trabajo (nuevo o distinto), siempre estamos abiertos a afrontar nuevos retos. Pero ante preguntas sobre la motivación por el puesto, no deberás de tener una aptitud dubitativa sobre lo que quieres o lo que deseas, sino más bien al contrario; tenemos que ser positivos y de ideas firmes. Tampoco tienen cabida esas respuestas del tipo “busco lo que sea”, porque aunque sea verdad (y perfectamente comprensible), no es algo que termine de gustar a los profesionales de RRHH (ojo, no lo digo yo, lo dicen muchísimos profesionales de RRHH).

Trata de aproximar tu motivación a lo que la empresa está buscando, convencido de que ese puesto es para ti. Muchas veces la propia redacción de la oferta de empleo indica entre líneas el tipo de persona que están buscando incorporar a sus plantillas; permanece atent@ a la redacción de cada oferta y tenla presente. Debemos de mostrarnos firmes y seguros por lo que queremos y creemos que merecemos; te será de gran ayuda.

8) Cuida tu tono de VOZ:
Es perfectamente comprensible que el propio evento de la entrevista telefónica cause nerviosismo en todos los candidatos. Pero mi consejo es que aísles tus malas percepciones y tu miedo por ser descartado, porque como dice el dicho “el no ya lo tienes”, así que no pierdes nada si lo intentas. Debes de tratar de tener una posición lo más fuerte posible. El tono de voz (junto a tus ideas) puede variar en cientos de direcciones, pudiendo ser tu mejor amigo o tu peor enemigo. Trata de cuidar tu dicción (tu tono de voz) y tu oratoria y trata de parecer persuasivo y seguro de lo que dices.

Al hilo de lo dicho en anteriores puntos, todo suma. Repasa los anteriores puntos y trata de familiarizarte con ellos e interiorizarlos; reducirá mucho tu estrés de cara a este tipo de situaciones.

9) Sé formal y educado:
La formalidad será un aspecto que también juegue a tu favor. Piensa que, de una manera u otra, representarás a la marca de una empresa y lo que proyectes en una entrevista telefónica (más aun en la personal) será una referencia clave para el entrevistador. Por ello, debes de medir tus palabras, tu formalidad y tu educación. Por muy familiar y cercana que sea la conversación entablada con el profesional de RRHH (cosa que, desde mi punto de vista, debería cumplirse en toda entrevista, con unos mínimos a respetar) recuerda que estas tratando con alguien que te está conociendo para valorar la procedencia o improcedencia de tu candidatura. Evita expresiones vulgares o malsonantes; no te harán ningún favor.

10) Sé conciso:
No te vayas por las ramas ni hables más de lo debido. Responder de forma clara y concisa da mucho crédito sobre ti, dado que de lo contrario, pondrás de relieve otros aspectos que, quizás, no debas ni mencionar.

11) Sé agradecido y servicial:
Ten presente que esa llamada puede tener una gran transcendencia para tu carrera profesional, sé agradecido. Agradece su interés por tu perfil, agradece su tiempo invertido en ti y no te olvides de recordarle que quedas a su entera disposición para el futuro (bien para las sucesivas fases del proceso de selección, bien para futuros procesos de selección).

12) Muestra interés por el proceso de selección:
Este aspecto también te dará puntos, dado que demostrarás un vital interés por ese proceso de selección. Por ello, te recomiendo que preguntes cómo continuará, cuándo se resolverá y qué tipo de pruebas procederán a la entrevista telefónica… ¿Entrevista personal? ¿dinámicas de grupo? ¿entrevistas con directores de departamentos? Sea como sea la forma en la que continúe ese proceso de selección, piensa que si tienes esa información en tu poder, de nuevo puedes encontrarte más próximo a alcanzar tu objetivo profesional a corto plazo; encontrar tu puesto de trabajo.

Hasta aquí una serie de aspectos que, a título personal, desde la experiencia, considero que son vitales para pasar con éxito un proceso de selección. De ahí mi total recomendación.

Desde Mejora Tu Éxito Laboral, esperamos que este artículo te haya servido de ayuda. Si te ha gustado, no dudes en compartir. Gracias 🙂

LA ENTREVISTA TELEFÓNICA: CONSIDERACIONES, VENTAJAS Y DESVENTAJAS

Ya os hemos hablado en varias ocasiones, y a través de distintos posts, sobre la importancia de redactar correctamente un CV para marcar la diferencia frente a otros candidatos, y lograr ser citado a entrevista. Sin embargo, hoy os hablaremos del siguiente paso a la criba curricular; la entrevista telefónica. Esta etapa del proceso de selección, es el puente de paso a la entrevista personal, y será el que te permita venderte personalmente ante el profesional de Selección Personal de RRHH.

Tras chequear el CV, una vez comprobado que éste cumple los requisitos mínimos del puesto a ocupar, se procederá a llamar al candidato para verificar si verdaderamente esos requisitos se cumplen o no, y para tener una “ligera idea” de cómo se comporta el candidato ante determinadas preguntas (datos académicos, profesionales u otro tipo de cuestiones, bien sean situacionales, bien sean reales). Aquí, no solo se valorarán los testimonios verbales, sino también esos aspectos  que influyen en la calidad de las propios las respuestas (factores ambientales).

VENTAJAS DE LA ENTREVISTA TELEFÓNICA:

descarga

  • Del lado de la empresa:

A nosotros, los profesionales de RRHH, esta herramienta nos es de gran utilidad, dado que en un breve lapso de tiempo (de 10 a 30 minutos por lo general) se puede identificar a los mejores candidatos y descartar a los menos aptos para el puesto en cuestión. Por ello es importante que respetes una serie de aspectos clave que conducirán en gran medida al éxito de la entrevista telefónica.

Esta herramienta supone un gran ahorro para las empresas, principalmente pérdidas de costes temporales. Aunque no solo son ahorros temporales a aquellos que nos dedicamos a la selección, sino también a vosotros, candidatos. Citar a una persona a entrevista sin haber contrastado previamente que cumple los requisitos del puesto (titulación, idiomas, experiencia requerida y otros) no favorece a ninguna de las partes. El principal beneficio de esta técnica, goza del beneficio de la ubicuidad, es decir, el Técnico de Selección puede contactar con cualquier candidato esté donde esté (factor sumamente potenciado gracias a la telefonía móvil y a las nuevas tecnologías de la información que permiten, por ejemplo, enviar un correo electrónico al candidato para concertar una cita telefónica en caso de no poder contactar en el momento de la realización de la llamada).

Además, otro aspecto favorable es que la entrevista telefónica permite una evaluación más objetiva y completa de cada candidato, haciendo un proceso de selección más eficiente y eficaz, dado que en el proceso puede intervenir más de un entrevistador (hay muchas empresas en las que unos simplemente se dedican a hacer entrevistas telefónicas y otros entrevistas personales). Así, la procedencia y encaje/puesto del candidato seleccionado no queda determinada únicamente por una sola persona, sino que ha sido por medio de un previo consenso entre profesionales. De manera que mientras en la entrevista personal una persona puede medir tu formalidad (vestimenta, educación, puntualidad, lenguaje corporal, etc…), en la entrevista telefónica, además de datos académicos y profesionales, se medirán y contrastarán aspectos tales como la coherencia de tu respuestas, tu perspicacia, tu nerviosismo o la forma como lidias ante situaciones poco esperadas a rasgos generales.

  • Del lado de los candidatos:

Lo descrito en el párrafo anterior, también supone un beneficio para los candidatos, dado que partimos de la premisa de que se debe de estar preparado ante cualquier tipo de situación. Me explico.

En el caso de la entrevista telefónica, aunque siga existiendo esa tensión inevitable de cara al “qué me preguntarán y qué debo de responder“, debes pensar que es una pequeña muestra de los contenidos sobre los que tratará la conversación que entablarás “cara a cara con el entrevistador en la siguiente fase (en la entrevista personal), solo que lo harás en un entorno de confort (en entornos favorables tales como tu casa, en la de algún ser cercano o simplemente en un sitio en el que el propio entrevistador no pueda observar más que allá de lo que el propio auricular le traslade). Y a partir de aquí, los demás beneficios.

Lo más importante de todo es que estructures bien tus ideas, tengas claro quien eres y en qué tienes que hacer énfasis para convencer al entrevistador de que eres el mejor candidato. Piensa que no podrá acceder a tu imagen física, por lo que no importará el modo en el que estés vestido. Otro beneficio que podemos encontrar es que, por lo general, si te llaman, es porque eres tu quien se ha interesado por formar parte de esa empresa, por lo que puedes permitirte el lujo de conocer de antemano los requisitos del puesto, la cultura de la empresa y otros aspectos que, sin duda, se preguntarán en la entrevista telefónica.

Por último, en relación a la preparación de cara a este tipo de entrevistas, como beneficio, podríamos destacar también el hecho de que, si eres tímido, tratar telefónicamente un tema tan delicado como es el empleo, puede permitirte mayor soltura y puedes estar haciendo cosas que te mantengan menos estresado y/o agobiado. Además, piensa que no solo serán aspectos profesionales los que te pregunten siempre. Hay otros aspectos personales que son necesarios contrastarlos para la entrevista personal: “¿Sigues residiendo en la ciudad? ¿Sigues en búsqueda activa de trabajo? ¿Aun estas interesado en trabajar con nosotros? ¿Puedes venir el día/hora “X” a nuestras oficinas?”.

DESVENTAJAS DE LA ENTREVISTA TELEFÓNICA:

Captura de pantalla 2016-02-18 a las 2.45.04.png

  • Del lado de las empresas:

A título personal, del lado de los profesionales de RRHH, considero que son mayores los beneficios que los inconvenientes. Sin embargo, hay algunos aspectos que, si se descuidan, también puede suponer un inconveniente.

Uno de los mayores inconvenientes es el nivel de indagación que se haga sobre el candidato. Tenemos que pensar que el nivel de supervisión o control sobre las respuestas del candidato es mínimo, por lo que, en cierto modo, el nivel de confiabilidad de las respuestas no siempre es el óptimo. Esto lo podemos ver en aquellos casos en los que el candidato te dice que en ese momento justo no puede atenderte, o se piensa demasiado las respuestas; puede ser que solicite el aplazamiento de la entrevista telefónica para recabar mayor información de los requisitos del puesto/empresa, o simplemente está apoyándose en terceras para responder las cuestiones. También es un inconveniente el hecho de no conocer el lenguaje no verbal del candidato, algo que también revela gran información para nosotros los profesionales de RRHH.

Por último, en este aspecto, otro de los inconvenientes que, a título personal, encuentro es que tras haber contrastado todos los datos y haber citado a los candidatos a entrevista, es probable que le haya salido alguna oferta antes que la tuya, por lo que te recomiendo tener un plan B (reza por haber reclutado a más candidatos).

  • Del lado del candidato:

Los candidatos, en este aspecto, pueden ser quienes más inconvenientes tengan. Uno de los mayores inconvenientes que podemos encontrar es el fenómeno sorpresivo que conlleva la entrevista telefónica. Es por ello que si estás ocupado o haciendo cosas que te impidan llevar adecuadamente la conversación telefónica, te recomiendo que solicites educadamente que te llamen en otro momento (da hora y día exacto, ello permitirá que el entrevistador continúe teniéndote en consideración).

Por otro lado, aunque es un inconveniente que vemos más intensificado en la entrevista personal, otro problema es la calidad de las respuestas del candidato, que se ven afectadas por el nerviosismo o por las “ganas de salir del paso” con respuestas dudosas, cortas, poco estructuradas, poco directas y/o rápidas, las cuales no llevan a ningún lado, y que, en el peor de los casos, puede dar lugar a que el entrevistador tome, en ese caso, la determinación de dar por finalizada la entrevista.

Por último, en muchos caso, otro de los inconvenientes que puede presentar este tipo de entrevistas es el desconocimiento sobre el lugar de trabajo, el tipo de compañeros, el jefe al que se reportará y otra serie de incógnitas poco descifrables por teléfono (muchas veces por política de empresa, como pueda ser el salario, la jornada, la ubicación, etc), que pueden repercutir negativamente la entrevista, provocando en muchos de los casos el desinterés sobre la misma, encontrando una oportunidad de trabajo, frustrada por sus propias convicciones.

Como vemos, de un lado y de otro, no todas las herramientas presentan beneficios, ni tampoco inconvenientes. Aunque es importante poner de relieve que, en este caso concreto, como podemos observar, encontramos que hay numerosos beneficios, vitales para dotar al proceso de selección de mayor calidad.

¿Conoces algún otro aspecto a tener en consideración sobre la entrevista telefónica? CUÉNTANOSLO. No obstante, permanece atento; la semana que viene os daremos algunas claves para pasar la entrevista telefónica satisfactoriamente.

Espero que este artículo os haya sido de utilidad y os haya gustado tanto como lo he disfrutado escribiéndolo. Si te ha gustado, no dudes en compartirlo; tus contactos lo agradecerán 🙂  Gracias. 

 

JEFES: UNA DE LAS CLAVES DE TU ÉXITO EN CUALQUIER EXPERIENCIA LABORAL

En la gran mayoría de las entrevistas, pregunto a los candidatos qué factores les llevan a valorar un cambio de empleo, o qué tendría que tener un proyecto para que les resultara atractivo. Salario, flexibilidad o buen ambiente de trabajo son algunas de las respuestas más frecuentes. Sin embargo, algo que marcará tu trayectoria en una empresa es la relación directa con tu jefe.

EMPLEADO, YO SOY TU PADRE

descarga

Si hiciéramos una similitud entre la empresa y la familia, el rol que ocuparía tu responsable sería similar al de un padre o madre. Te impondrá normas y límites, será el que te premie o te castigue en función de tu rendimiento y también el que decida si sigues o no en la empresa. Puede que disfrutes de un buen ambiente de trabajo, un sueldo maravilloso y que la oficina esté ubicada al lado de tu casa. Pero si tienes un mal jefe, todo lo anterior dejará de tener tanto valor para ti. Pero, ¿cómo puedes descubrir si tu futuro jefe será un buen o mal padre para ti?

LA ENTREVISTA CON TU FUTURO RESPONSABLE, CLAVE PARA TU ÉXITO EN LA EMPRESA

1454917545_707410_1454918077_sumario_normal

Cuando llegas a la última fase de un proceso de selección, lo normal es que te toque conocer a la persona que reportarás. Más que una nueva evaluación, se convierte en una charla para ver qué tal feeling y encaje se da entre el candidato y responsable. Incluso el componente formal pasa a un segundo plano y la informalidad se convierte en el principal protagonista. Como entrevistado puede que te sientas muy a gusto y que te resulte interesante trabajar con la persona que tengas delante. Mi consejo es que aproveches la entrevista para saber más sobre cómo será él o ella. Y una de las claves es realizar preguntas que te permitan recabar información que te ayuden a tomar la importante decisión, de no solo elegir un nuevo proyecto, sino también introducir en tu vida laboral una figura con una gran influencia sobre ti.

Es importante que descubras el tipo de empleado que prefiere tu jefe, o para ser más exactos, qué características tiene que tener en su forma de ser y trabajar para que él le brinde todo su apoyo y confianza. No hay que dar nada por hecho, y es fundamental salir de esta entrevista con las cosas muy claras. No elijas solo un buen proyecto, elige también a un responsable que case con tu manera de trabajar. A continuación, te dejo un listado de preguntas que podrán ayudarte a obtener más información:

  • ¿Qué competencias son las que más valoras en un empleado?
  • ¿Qué necesitas de un trabajador para que confíes en él?
  • ¿Cómo gestionas a tu equipo?
  • ¿Qué esperarías de mi si soy contratado?

LO QUE LA VERDAD ESCONDE

Todo puede resultar maravilloso hasta que descubres que la persona que te dirige no es aquella que te hace sentir como pensabas. Al igual que existen malos trabajadores, hay muchos responsables que carecen de un mínimo de habilidades para dirigir equipos. Antes de cambiar de proyecto, es importante que intentes entender el punto de vista que tiene tu responsable. Ser jefe no implicar ser perfecto y tú puedes ayudarle a mejorar en sus competencias y gestión de equipos.

Una de las claves para tener una buena relación con él, será el que consigas su confianza. Sin ella, tu futuro laboral estará perdido, por lo que descubrir cómo conseguirlo será algo vital para tu desarrollo. También debes tener mucho cuidado a la hora de criticar su comportamiento con compañeros que tengan tu misma jerarquía. Si algo te molesta, es bueno que se lo transmitas directamente a él.

CUANDO TE TOCA SER JEFE

Si actualmente tienes un equipo a tu cargo, o lo vas a tener en un futuro, no debes olvidar esto: trabajas con personas no con máquinas. Hacer sentir mal a tu equipo llevará al fracaso y a la pérdida de alguno de sus componentes. La crisis económica parece ir disminuyendo, lo que permite que los movimientos laborales sean cada vez más frecuentes. Ser un buen responsable es muy complicado, pero si consigues hacerlo, tendrás un gran equipo y buenos resultados. ¿Cómo serlo? Lo primero, conocer bien a las personas que te reportan, qué les motiva, qué les incomoda y cómo sacar lo mejor de ellos. Establece una relación de confianza y comunicación con tu equipo, que sepan lo que tú esperas y dales un feedback constructivo cuando algo no se hiciera bien.  Y sobre todo respeta, no creas que por tener una posición de más jerarquía puedes tener derecho a menospreciar a otras personas. Por último, eres el ejemplo para tu equipo y lo que tú hagas será imitado por ellos. Estas son algunas pautas que te permitirán que tus empleados vengan con ganas de dar el 100%. En futuras entradas desarrollaremos técnicas para mejorar en tus habilidades de liderazgo y gestión de equipos.

Si te gustó la entrada no dudes en recomendar o compartir 🙂