proceso de selección, feedback, retroalimentación, entrevista de trabajo, job interview, España, Spain, RRHH, HR, criba telefónica, publicar oferta de trabajo, apto, no apto, descartado, seleccionado, selección, contratado, rejected, hired, tiempo, employer branding, candidatos, profesionales, técnicos de selección, ETT, consultorías, email, redes sociales, RRSS, teléfono, personal, entrevista personal, experiencia, salario, competencias, entrevista por competencias

LA IMPORTANCIA DEL FEEDBACK EN SELECCIÓN DE PERSONAL: UNA CRÍTICA A LA REALIDAD

En el tema que vamos a tratar hoy, hablaremos de una fase del proceso de selección que no es común que se cumpla por parte de las empresas a la hora de seleccionar personas: hablamos del feedback, retroalimentación o simplemente el resultado de la entrevista (un tema que hace algún tiempo hemos tratado en el blog pero que hoy rescatamos para verlo en la realidad de forma crítica).

Puede que, del lado de los candidatos, desde fuera, se vean todos los procesos de selección igual; bajo la óptica de o eres apto o descartado. Para los profesionales de RRHH son algunos pasos más: publicación de la oferta, criba curricular, criba telefónica y citación, entrevista personal y contratación. Pero, ¿qué ocurre con los candidatos que no han pasado a la siguiente fase? La respuesta es evidente… Pero ¿por qué?

Captura de pantalla 2017-10-15 a las 19.43.42

Hay muchísimas razones por las que los candidatos no pasan a la siguiente fase. Las más frecuentes son: no cumplir con la experiencia requerida, no cumplir con las expectativas económicas del puesto, no poseer la formación, no tener el perfil competencial requerido, no alcanzar el nivel de idioma estipulado, etc. Ahora bien, si conocemos las razones, ¿por qué las empresas no las comunican? Y aquí viene el común denominador de la gran mayoría de las compañías que ocupan, al menos, el tejido empresarial de nuestro país. Las empresas no dan feedback por una cuestión de tiempo. Hay muchas cosas que se desarrollan en paralelo y en ocasiones, para no perder tiempo en cosas “secundarias” como pueda parecer el hecho de dar feedback, no se da.

A título personal, creo que este es un concepto que debería de cambiar ROTÚNDAMENTE. No nos engañemos (con todas las disculpas del mundo para aquellos profesionales de selección que me estén leyendo), hay una razón más allá por la que no se da feedback a los candidatos. Es la confusa y errónea idea de que hacerlo no aportará valor a nuestros procesos de selección. Es una cosa que, fallídamente, han instaurado muchas empresas a la hora de implantar la estrategia y la logística de los procesos de selección en nuestro país y es por eso que no se da (y digo de nuestro país porque, francamente, desconozco lo que hay fuera).

Tenemos que recordar que trabajamos con, por y para las personas. Y lo peor de todo es que no consideramos el hecho de que el día de mañana, dentro de esas candidaturas, incluso, podemos estar nosotros para optar a otra oportunidad. ¿Hemos parado a pensar la cantidad de ajustes que las los candidatos hacen para poder acudir a una entrevista de trabajo (cambiar horarios laborales, atender a menesteres personales, etc)? ¿hemos considerado la cantidad de tiempo que estos invierten a la hora de exigirles que hagan pruebas aptitudinales o psicotécnicas? ¿hemos considerado la de horas que han invertido en encontrar una empresa que se ajuste a su ideología/filosofía/cultura /expectativas? Y la respuesta, insisto, es no.

feedbackLas empresas avanzan, con ello las estrategias comerciales y marketinianas y vemos que, a la par, las estrategias de employer branding también lo hacen. Ensalzamos los beneficios que tiene el formar parte de la plantilla de una determinada compañía pero dejamos en el olvido lo importante y beneficioso que es para la marca empleadora que los candidatos terminen satisfechos en los procesos de selección, independientemente de si la decisión final es un “contratado” o “descartado”. Y es que solo el hecho de haber podido participar en un proceso de selección de compañías de este tipo, si se considera que ha sido de forma profesional, objetiva y adecuada, impactará en la percepción de nuestra compañía de forma directa.

Hay muchas formas de comunicar al candidato la razón por la que no continúa en el proceso de selección. Fráncamente yo lo hago y no me lleva prácticamente nada de tiempo. Imaginemos cuánto nos cuesta utilizar las siguientes vías o canales de comunicación: email, redes sociales, llamadas telefónicas o incluso de forma personal. El tiempo puede oscilar entre 1 y 5 minutos como máximo. Poniendo sobre la balanza nuestro esfuerzo frente al que hacen los candidatos, ¿no consideráis que es algo que merecen recibir? Desconozco vuestra opinión, pero yo creo que sí; todas las empresas deberían hacerlo. Cosa distinta es que el candidato lo acepte o no. Pero creo que es una obligación nuestra (como profesionales de RRHH y de selección) y es un derecho que todo candidato debe de tener.

proceso de selección, feedback, retroalimentación, entrevista de trabajo, job interview, España, Spain, RRHH, HR, criba telefónica, publicar oferta de trabajo, apto, no apto, descartado, seleccionado, selección, contratado, rejected, hired, tiempo, employer branding, candidatos, profesionales, técnicos de selección, ETT, consultorías, email, redes sociales, RRSS, teléfono, personal, entrevista personal, experiencia, salario, competencias, entrevista por competencias

Cuando contacto a candidatos para explicarles que no continúan en el proceso, la sensación es agridulce: por un lado tenemos que explicar por qué no continuan en el proceso y, a decir verdad, no es plato de buen gusto. Pero prácticamente en el 99% de los casos, los candidatos lo reciben en sentido positivo. La gran mayoría de ellos lo agradecen porque así conocen sus áreas de mejora en las que trabajar para, en el futuro, dar con el perfil que buscan las empresas. Además, saber que esa puerta se ha cerrado, también lo valoran positivamente porque saben que desde ese momento, tienen que continuar buscando y barajando nuevas posibilidades o alternativas. E insisto, no es plato de buen gusto, pero es un derecho que tienen y que no debería de ser negado.

Imaginaros que hoy no encajan esas personas en nuestro perfil, pero mañana, rebuscamos en nuestra base de datos y ¡CARAMBA! sí encajan. ¿Les volverías a contactar? Seguramente que sí, pero eso a los candidatos podría generarles bastantes expectativas en negativo de la empresa (y con mucha razón). Otras veces, ocurre otra cosa más. Hay momentos que, por cuestiones estratégicas, ni los departamentos de RRHH sabemos quién será el candidato finalista. Más aun en consultorías, ETT´s, etcétera, donde nos comunican que el proceso se ha paralizado, necesitamos encontrar otras personas para contrastar perfiles y continuar con la búsqueda.  Qué menos que si el proceso de selección se va a dilatar en el tiempo, le transmitamos a los candidatos ese mimo que merecen por la espera. Por poner un ejemplo, si es posible que mañana, dentro de una semana o dentro de un mes vas a contactar a un candidato para decirte que va a ser contratado, qué menos que el candidato conozca esta situación de antemano y le llamemos periódicamente (con mayor o menor frecuencia) para transmitirle tranquilidad y agradecimiento por la espera. Al fin y al cabo, es un poco injusto que al día siguiente les llamemos y les obliguemos a “dejar todo” para que se vengan con nosotros.

image05

Puede que parezca insignificante pero creo que dar feedback puede ser muy beneficioso, tanto para las empresas como para los candidatos y profesionales del sector. Es un “cambio de chip” que necesita nuestro sector para aproximarnos, más aún, a los candidatos. Las tecnologías han evolucionado, con ello los medios de comunicación y creo que el elenco de vías por las que se puede dar feedback son bastante amplias. Incluso esto es algo que ya han introducido muchos portales de empleo a la hora de desempeñar ese papel de enlace entre empresa y candidato y, a título personal, creo que es algo que tenemos que aprovechar y que tenemos que realizar. Desde luego, si me diesen la oportunidad de diseñar e implantar una estrategia de reclutamiento y selección, es algo que llevaría a cabo sin lugar a dudas.

¿Y tú? ¿qué opinas del feedback? ¿crees que es algo necesario y vinculante? ¿si pudieses elaborar una estrategia de reclutamiento y selección lo valorarías? Cuéntanos tu opinión. Recuerda, nosotros también aprendemos de nuestros lectores 🙂 Un saludo, feliz semana y no dudes en recomendar si te ha gustado esta entrada.

 

 

 

Anuncios

LOS 3 GRANDES ERRORES DE LA SELECCIÓN DE PERSONAL EN ESPAÑA

240_f_82241580_5b2ax51lc5xwczwfxl0aklghjnqtmpli

Nada es perfecto, y menos en selección de personal. Desde este blog siempre se han buscado ofrecer buenos consejos y estrategias a la hora de buscar trabajo. Sin embargo, también he querido reflejar la realidad y  áreas de mejora que tiene la selección de personal en España. Por ello, quiero sincerarme con vosotros y compartir los principales talones de Aquiles que detecto en cómo se plantea el mundo del reclutamiento.

Antes de empezar un par de apuntes a tener en cuenta. El primero de ellos la crisis, y cómo sus efectos negativos han influido mucho en el mundo de los RRHH. El segundo la subjetividad de este artículo, ya que lo que ofrece es mi punto de vista, por lo que se podrá estar más o menos de acuerdo con él. Allá vamos.

1 – LA FALSA PERCEPCIÓN SOBRE LA DIFICULTAD EN LA SELECCIÓN DE PERSONAL

¿Es fácil encontrar a un trabajador para un determinado puesto? Os sorprendería la cantidad de veces que he escuchado (tanto de algún responsable como de compañeros de RRHH que lo escuchaban de los suyos) algo parecido a “En estos tiempos tan malos tiene que haber muchísima gente en el mercado de trabajo. No entiendo cómo no logras cubrir el puesto que ofrecemos” Esta forma de pensar permite que se hayan bajado los salarios, debido a la famosa ley de la demanda y oferta, y también que se devalúe el trabajo de los reclutadores.

Da la impresión de que cubrir cualquier vacante, sean las condiciones que sean, es algo que debe hacerse de manera rápida, sencilla y sin muchos costes. Eso lleva a que no se destine mucho presupuesto en selección por parte de las empresas y que se pueda perjudicar el propio proceso debido a la falta de recursos. Cubrir un puesto nunca es una tarea fácil y menos con muchas de las condiciones tan poco positivas que se ofrecen. Afortunadamente no todas las empresas piensan igual, pero queda mucho por mejorar en este aspecto.

2- ¿TÉCNICO DE SELECCIÓN?, ¿REALMENTE MERECE LA PENA TRABAJAR DE ESTO?

240_f_78590672_ep8al1gjb1bm3p0ule2ew69dprhacti7

Si la percepción es que encontrar gente en tiempos de crisis es fácil, entonces las personas que se dediquen a esa labor no deben pasarlo nada mal en su trabajo. Además, no se requerirá pagar un salario decente a los profesionales que se dediquen a ello. Incluso todo el mundo puede valer, independientemente de sus estudios y experiencia, ya que no solo encontrarás psicólogos, abogados, politólogos y gente que estudió ADE. En algunas consultoras podrán entrevistarte ingenieros, médicos y arquitectos. ¿Todo vale para trabajar seleccionando personal? Mi opinión es un rotundo no.

Además, muchos compañeros de profesión no tienen un salario y condiciones dignas, lo que afecta a su motivación y desempeño. En el mundo de las consultoras y empresas de trabajo temporal, el rol del entrevistador se transforma a un perfil más comercial, ya que las exigencias de los clientes son cada vez más altas. Por último, y unido al párrafo anterior, hay muchísima competencia a nivel de la cantidad de perfiles profesionales que pueden encajar en el puesto lo que lleva a que no esté clara ni la formación ni las habilidades para desempeñar correctamente el rol.

Cuando pensamos en una empresa, lo que nos viene a la cabeza es su marca. Imagina CocaCola, Apple o Ferrari. Podrá venir a tu mente su logotipo, valores o productos. Sin embargo, sin trabajadores no existirían las empresas. Y el capital humano es el principal activo de cualquier compañía. Elegirlo bien, o no, tendrá unas consecuencias muy relevantes en el futuro. Tener las habilidades para hacer ese proceso de toma de decisiones requiere mucha experiencia y desarrollo.

3 – LOS PROBLEMAS DE COMUNICACIÓN DURANTE TODO EL PROCESO

La selección se realiza de manera descriptiva. No contratamos a personas por cómo trabajan sino por cómo relatan que hacen su trabajo. Si el candidato no tiene buenas habilidades comunicativas, aun siendo un crack en su puesto, puede no pasar entrevistas de primera fase. Y lo mismo pasa al revés, pésimos trabajadores pueden convertirse en excelentes candidatos.

Además, hay muchos intermediarios en la mayoría de procesos como consultoras o headhunters. Cuantas más partes intervienen más difícil es que la comunicación sea clara y  fluida.

Por último el feedback. Muchas veces no se comunica, pero también es difícil hacerlo de manera objetiva. Si hay pruebas técnicas en el proceso, entonces puede ser más fácil. Por ejemplo, una de inglés o un test de conocimientos. Pero, ¿qué ocurre si un entrevistador piensa que el candidato no tiene las suficientes habilidades comerciales para el puesto?. Hay elementos que no se miden de manera objetiva y que pueden llevar a equivocaciones. Y por parte del candidato esa es una de las grandes quejas, el no saber qué tiene que hacer mejor en sus futuras entrevistas tras ser descartado.

En mi caso, intento mejorar día a a día en la manera que tengo de hacer entrevistas y de decidir qué candidatos pasan, y cuáles no, a la siguiente fase. En el curso que daré el 18 de Marzo en Madrid (si quieres más información pulsa aquí) te daré todas las claves para que puedas realizar con éxito tus procesos de selección teniendo en cuenta el contexto de mejora que existe hoy en día. No dudes en compartir la entrada si te gustó y en dejar en comentarios aquellas cosas que crees que deben mejorarse.