STOP ABURRIMIENTO: ATRAE Y SEDUCE LA ATENCIÓN DEL ENTREVISTADOR

tenor (1)

Hay un hecho que está comprobado, y lamentablemente más aun con el creciente uso de la tecnología, la atención se está perdiendo. Enfocado al ámbito laboral, si quieres pasar con éxito la fase de entrevista, deberás de alguna manera llamar la atención del entrevistador. Esto no es una tarea nada fácil, ya que hacerlo significa comunicar bien y enganchar con tu discurso a la otra persona. Si eres un buen comunicador tendrás más probabilidades de pasar con éxito a la siguiente fase del proceso. Pero si eres aburrid@, aunque seas un candidato increíble, puede que seas descartado. A continuación, te daré ciertos consejos para ayudar a los entrevistadores para que no acabemos como el animalito que pudiste ver más arriba.

NO CONVIERTAS TUS RESPUESTAS EN UNA ESPIRAL

Siempre me ha dado mucha pena entrevistar buenos candidatos que se cargaban la entrevista al dar excesivas vueltas a la respuesta. Focalizar el mensaje es algo obligatorio para comunicar bien. Si te andas por las ramas solo conseguirás distraer la atención del entrevistador y demostrar que cuando tienes que cerrar un problema puede que inviertas más tiempo de la cuenta remoloneando en otras cosas.

Es importante preparar la entrevista para saber cuánto tiempo dedicas a responder las dudas que te plantea el técnico de selección. Una entrevista tiene que ser una interacción entre dos partes, y un monólogo no es nada positivo ya que la clave  es poder responder preguntas y no echar un discurso sin fin hasta que tengas que ser  interrumpido por el entrevistador. Un truco mientras estás hablando es hacerle alguna pregunta al entrevistador tipo, ¿Quieres que te cuente algún proyecto en específico?, ¿Quieres que te comente alguna función concreta de esta experiencia?, así le harás interactuar y pondrás por unos instantes la atención en él.

QUÍTATE LA CARETA DE LA SERIEDAD Y FRIALDAD

giphy (1).gif

En una entrevista de trabajo hay que ser profesional pero tampoco debes ser una persona con semblante excesivamente formal y que no incluya nada de humor en su discurso. Es importante no caer en exceso de cercanías pero no debes olvidar que tienes que intentar que tu relación con el entrevistador fluya.

No hace falta que seas un mago del humor, tu objetivo no es hacer reír al entrevistador, pero es importante que sonrías y puedas, de alguna manera, hacerle ver que podrás ser una persona que trabaje bien en equipo y que se adapte a los compañeros de trabajo. ¿Es cierto que para determinados tipos de perfiles la seriedad puede valorarse? Sí pero hasta cierto punto. Hoy en día establecer relaciones y contactos está a la orden del día y si eres excesivamente serio y frío te costará bastante hacerlo.

NO IMPORTA TU HISTORIA SINO CÓMO LA CUENTES

Yo te puedo contar una historia de una niña que se perdió en el bosque, un bosque lleno de árboles con hojas de distinto color. Por cierto, la niña vivía en  una ciudad y de repente aparece un lobo. Y el lobo bueno ya sabes, habla con ella y acaba en su tripa. ¿Menudo rollo no? Pero tal vez sí te cuento que a cada paso que daba aquella pequeña niña en el bosque, sentía latir cada vez más fuerte su corazón, porque había algo que le atrapaba. Tenía una sensación rara, no sé explicarte, como si  las hojas fueran tapando poco a poco la luz hasta sumirse en una especie de oscuridad. Ella empezó a temblar y no dejaba de mirar al suelo. Y de repente lo escuchó. Era una respiración fuerte, a pocos metros de ella. Notaba también un fuerte olor. Levantó la mirada y entonces le vio…; Aquí puedes ver un ejemplo de como una misma historia puede atrapar más o menos al entrevistador.

¿Cómo conseguirlo? Primero contando las cosas de manera clara y con orden. Para mantener la atención es importante ir punto por punto. Si vas a cambiar a algo totalmente distinto, por ejemplo de un proyecto de tecnología a otro de gestión de equipos, haz una pausa para poder hacerlo.

Por último, da algo de emoción al mensaje pero siempre enfocándolo a algo positivo. Lo mucho que te gustaba una tarea, lo positivo que fue sobreponerse a una situación o cómo pudiste levantar los ánimos del equipo ante una crisis. Haz cambios también en tu tono de voz, enfatizando lo importante o quitándole importancia a lo relevante.

NO HABLES EN MARCIANO: ADÁPTATE AL LENGUAJE DEL ENTREVISTADOR

giphy.gif

Seguro que no hablas igual a un niño que a tu pareja o  jefe. Adaptas el contenido del mensaje a cada uno. Muchas veces damos por supuesto que nuestro interlocutor conoce expresiones y jerga propia de nuestro sector, y lamentablemente no es así.

En una primera fase, pregunta al técnico de Recursos Humanos si entiende aquellas tareas y tecnicismos a los que has hecho referencia. Si no es así, intenta simplicarlo y explicarlo de otra manera. Lo importante es que reflejes que tienes experiencia en lo que se busca, ya podrás bajar al detalle en siguientes entrevistas en las que podrás hablar más cómodamente en el plano técnico con una persona que debería ser experta en ese campo.

 

Anuncios

¿DEBO INCLUIR EL NOMBRE DE MIS CLIENTES EN MI CV / LINKEDIN?

Estás redactando tu CV, en pleno brainstorming (lluvia de ideas) y de repente, tras una ardua búsqueda en tu experiencia pasada y presente, se te viene a la cabeza un rayo de luz. Y te preguntas, “¿debo de incluir el nombre de mis clientes en mi CV / LinkedIn?”.

brainstorming

Hay determinadas profesiones que, según la particularidad del sector al que pertenezcan, enfocan su trabajo, sus responsabilidades y sus tareas a los proyectos para otras empresas. Éstas, pueden ser empresas de outsourcing  (subcontratación) como consultoras, ETT´s,  auditorías, implantación de software informático, etc, cuyos clientes son, en definitva, otras empresas (serían servicios B2B – business to busines -,  en vez de B2C – business to client).

Como much@s de vosotr@s ya sabéis, LinkedIn, además de ser una de las redes sociales más importantes del mundo (la que más a nivel profesional) también funciona como una base de datos en donde todos y cada uno de los elementos que componen nuestro CV,  son palabras clave, también conocidas como Keywords. Éstas, a través de las herramientas que proporciona LinkedIn para los reclutadores, permiten estructurar una búsqueda directa de candidatos en base a los criterios del puesto que se desee ocupar.

Mi recomendación personal es que no lo pongáis porque, según del modo que se mire, puede dar más problemas que beneficios. Para un CV propiamente dicho puede ser bueno porque puede darle bastante peso e importancia, más aun si son grandes empresas aquellas con las que has trabajado, pero no es el caso de LinkedIn. Por otro lado, para aquellas personas que trabajan como freelancers y trabajan de forma independiente, quizás pueda ser bueno que lo incluyan porque trabajan con distintos clientes y puede beneficiarles mucho en su estrategia comercial. También recomendaría ponerlo si hay información pública relacionada, descrita en prensa o informes públicos procedentes de instituciones públicas o empresas de gran envergadura. Pero como trabajadores comunes, recomiendo que no.

No debemos de olvidar que LinkedIn es una herramienta que hace que estemos abiertos a todo el mundo y, como trabajador que es de esa empresa, tienes unos derechos pero también unas obligaciones entre las que se encuentra el principio de confidencialidad (aplicado, por ejemplo al secreto comercial) y el derecho a la propiedad intelectual. A esto también se suman las cláusulas que hayan podido haber firmado la empresa y el trabajador y que, quizás no se tenga en mente. Por lo tanto, mi respuesta a la pregunta inicial es que no lo pongas salvo las excepciones descritas.

Además, si los pusiera, ¿te daría más visibilidad? Yo considero que no. ¿Por qué? Porque cuando los reclutadores introducimos las keywords en LinkedIn para buscar a candidatos, solemos poner palabras tales como responsabilidades, habilidades, tareas, etc. Rara vez ponemos como keyword el nombre de una empresa. Sí es cierto que hay un campo para buscar a personas por el nombre de empresa, pero esa búsqueda lo hace no por el campo de “Keywords” sino por el campo de “Empresa Actual”. Por dar un ejemplo, para que lo entendáis, si mi amigo trabaja en un callcenter llamado Telecorp para una empresa cliente llamada Coco-Loca, por mucho que ponga que ha trabajado con Coco-Loca, como no es su empleador, nunca aparecerá en los resultados de personas que trabajen en Coco-Loca. Solo aparecerá en los resultados de búsquedas por empresas donde se haya escrito como criterio “Telecorp”.

Lo mismo ocurre con otra opción que LinkedIn ofrece a los recruiters con el tamaño de la empresa (otro campo que segmenta las búsquedas por el número de personas que trabajan en la empresa). Para clarificar este detalle, digamos que Coco-Loca tiene 2.500 trabajadores y Telecorp solo tiene 300. En ese resultado, aunque tuviésemos a un candidato cuyo CV indica que ha trabajado con Coco-Loca, no aparecería en esa búsqueda, porque él solo aparecería en la de 300 ya que es empleado de Telecorp. Por lo que también carecería de sentido.

Business people, thumbs up, group, agreement

¿Cuál es mi recomendación entonces? mi mayor recomendación es que pongas el tipo de sector de los clientes en vez del nombre, porque probablemente le aportaría mucha más visibilidad y valor a tu perfil. Por ejemplo, sector construcción, alimentación, moda, etc. Porque esa opción, al menos por ahora, no está segmentada por LinkedIn y ese sí es un criterio que utilizamos los reclutadores y no quedaría afectado por los derechos y obligaciones anteriormente mencionados.

Por resumir, salvo que fueses un freelance, abogado de gran envergadura o un project manager que participa en proyectos públicos y dados a conocer transparentemente en documentos oficiales y prensa, no te recomendaría que pusieras tus clientes en LinkedIn.

En el caso del currículum, te recomendaría que lo pusieses solo en el caso de que sepas que tu CV llega directamente al técnico de selección o reclutador al cargo porque solo de esta manera te asegurarías que tu CV llega a buen puerto. Pero lo que sí que te recomiendo al 100% es que esos clientes que tanto impacto crees que han tenido en tu experiencia, los menciones durante la entrevista de trabajo, porque estoy seguro que ahí sí que sumará peso a tus argumentos 🙂

¿Te ha gustado el artículo? ¿Podrías compartirlo o recomendarlo a tus contactos? Muchas gracias de antemano 🙂

MITOS Y LEYENDAS DE LAS ENTREVISTAS DE TRABAJO

faunos_mitos_leyendas_historias.jpg

Durante el mes de Septiembre vas a poder leer una serie de artículos con los que podrás prepararte para cualquier entrevista de trabajo. Te daré tanto conocimiento como técnicas que te ayudarán a generar la mejor impresión posible en esta fase del proceso de selección.

¿Y por dónde empiezo? Por desmitificar algunas creencias que se tienen sobre las entrevistas. Puede que tú las tengas, o tal vez no, pero en mi experiencia en el asesoramiento laboral he recopilado aquellas que se repiten y parecen ser más comunes. En este artículo te hablaré sobre las tres principales.

EN LA ENTREVISTA HAY QUE MENTIR Y DECIR COSAS QUE NO HAS HECHO

giphy-downsized.gif

Tú di que has hecho de todo”, “Invéntate estas funciones” y “Aunque no lo hicieras ponlo en tu CV” son ejemplos de consejos tan comunes como poco válidos a la hora de hacer una entrevista. Además, se tiene la percepción de que hay que inventar los logros que hemos tenido. Un ejemplo muy claro es en relación al nivel de inglés. En el 70% de entrevistas presenciales que realizo el nivel real es inferior al indicado por candidato en el CV y en la primera conversación telefónica.

¿Y esto por qué ocurre? Sin entrar en debates, y aquí te doy mi opinión personal, creo que vivimos en una cultura en el que se genera la necesidad de tener que exagerar las cosas de las que se somos capaces. Y es algo que puede observarse en muchas profesiones, empezando desde políticos hasta deportistas. El problema que tiene hacerlo en las entrevistas es doble. El menos grave, que te pillen y seas descartado. Sin embargo, lo peor que puede pasarte es que consigas el trabajo y seas despedido por no poder cumplir las expectativas que tus palabras y CV generaron.

Es obvio que en la entrevista hay que venderse. Pero para ello no hay que mentir. Mi recomendación es que pongas en valor las cosas que sabes hacer. Y si consideras que eres bueno haciendo una tarea, debes exponerlo pero siempre con resultados y humildad.

 Un consejo es no atribuirte el adjetivo a tu formad de ejecutar la tarea. No es lo mismo decir “Yo soy muy bueno en esto debido a…” a decir “Yo haciendo esta tarea obtengo resultados muy positivos debido a…”. En el fondo el mensaje es similar, pero mientras en el primer caso te halagas a ti mismo, en el segundo emites un juicio de valor sobre lo que haces y no lo que eres. Y créeme, no hay peor cosa que escuchar a alguien lo bueno y bonito que se cree ser.

Vale bien, ¿pero cómo digo que nunca he hecho algo?. Esto es algo que te ocurrirá en muchas ofertas, en las que tal vez tengas experiencia en el 70% de las funciones pero no en el 30% restante. Dos consejos para poder afrontarlo:

  • Decir que te gusta aprender cosas nuevas y se te da bien adaptarte a la adquisición de nuevos conocimientos y experiencia.
  • Busca tareas parecidas que realizaste y expón en la entrevista la relación que pueden tener. Ejemplo: Yo actualmente trabajo gestionando un equipo y tocando varias áreas de Recursos Humanos. Vamos a imaginar que quiero aspirar a un puesto comercial de venta de productos de Apple. Nunca he vendido un ordenador. Sin embargo, cuando hago entrevistas, en cierto modo estoy vendiendo las posibilidades de carrera que hay en mi empresa. ¿Es el mismo tipo de venta? No. ¿Puede haber competencias que estén relacionadas? Sí. Y aquí está la clave, en hacer ver al entrevistador que aunque no hayas hecho lo mismo sí que has realizado algo parecido.

EL ENTREVISTADOR ES LA BARRERA MÁS IMPORTANTE DEL PROCESO DE SELECCIÓN

descarga.gif

Sin perjuicio de que los profesionales del mundo de  los RRHH debemos mejorar, si piensas de esta manera tendrás muchos problemas en los procesos de selección en los que participes: irás a la entrevista nervios@, se te notará tu falta de afinidad y confianza con el entrevistador…

El objetivo de un técnico de selección es, valga la redundancia, seleccionar. A mí no me pagan por descartar gente. Me pagan por escogerla. Por tanto, yo soy tu mejor aliado para poder pasar a la siguiente fase. Te doy varios consejos para generar una buena relación con cualquier entrevistador que conozcas:

  • Independientemente de la persona que tengas delante: Sé amable. Encontrarás gente de todo tipo, con mayor y menor experiencia. Algunos serán más cercanos y otros no lo serán tanto.
  • Confía en el entrevistador. Si no lo haces será muy difícil llevar bien la entrevista.
  • Combina cercanía con profesionalidad. Intenta por tu parte que la otra persona se sienta también a gusto durante el proceso.

Además, te invito a que leas este artículo que publiqué hace tiempo.

INFLA MUCHO TU SALARIO ACTUAL

s-8e0370b3d22d1fbce06946faae6787b136d9dfac

Me gustaría diferenciar entre dos términos. Con salario actual me refiero al sueldo que estás ganando actualmente. Por otro lado, están las expectativas salariales, es decir, lo que te gustaría llegar a ganar en un nuevo proyecto. Existe la creencia de que hay que exagerar lo que estás percibiendo actualmente para que te ofrezcan una cantidad desorbitada. Sería algo así como decir que estás obteniendo 20.000€ (cuando realmente son 13.000€) y que te cambiarías por 25.000€. ¿Pueden conseguirse ese tipo de movimientos? Sí, pero es arriesgado.

Dependiendo de la pericia del técnico de selección que te entreviste, y también del potencial de la BBDD de la empresa, es muy normal tener datos salariales de lo que pueden estar ganando compañer@s de tu empresa. Aunque siempre hay excepciones, los salarios de los empleados deben seguir ciertas reglas y para mismas categorías deben estar situados en una franja similar. Por tanto, no es muy complicado detectar cuando un candidato exagera en cuanto a lo que gana actualmente.

También puedes hablar de tu variable indicando que es muy alto. Cuidado también con esto, ya que el mensaje que estás transmitiendo es que eres buen@ obteniendo resultados. Eso hará que se tengan unas expectativas elevadas hacia ti desde el minuto 0.

Para terminar el artículo, me gustaría compartir dos reflexiones sobre este último apartado:

  • Cuanto más ganas económicamente también más pierdes en otros aspectos. ¿A qué me refiero? Piensa en el estrés, horas de trabajo, problemas, falta de conciliación…; Es imposible que te paguen más sin tener que renunciar a algo. No valores solo lo económico en tus entrevistas.
  • Si tú mentiste con tu salario de entrada entonces no puedes enfadarte si la empresa te promete/miente sobre un cambio de salario que vayas a tener. Al final, hay una doble moral que se nos olvida muchas veces cuando la aplicamos pero no cuándo la sufrimos.

Espero que te gustara el artículo y seguimos la semana que viene con más información para que superes con éxito tus entrevistas de trabajo.