¿PODRÍAS DECIRME UNA CARACTERÍSTICA NEGATIVA DE TI?

Una de las partes más críticas de la entrevista es la que se relaciona con las áreas de mejora que el candidato tiene que pulir en su desarrollo personal y profesional. Personalmente, he descartado a más de un candidato debido a su respuesta. Es muy importante saber qué contestar y cómo contestar a la famosa pregunta “¿Podrías decirme 3 puntos negativos de ti?”. Por eso, en menos de 5 minutos tendrás las claves para saber qué responder y sobre todo que entiendas la importancia y el peso que tiene en el proceso de selección.

defectos

1º PASO: CONÓCETE A TI MISMO

Te sorprendería el gran número de personas que entrevisté y que no supieron darme ningún área de mejora sobre ellos mismos. No hay peor respuesta ante esta pregunta que el silencio y decir que no sabes qué áreas de mejora puedes tener. Perderás credibilidad y generarás muchas dudas en el entrevistador.

Todos tenemos muchísimas áreas que mejorar pues la perfección no existe. Pero para saberlas hay que conocerse. Pueden servirnos los feedbacks que hemos recibido de otros responsables o incluso nuestra experiencia en el día a día. En este aspecto tenemos que ser humildes con nosotros mismos y ser responsables ante nuestras áreas negativas. Por muy buenos que creamos que somos, siempre habrá algo que nos haga mejorar.

Por ello, y como ejercicio, escribe 5 áreas de mejora tanto a nivel personal como profesional (excluye aquellas que tengan que ver con formación o idiomas). Es decir, ser cabezón podría valer. Sin embargo, mejorar el inglés, saber más de Excel o haber trabajado en contabilidad no valdrían.

2º PASO: SELECCIONA Y ELIGE TUS ÁREAS DE MEJORA

Un aspecto muy importante es seleccionar áreas de mejora que no te perjudiquen excesivamente durante la entrevista. Si por ejemplo dices que llevas fatal la presión, que eres demasiado susceptible o que tienes un carácter tan fuerte que gritas a tus compañeros, ten claro que no serás la persona seleccionada. Hay una serie de características que son valoradas en cualquier empleo, entre las que me gustaría destacar la educación, la capacidad de tolerar la presión, buenas habilidades comunicativas, trabajar en equipo y no ser una persona conflictiva, entre muchas otras. Si alguno de tus defectos vulnera mucho alguna de estas características, entonces debes eliminarlo de la lista.

Ahora bien, y esto como consejo personal, si detectas algún defecto fuerte debes plantearte hacer lo máximo posible por mejorarlo, ya que puede haber sido el motivo de algún problema en tu pasado, lo será en el presente y probablemente vuelva a repetirse en el futuro. Detecta lo que te puede hacer convertirte en una persona tóxica y cámbialo lo antes posible.

3º TRANSFORMA TUS ÁREAS DE MEJORA EN OPORTUNIDADES DE DESARROLLO

En la carrera de psicología cursé una asignatura relacionada con persuasión. Una de las cosas que aprendí, es la importancia de cómo transformar la información negativa en positiva. Muchos candidatos se limitaron únicamente a decir sus áreas de mejora. Sin embargo, otros dijeron su área de mejora y después cómo podrían mejorarla, es decir:

Soy una persona cabezona, me cuesta aceptar las opiniones de los demás (Respuesta únicamente negativa).

Soy una persona cabeza, me cuesta aceptar las opiniones de los demás. Pero esto es algo que me pasa solo durante los primeros minutos. Lo que hago es esperar un poco e intentar entender mejor el resto de opiniones, lo que me permite ceder en mi cabezonería. Confío mucho en mi criterio, pero cada vez que ocurre me doy cuenta de lo importante que son el resto de aportaciones. (Respuesta negativa pero que ofrece una solución ante el área de mejora).

defectos

La conclusión de esta pequeña lectura es que te conozcas mejor. Puedes mejorar en tantas cosas como tú quieras, siempre que te esfuerces en reconocerlas y en hacer todo lo posible por cambiar. A partir de ahora, aprovecha la pregunta relacionada con las áreas de mejora y demuestra tu credibilidad, tus puntos débiles, y sobre todo, el gran empeño que haces para sacar tu mejor lado profesional. Y recuerda, transforma todo lo negativo en oportunidades que te harán ser mucho mejor. 

UN PROYECTO GRATUITO QUE MEJORARÁ TU EMPRESA

Actualmente estoy cursando un máster a través de la EAE relacionado con liderazgo, inteligencia emocional y coaching. Uno de los proyectos relacionados con el Máster es el de poder aplicar un trabajo que estamos realizando en grupo. Por ello, estamos buscando una empresa dónde poder implantarlo de manera totalmente gratuita. Los únicos requisitos necesarios que necesitamos es que la empresa esté ubicada en Madrid y un grupo de entre 6-8 personas para poder implantar nuestro proyecto.

Nuestro objetivo es mejorar la comunicación y el trabajo en equipo del grupo de personas con las que trabajemos. ¿Cómo lo haremos? Realizando un diagnóstico inicial a través de un test que hemos validado estadísticamente. Posteriormente, y en función de las puntuaciones que obtengamos, realizaremos dos talleres (uno orientado a trabajo en equipo y otro en comunicación) la duración estaría por determinar, pero podría ser entre 2 y 4 horas aproximadamente. El objetivo de los talleres es formar a los asistentes en estas competencias, que vivan dinámicas que les permitan interiorizarlas y por último, poder brindarles herramientas con las que mejorar estas competencias. Finalmente, realizaremos un diagnóstico final con el que poder comprobar los cambios que se han producido en el grupo.

Estamos poniendo muchísimas ganas y cariño en este proyecto y estamos seguros de que será una experiencia inolvidable tanto para nosotros como para la empresa que deposite su confianza en nuestro grupo. La motivación, la ilusión y la pasión que sentimos por esta idea es tanta que daremos el 100% en esta experiencia. No importa de qué sector sea tu empresa, ni el número de trabajadores que tenga. Si quieres regalar una experiencia a tus trabajadores y que no tendrá ningún coste económico, entonces puedes enviar un correo electrónico a mtelaboral@gmail.com dejando tus datos de contacto y te llamaremos lo antes posible para darte más detalles, y si te parece interesante, cerrar una reunión para resolver todas tus dudas.

Muchísimas gracias por al apoyo, no dudes en compartir esta entrada por si alguien puede estar interesado.

¿ES POSIBLE CAMBIAR RADICALMENTE DE TRABAJO?

En una época de grandes cambios, es cada vez más frecuente el hecho de que muchos profesionales se sientan estancados y vacíos en los puestos que ocupan. Tras varios años de buen desempeño descubren que su trabajo actual no les hace feliz, pero no solo eso, sino que creen que su felicidad se encuentra en un sector totalmente opuesto al que se dedican. Una nueva necesidad surge en su interior haciendo que el trabajo que realizan sea cada vez más pesado unido a la frustración que provoca el pensar que no podrán dar ese cambio, ya que es demasiado tarde para hacerlo. Pero, ¿es posible cambiar radicalmente de trabajo?

ts4_ep01_announce_render

La respuesta es sí, pero honestamente las posibilidades se reducen debido a varios factores. El primero de ellos es el salario. Cuando llevas mucho tiempo en un puesto de trabajo también has acomodado tu vida a ese salario. Puede que no te guste lo que hagas, pero debido a tu experiencia, posicionamiento y al tiempo que llevas trabajando en la empresa, tienes una serie de beneficios a los que no puedes renunciar fácilmente. Es por ello, que cambiar a un puesto Junior de algo nuevo no es tan atractivo cuando vas a ganar bastantes euros menos al mes. Hay que saber muy bien el límite que se tiene a nivel salarial y ver si hay alguna oferta en la que se pueda encajar, ya que la respuesta puede ser un no.

Otro aspecto también se relaciona con la incertidumbre que producirá ese candidato. Por ejemplo, si veo el CV de una persona que lleva 10 años dedicándose a finanzas, y me escribe porque quiere aplicar para recursos humanos, saltará una alarma en mi mente preguntándome qué le ha llevado a tomar esta decisión. Además, me podrá generar inseguridad debido a que tampoco ha probado realmente cómo es trabajar en recursos humanos. ¿Y si no le gusta?, ¿Y si tras un tiempo decide volver a un puesto financiero? Podrán surgir muchas preguntas en mi mente debido a que buscamos candidatos seguros, es decir, que no abandonen la organización en poco tiempo. Y el perfil que cambia radicalmente de trabajo supone un riesgo por parte de la organización que lo contrate. Riesgo que se puede convertir en una gran apuesta, pero que hay que tenerlo en cuenta.

¿Y entonces?, ¿Qué se puede hacer? La formación puede ser una buena respuesta. Buscar un máster que respalde un conocimiento puede ayudar al cambio, pero cursarlo no implicará que cambiemos de sector con facilidad. Puede que te gastes más de 20.000 € en un MBA y que finalmente no consigas dar ese cambio. Ten cuidado en el lugar en el que inviertes tu dinero ya que es preferible hacerlo una vez estés trabajando.

Otra de las cosas que puedes hacer es buscar profesionales que trabajen en ese sector para que te expliquen cómo se realizan las funciones. Por ejemplo, cuando trabajas en una determinada profesión eres capaz de transmitir tus conocimientos y técnicas a una persona que acaba de entrar. Pues puedes intentar que hagan algo parecido contigo. Volviendo al ejemplo de RRHH, por mucha teoría que te den en un Máster sobre cómo hacer la selección de personal, será con profesionales que hacen entrevistas durante una parte importante de su semana, las personas con las que más podrás aprender. No te limites a leer, estudiar o cursar cursos. Intenta conocer de primera mano cómo trabajan los profesionales para saber cómo tendrías que trabajar.

También puedes buscar proyectos de empleo que te permitan acercarte al área que quieres. Hay puestos de trabajo que son más multidisciplinares y en los que se busca que el profesional realice varias funciones. Puedes localizar puestos en los que tu área de especialización sea la herramienta fundamental, pero que además puedas incorporar nuevas funciones a tu repertorio.

Por último, hay que ser realista ante el cambio y buscar los medios para conseguirlo. Por ejemplo, si de abogado quieres pasar a ser médico, entonces tienes que estudiar una carrera y cambiar radicalmente muchas cosas en tu vida para poder lograr dar el cambio.

En conclusión, cambiar es posible, y a menos que tengas muy buenos contactos, que emprendas o que tengas mucha suerte, un cambio radical es muy muy difícil de hacer pero no imposible. Sin embargo, os animo a que si tenéis claro que vuestra vocación es otra, entonces no dudéis en hacer lo máximo posible para poder llegar a vuestra felicidad.

Para finalizar te animo a que busques la respuesta a estas preguntas antes de plantearte un cambio: ¿Qué es lo que no te hace feliz en tu trabajo actual?, ¿Qué podrías cambiar para que te hiciera más feliz?, ¿Qué necesitas para cambiar radicalmente de trabajo?, ¿Cómo lo harías?, ¿Cuál sería el primer paso? y ¿Qué podrías hacer diferente que no hubieras hecho antes para poder encontrarlo?

Os recomiendo este vídeo para empezar esta aventura con una gran motivación: