¿CÓMO SUPERAR EL RECHAZO?

images (1)

Saber y aplicar la respuesta a esta pregunta servirá para que puedas tener más efectividad a la hora de encontrar trabajo, y también a disfrutar de cualquier experiencia que brinde la vida. Y no es una labor sencilla ni que se consiga de un día a otro.

Diariamente nos exponemos a muchas situaciones en las podemos ser rechazados. Que no quiera conocernos la persona que nos gusta, que no cuenten con nosotros para realizar una determinada actividad o que nos nieguen la posibilidad de desarrollar un nuevo proyecto en el puesto de trabajo son algunos de los ejemplos. Y esta sensación es algo que cualquier persona, en mayor o menor medida, vivirá en algún momento de su vida.

CUANDO TE RECHAZAN

images

Estás muy interesado en un proyecto de trabajo, has acudido a un par de entrevistas y tienes muchas ganas de entrar. Pensar en la posible decisión te hace sentir algo en el estómago. Esos nervios alteran tu tranquilidad. Sobre todo esa sensación de no saber qué va a pasar unida a que tú no tienes la capacidad de elegirte. De repente, te comunican que no eres la persona seleccionada. Al principio lo aceptas, pero empiezas a vivir esa decisión con cierta frustración. Según pasan las horas, una oleada de pensamientos empiezan a golpear tu autoestima. Quieres encontrar una explicación que probablemente atente contra algo de ti: tu manera de expresarte, tu imagen, tu formación, algo de tu forma de ser…; Puede incluso que repitas una y otra vez esa sensación negativa y que sea tan intensa por momentos que haga que te olvides de seguir probando y arriesgándote a inscribirte en nuevas ofertas.

Puede que con más o menos intensidad te sientas identificado con el párrafo anterior. Y es que a nadie le gusta ser rechazado ante algo que anhela. El problema se basa en que necesitamos encontrar una explicación que nos permita entender la decisión. Pero lo importante es gestionarla y aceptarla.

APRENDIENDO A GESTIONAR EL RECHAZO

Creo, y esto es muy personal, que nunca seremos capaces de no vernos afectados ante los rechazos. Podremos llevarlos de una manera mejor o peor, pero en un primer momento aparecen una serie de elementos negativos a los que tenemos que enfrentarnos. Tal vez el conocer los motivos nos ayude, pero también depende de la situación. No es tanto el tener una explicación sino el no vernos muy afectados por la misma. Y esto es tan subjetivo que depende de cada uno. A continuación, pondré una situación bastante común y la manera que han tenido personas que he conocido de gestionarla:

Situación: Un chico es rechazado por la chica que le gusta. Él le pregunta el motivo. Ella le responde que no le gusta físicamente.

Posibles respuestas ante el rechazo:

  • El chico se siente mal y piensa que es feo. Además, piensa que volverá a ser rechazado si se lanza a una chica.
  • El chico se siente mal, pero piensa que la atracción física es subjetiva y que no ha tenido suerte.
  • El chico decide apuntarse a un gimnasio debido a que cree que así podrá gustarle a la chica.
  • Aunque no era la respuesta que esperaba, se siente orgulloso de haberlo intentado.

Sé que estos ejemplos no presentan mucha complejidad, pero lo importante es saber que cada persona actúa ante el rechazo de una manera distinta. ¿Qué es lo importante? Que descubras tú la tuya.

EL MODELO DE ATRIBUCIÓN DEL RECHAZO

A través de este enlace podrás saber más de lo que te comentaré a continuación. En la carrera de psicología, aprendí una teoría que permitía atribuir la conducta a dos causas posibles:

  • Causas internas (rasgos de personalidad, inteligencia, motivación, etc.,)
  • Causas externas (suerte, situación, acciones de terceras personas…).

No es lo mismo haber sido seleccionados en un proyecto de trabajo por haber pasado una entrevista y una serie de pruebas técnicas, que serlo debido a que el presidente de la empresa es nuestro tío.  No nos deberíamos sentir tan realizados en el segundo ejemplo (causas externas) a si lo hubiéramos conseguido por nuestros propios medios (causas internas).

En términos del fracaso pasa algo parecido, dependiendo de las causas a las que lo atribuyamos, podremos reforzar en mayor o menor medida nuestra autoestima. Y aquí también depende de cada uno, pero algo muy importante es identificar qué acciones debemos llevar a cabo para tener más éxito en futuras ocasiones.

Y EL SECRETO PERFECTO PARA SUPERAR EL RECHAZO ES…

images (2)

Pues lamentablemente no existe, ya que las sensaciones que causa el rechazo son muy personales y cada situación es un mundo. Por tanto, es bueno identificar qué te sirve a ti. Algunos consejos pueden ser el recordar situaciones de éxito que te ayuden a eliminar la creencia de que siempre serás rechazado. Por otro lado, también el darle valor al haberte atrevido a intentarlo, y también tener confianza en ti mismo. Podrás leer mucho en Internet, en libros y escuchar consejos de personas a las que quieres. Y mi opinión es que en la vida a veces se gana y  a veces se pierde. Hay que disfrutar de los éxitos sin creérselos demasiado y superar el rechazo sin hundirse en el intento. Sin rechazo no valoraríamos la aceptación. De todo se aprende, lo importante es aceptarlo y después gestionarlo. Un rechazo puede ser un gran aprendizaje, pero si sabes la manera de que no te afecte entonces no dudes en ponerte en contacto conmigo.

GUÍA PARA VENDERSE BIEN EN UNA ENTREVISTA DE TRABAJO – CAPÍTULO 2: LA ENTREVISTA

Si no has leído el primer capítulo te recomiendo que pulses en este enlace. Has realizado un análisis sobre tus puntos positivos y negativos, por ello, cuentas con toda la información disponible para saber cuáles son las armas que llevarás a la entrevista. Algo imprescindible, y que no muchas personas hacen, es preparar la entrevista. Estoy de acuerdo en que habrá que mostrar naturalidad y fluidez, pero es fundamental dedicar un tiempo previo al análisis de cómo desenvolverte de una manera positiva cuando estés frente al entrevistador.

¿QUÉ OFRECES REALMENTE?

ofrecer

Antes de la entrevista debes saber en qué aspectos puedes encajar y en cuáles no tanto. Para ello, puedes utilizar la descripción de la oferta y apuntar de 1 a 10 el grado de experiencia que crees que tienes en cada uno de los requisitos. Aún más importante es indicar las razones en las que te basas para haberte dado esa puntuación, es decir, que identifiques conocimientos y tareas concretas que te permitan demostrar que sabes realizar dicho requisito. Soy consciente de que muchas ofertas no tienen una descripción clara, por ello me gustaría ponerte el siguiente ejemplo adaptado a una oferta dentro de RRHH:

“Se busca Técnico de RRHH con experiencia en selección de personal en al menos 2 años, nivel usuario de Excel y nivel Alto de Inglés”.

En este ejemplo tendríamos varios requisitos:

1º Tener experiencia en RRHH: Lo importante es tener identificadas las áreas dentro de RRHH en las que has tenido experiencia. Al final RRHH es muy amplio, pero es bueno el saber en qué áreas has trabajado y cuáles te gustan más y menos.

2º Al menos 2 años de experiencia en selección de personal: Aquí encontramos información más objetiva en cuanto al tiempo que nos solicitan. Sin embargo, el ámbito de la selección de personal tiene muchas funciones. Aquí habría que identificar qué funciones de una manera más exacta habrías realizado, por ejemplo: Publicación de ofertas en portales de empleo, entrevistas telefónicas, entrevista personales…; Además, en este caso sería bueno que especificases el tipo de perfil que has buscado (si han sido administrativos, informáticos, abogados…)

3º Nivel Usuario de Excel: Hay muchos programas en los que te pedirán cierto nivel, pero eso es muy subjetivo. Por ello, es bueno que tengas identificado lo que sabes hacer con el programa y qué podrías hacer para aprender a utilizarlo con un mayor grado de especialización.

4º Nivel alto de inglés: En este punto merece la pena ser realista y ceñirse a la opinión que pueden haber tenido en academias o profesionales con experiencia en impartir clases en dicho idioma. No olvides que tiene que ser tu nivel actual, ya que puede que hace unos años lo dominases al vivir en el extranjero. Sin embargo, en la actualidad está oxidado. Di siempre tu nivel actual y no el que tuvieras en el pasado, sobre todo porque probablemente te pedirán que lo demuestres.

PON FOCO EN LO INTERESANTE DESDE LA HUMILDAD

lupa

Algo muy importante para venderse bien es ofrecer toda la información que has recogido sobre ti. No es necesario que alargues mucho las respuestas dando datos que no son tan útiles. Mi consejo es ir al grano y centrase en lo que están buscando.

Imagina que tú estás buscando un profesor que te enseñe Francés y conoces a uno que se centra en decirte, además del Francés, lo bien que da clases de Chino. Puede que sea interesante pero tú estás focalizando tu búsqueda en un idioma y no en otro. Por ello, y esto lo encuentro en muchos candidatos, durante la entrevista no debes hablar de todo lo que sabes hacer sino de aquello que realmente es relevante para el puesto.

Por otro lado, te recomiendo que hables desde la humildad y que te sitúes en un punto de vista de que puedes mejorar cualquiera de las funciones que realices. Nunca digas frases como “soy el mejor en esto”, “todo lo que tenía mucha responsabilidad en la empresa pasaba por mis manos” o “no había nadie que lo hiciera como yo”. Otra cosa muy distinta, es que hables respecto a resultados medibles. Por ejemplo, si has sido el mejor comercial de tu empresa y puedes acreditarlo con datos, sí puedes ponerlo sobre la mesa, pero más que por alardear de ello para que los entrevistadores puedan tener una referencia exacta de tus habilidades de venta.

La prepotencia difícilmente te ayudará a conseguir un puesto de trabajo. Lo que si te ayudará a conseguir un trabajo es demostrar tu experiencia no solo en un papel sino con explicaciones que permitan demostrar que verdaderamente encajas en el puesto.