Mercado de trabajo, Mercado de bienes y servicios, oferta y demanda, demand and supply, compras, demanda, salario, precio, productos, trabajo, trabajador, selección, reclutamiento, compra-venta, adquisición, ETT, empresa temporal de trabajo, Outsourcing, Outplacement, relaciones humanas, liderazgo, rrhh, human resources, HR, necesidades, caro, barato, labour market

EL PROCESO DE SELECCIÓN ES UN PROCESO DE COMPRA-VENTA (PARTE I)

Hace casi un año, como ya comenté en alguna entrada o por redes sociales, decidí salir fuera del país y prometí traer distintas perspectivas al blog.

A decir verdad, el tema del que hablaremos hoy, el “mercado de trabajo” en su comparativa con “el mercado de bienes y servicios”, no es algo nuevo ni mucho menos. Pero sí que es cierto que, tras mi salida a otro país, es una cosa que ha pronunciado más aun mi forma de verlo.  Tal es así que he tenido que dividir la entrada en dos partes para dar argumentos suficientes para convencerte.

Captura de pantalla 2018-10-08 a las 20.35.09

¿A caso me estoy volviendo loco al comparar personas con bienes y servicios? No, en absoluto. Hoy veremos una comparativa de ambos lados del mercado donde el factor humano y psicológico seguirá estando en primer plano, bien sea de forma tácita (Parte I, con una visión más o menos económico-laboral, teniendo implicaciones tanto en un escenario microeconómico como macroeconómico) o explícita (Parte II, con una visión un poco más psicológica). Porque, como muestra de ello, y rezando lo que dijo un profesor de universidad, más que hablar de “Gestión de Recursos Humanos”, quizás sería más apropiado hablar de “Relaciones Humanas y Liderazgo”; algo que vendría a marcar las relaciones que hay entre las personas que integran una organización – entre empleados y sus empleadores.

Pero bueno, sin más dilaciones, lanzo la pregunta y respondo… ¿por qué digo que el proceso de selección es un proceso de compra-venta?:

1. Existe demanda y oferta: En ambos mercados, existe la oferta y la demanda. Y la fuerza de ésta depende de cómo se comporte el mercado  (algo que dependería, por ejemplo, de la elasticidad de la curva de la oferta y la demanda).

En el mercado de bienes y servicios, el demandante sería el cliente y el ofertante las empresas. Sin embargo, y ojo porque aquí os va a impactar mucho lo que voy a decir, los demandantes serían las empresas o empleadores (porque tienen una vacante que cubrir)  y el ofertante es el trabajador que es el que ofrece su experiencia y conocimientos a merced de las empresas.

maxresdefault

NOTA: Probablemente creerías anteriormente que quien demanda empleo son los trabajadores y no las empresas. Pero esto es porque lo confundimos con lo que popularmente conocemos como “INEM” o “SPEE”. Pero no es así.

2. Se compra para cubrir necesidades: En ambos casos se efectúa una acción de compra cuyo precio siempre vendrá dado por el mercado. Por ejemplo, nosotros compramos comida porque tenemos hambre. Sin embargo, las empresas compran capital humano para nutrir sus sistemas productivos y hacer crecer la organización. De hecho, es por eso que son ellos los que cumplen el rol de demandantes y no los trabajadores.

3. Se paga un precio: Siempre se pagará un precio. En el caso de bienes y servicios se paga el valor económico de ese bien o servicio específico. Para el caso del mercado de trabajo se paga el salario.

descarga

4. El precio lo marca el mercado: El valor del salario o del producto/servicio viene marcado por el mercado donde, de nuevo (para que aquellos que entiendan de economía no me llamen la atención), el valor dependerá de lo elástica que sea la curva de la oferta y la demanda.

Pongamos un ejemplo, en el mercado de agua embotellada, el precio en un país con mucho agua será muy barato. Sin embargo, en Abu Dhabi el agua es incluso más cara que la gasolina. Ocurre lo mismo con el mercado laboral; hallá donde haya un puesto muy demandado por parte de las empresas, el salario será mayor porque existe menor oferta de capital humano (es el caso del ingeniero informático que habla chino mandarín, inglés y español –  no todas las empresas reciben diariamente CV´s con este perfil). Sin embargo, el puesto que no es muy demandado por parte de las empresas, tendrá probablemente mucha oferta de capital humano (recordemos que en este caso serían las personas que mandan muchos CV´s a un puesto y solo existe una oportunidad).

5. Exportación / Importación: volviendo al ejemplo anterior. Si en un mercado de bienes y servicios nos encontramos con que estamos teniendo escasez de producto, acudimos fuera de nuestras barreras locales o nacionales para suministrarnos. Pues es lo mismo que ocurre en el mercado de trabajo. Si necesitas contratar a un perfil que sepa varios idiomas pero no los encuentras en tu país, te ves obligado a buscarlo fuera.

Lo mismo ocurre con los proveedores. Si no puedes producir tú el bien (transformado o sin transformar) acudes a otras empresas para que te lo proporcionen. En el caso del mercado de trabajo, sería el caso del “Outsourcing” o subcontratación de una consultoría o agencia de trabajo o ETT (empresa de trabajo temporal).

Outplacement

Un último ejemplo en esta dirección, y aquí es donde más claramente convergerían ambos mercados, sería el caso en el que muchas empresas ven muy caro producir dentro de las barreras de su país porque el capital humano es muy caro y/o los bienes productivos son muy caros. Pues tienen que recurrir a lo conocido como el “Outplacement”, que es contratar la plantilla fuera de sus barreras locales o nacionales para llevar a cabo el servicio / producción.

Espero que hayáis aprendido y disfrutado tanto como yo de esta entrada. De igual forma, espero que te haya sido fácil comprenderla. Aun así, te recomiendo que no pierdas de vista la siguiente parte donde encontrarás la continuación con matices que rodean la parte más humana de este “proceso de compras”.

¿Me acompañas? ¿Te gustaría añadir algo? ¿te has quedado con alguna duda? Déjanos un comentario y recomienda o comparte con tu comunidad si te ha gustado. Muchas gracias y ¡FELIZ SEMANA!

 

Anuncios

¿DEBO INCLUIR EL NOMBRE DE MIS CLIENTES EN MI CV / LINKEDIN?

Estás redactando tu CV, en pleno brainstorming (lluvia de ideas) y de repente, tras una ardua búsqueda en tu experiencia pasada y presente, se te viene a la cabeza un rayo de luz. Y te preguntas, “¿debo de incluir el nombre de mis clientes en mi CV / LinkedIn?”.

brainstorming

Hay determinadas profesiones que, según la particularidad del sector al que pertenezcan, enfocan su trabajo, sus responsabilidades y sus tareas a los proyectos para otras empresas. Éstas, pueden ser empresas de outsourcing  (subcontratación) como consultoras, ETT´s,  auditorías, implantación de software informático, etc, cuyos clientes son, en definitva, otras empresas (serían servicios B2B – business to busines -,  en vez de B2C – business to client).

Como much@s de vosotr@s ya sabéis, LinkedIn, además de ser una de las redes sociales más importantes del mundo (la que más a nivel profesional) también funciona como una base de datos en donde todos y cada uno de los elementos que componen nuestro CV,  son palabras clave, también conocidas como Keywords. Éstas, a través de las herramientas que proporciona LinkedIn para los reclutadores, permiten estructurar una búsqueda directa de candidatos en base a los criterios del puesto que se desee ocupar.

Mi recomendación personal es que no lo pongáis porque, según del modo que se mire, puede dar más problemas que beneficios. Para un CV propiamente dicho puede ser bueno porque puede darle bastante peso e importancia, más aun si son grandes empresas aquellas con las que has trabajado, pero no es el caso de LinkedIn. Por otro lado, para aquellas personas que trabajan como freelancers y trabajan de forma independiente, quizás pueda ser bueno que lo incluyan porque trabajan con distintos clientes y puede beneficiarles mucho en su estrategia comercial. También recomendaría ponerlo si hay información pública relacionada, descrita en prensa o informes públicos procedentes de instituciones públicas o empresas de gran envergadura. Pero como trabajadores comunes, recomiendo que no.

No debemos de olvidar que LinkedIn es una herramienta que hace que estemos abiertos a todo el mundo y, como trabajador que es de esa empresa, tienes unos derechos pero también unas obligaciones entre las que se encuentra el principio de confidencialidad (aplicado, por ejemplo al secreto comercial) y el derecho a la propiedad intelectual. A esto también se suman las cláusulas que hayan podido haber firmado la empresa y el trabajador y que, quizás no se tenga en mente. Por lo tanto, mi respuesta a la pregunta inicial es que no lo pongas salvo las excepciones descritas.

Además, si los pusiera, ¿te daría más visibilidad? Yo considero que no. ¿Por qué? Porque cuando los reclutadores introducimos las keywords en LinkedIn para buscar a candidatos, solemos poner palabras tales como responsabilidades, habilidades, tareas, etc. Rara vez ponemos como keyword el nombre de una empresa. Sí es cierto que hay un campo para buscar a personas por el nombre de empresa, pero esa búsqueda lo hace no por el campo de “Keywords” sino por el campo de “Empresa Actual”. Por dar un ejemplo, para que lo entendáis, si mi amigo trabaja en un callcenter llamado Telecorp para una empresa cliente llamada Coco-Loca, por mucho que ponga que ha trabajado con Coco-Loca, como no es su empleador, nunca aparecerá en los resultados de personas que trabajen en Coco-Loca. Solo aparecerá en los resultados de búsquedas por empresas donde se haya escrito como criterio “Telecorp”.

Lo mismo ocurre con otra opción que LinkedIn ofrece a los recruiters con el tamaño de la empresa (otro campo que segmenta las búsquedas por el número de personas que trabajan en la empresa). Para clarificar este detalle, digamos que Coco-Loca tiene 2.500 trabajadores y Telecorp solo tiene 300. En ese resultado, aunque tuviésemos a un candidato cuyo CV indica que ha trabajado con Coco-Loca, no aparecería en esa búsqueda, porque él solo aparecería en la de 300 ya que es empleado de Telecorp. Por lo que también carecería de sentido.

Business people, thumbs up, group, agreement

¿Cuál es mi recomendación entonces? mi mayor recomendación es que pongas el tipo de sector de los clientes en vez del nombre, porque probablemente le aportaría mucha más visibilidad y valor a tu perfil. Por ejemplo, sector construcción, alimentación, moda, etc. Porque esa opción, al menos por ahora, no está segmentada por LinkedIn y ese sí es un criterio que utilizamos los reclutadores y no quedaría afectado por los derechos y obligaciones anteriormente mencionados.

Por resumir, salvo que fueses un freelance, abogado de gran envergadura o un project manager que participa en proyectos públicos y dados a conocer transparentemente en documentos oficiales y prensa, no te recomendaría que pusieras tus clientes en LinkedIn.

En el caso del currículum, te recomendaría que lo pusieses solo en el caso de que sepas que tu CV llega directamente al técnico de selección o reclutador al cargo porque solo de esta manera te asegurarías que tu CV llega a buen puerto. Pero lo que sí que te recomiendo al 100% es que esos clientes que tanto impacto crees que han tenido en tu experiencia, los menciones durante la entrevista de trabajo, porque estoy seguro que ahí sí que sumará peso a tus argumentos 🙂

¿Te ha gustado el artículo? ¿Podrías compartirlo o recomendarlo a tus contactos? Muchas gracias de antemano 🙂