¿DEMUESTRAS TUS GANAS POR TRABAJAR?

images

Antes de comenzar esta lectura quiero que dediques al menos un par de minutos a que reflexiones sobre la pregunta que has leído en el título. Puedes pensar en tu día a día en el trabajo, en la última entrevista que realizaste, o en las sensaciones que te transmite el desempleo.

El sentimiento de admiración hacia una persona nace muchas veces de ver las ganas y pasión que pone en algo que hace, lo que produce que sea reconocido por los otros. Con el trabajo pasa algo parecido, conocemos profesionales que transmiten sus ganas y entusiasmo por lo que realizan, e incluso pueden llegar a contagiarnos ese estado de ánimo haciendo que nos agraden más las tareas del día a día. Y lo mejor de todo, es que tú puedes también transmitir esa misma sensación en una entrevista de trabajo, haciendo que tus opciones por alcanzar el empleo se multipliquen.

Lamentablemente, a las entrevistas de trabajo se acude con parte de ilusión y parte de dudas debido a las malas condiciones ofrecidas y a las creencias negativas que tenemos sobre lo que podamos encontrarnos en el trabajo. Y ciertamente la crisis ha hecho que se desarrollen muchos elementos negativos en el ámbito empresarial, que han hecho que empeoren las relaciones contractuales y el ambiente laboral. Además, podemos leer en Internet numerosos foros que relatan experiencias negativas sobre determinadas empresas en las que podemos ser entrevistados.

Si demuestras realmente que tienes ganas de trabajar, y realizas conductas que expresen tu compromiso e ilusión durante el proceso de selección, entonces lograrás causar una sensación muy positiva en aquellas personas que te entrevisten. En caso de que fueras tú quien tuviera que escoger, estoy muy seguro de que le darías el puesto de trabajo a una persona que te transmitiera las ganas que tiene de aportar y de contribuir al proyecto. Y eso es lo que aprenderás en esta lectura.

La clave es que cambies radicalmente la forma de concebir el trabajo. Es una actividad en la que vas a invertir una gran cantidad de tiempo en tu vida. ¿Merece la pena perder la motivación por trabajar? Es cierto que depende mucho del proyecto en el que te encuentres, pero si perdiste esa ilusión es bueno que cambies la percepción que tienes de ver tu trabajo, o que te pongas en búsqueda activa de encontrar lo que te ilusione. Es difícil que tú elijas el trabajo, pero más fácil es que cambies la idea que tienes sobre el mismo.

En la entrevista es fundamental mostrar las ganas que tienes de trabajar y la ilusión que tendrías de formar parte de un proyecto con las características que el entrevistador te comente. Si alguna de las características que te indican sobre el proyecto te resulta muy interesante, entonces debes transmitirle al entrevistador tu agrado ante ese aspecto. Un elemento diferenciador que te hará ganar muchos puntos, es dar las gracias al técnico de selección por haberte hecho la entrevista. Tendrás que hacerlo al final de ésta, y si realmente te ha interesado el trabajo, sería muy bueno que escribieras un mail de agradecimiento cuando llegues a casa. Por último, a los candidatos que se les ve con ese punto de nervio, de interés por hacer cosas e inquietos, tienen muchos más puntos a su favor, en líneas generales, que aquellos que se muestran excesivamente tranquilos y calmados durante la entrevista. Piensa en la expresión “esta persona tiene horchata en las venas” y recuerda gente a la que se la asociaras. Pues bien, es fundamental que no dejes esa impresión en la entrevista y que la sensación que transmitas sea la de que eres un candidato que aportará, se esforzará y trabajará por sacar todo adelante.

Y una última reflexión, una vez seas contratado, o si ya está trabajando, es que pienses sobre la frase “el trabajo de mi vida”. He escuchado en multitud de ocasiones, a compañeros que no estaban a gusto en su trabajo que sabían que no era el trabajo de su vida. Y puede que así sea, que existan trabajos donde su desempeño y satisfacción sea mucho mayor. Sin embargo, hay que pensar que el trabajo de tu vida es en el que estás actualmente, ya que eso es lo que hoy significa tu día a día, y por tanto tu vida actual. Pese a todos los problemas en el trabajo, hay que tomarlo con la mayor motivación y ganas del mundo. El valor que tiene hoy un trabajo es poder trabajar en el mismo. Además, trabajar es uno de los mejores activos que tenemos si queremos probar suerte en el mercado laboral.

En conclusión, muestra tus ganas por trabajar en tu trabajo actual, en las entrevistas que hagas y en cualquier proyecto en el que estés inmerso. Sin duda alguna, serás más valorado y tendrás más probabilidades de logar las metas que te propones.

Anuncios

MEJORA TU ÉXITO EN LAS ENTREVISTAS: APRENDE A VENDERTE CON HUMILDAD

Entradasonrisa1-300x300Uno de los aspectos fundamentales para tener éxito en una entrevista de trabajo es tener confianza en uno mismo y saber expresarla. El saber vender bien tus competencias, experiencia anterior, formación y cualquier característica  también es muy importante. Todo ello te ayudará a persuadir al entrevistador de que eres un buen candidato para el puesto. El objetivo es generar la necesidad de que seas contratado.

Debido a cómo está la situación parece inimaginable que los candidatos no ofrezcan su 100% en una entrevista. Sin embargo, he conocido a muy pocos que no solo demuestren confianza sino que sepan convencerme de la buena elección que pueden ser para el puesto. Entrevisté a muchos con potencial, pero los clientes les descartaban porque les faltaba ese conjunto de características que podían hacer aún más atractiva su candidatura. Por eso todas las personas con buenas habilidades sociales van a tener, en muchos casos, una mayor probabilidad de éxito a la hora de encontrar un empleo.

6el_club_de_los_poetas_muertos-xxxx80Tu discurso debe seducir, y no me refiero a que establezcas un vínculo sexual con el técnico de selección. Quiero que imagines tu época de estudiante y pienses en la diferencia entre un profesor con buenas habilidades sociales y otro que no las tenía. Siempre pongo el mismo ejemplo, puedes tener un profesor bueno que te hable de los tipos de piedras, lo que hará que ames a las piedras aunque pareciera algo totalmente insignificante para ti. Sin embargo, puede que tengas un mal profesor que te imparta una asignatura sobre cómo ser más feliz. Algo que sin duda cualquiera querría, pero si una mala fuente es la encargada en impartir dicho conocimiento entonces perderás todo tu interés.

Al final, en una entrevista estás contando una historia sobre una parte de tu vida. Haz que lo que cuentes sea interesante, demuestra tu pasión por tu trabajo y sobre todo no aburras. Un técnico de selección querrá siempre escuchar aquellos requisitos que estén más relacionados con el perfil que se busca. Omite aquellas funciones que no sean relevantes y céntrate en las experiencias más relacionadas con lo que se busque. Haz que el entrevistador se interese por tu trabajo, no te centres en la monotonía del día a día sino en un proyecto que te maravilló o en aquella semana que te sentiste eufórico por realizar una tarea muy motivante.

descargaHabla bien de ti, véndete, pero siempre con humildad. No digas que hacías todas las funciones del departamento y que poseías una larga lista de responsabilidades pese a tu bajo cargo. No puedes decir que eres el mejor, ni que eres perfecto en una determinada tarea. Pero sí puedes hablar de las ganas y la motivación que pones en todo lo que haces. Argumenta sobre tus defectos pero tampoco cuentes todas tus características negativas. Recuerda alguna de tus primeras citas, en ellas estoy seguro de que mostraste lo mejor de ti y eso es lo que tienes que hacer en una entrevista, con la salvedad de que es bueno señalar algo negativo, o en la pregunta de los defectos, o cuando hables de lo que te gustaría mejorar. Pero no te limites a señalar tus flaquezas, a continuación debes indicar cómo reforzarlas. Hablar mal un idioma no es un buen argumento. Hablar mal un idioma, ser consciente de ello y decirle al técnico de selección que harás todo lo posible por mejorarlo, debido a la importancia que tiene, es lo que debes hacer. Las personas más creíbles son las que muestran tanto sus virtudes como sus defectos y sobre todo aquellas que no tienen ningún miedo a reconocerlos. Muestra confianza, ganas, actitud pero siempre desde la humildad.

imagesUn gran error es plasmar toda la tristeza, problemas, inseguridad a un entrevistador. Los técnicos de selección no ejercemos durante la entrevista como terapeutas, y no somos la mejor persona, ni una entrevista es el mejor escenario, para que cuentes tus dificultades. Que no te llamen, que no te cojan o que tengas que pagar una hipoteca son algunos ejemplos. En definitiva, hay que transmitir siempre las ganas, ilusión y la motivación. No te centres en la desesperación ni creas que generar un sentimiento de pena hará que tu candidatura sea lo mejor valorada. Si sigues esta estrategia ocurrirá todo lo contrario. Ahora piensa en la gente cercana que verdaderamente está mal. Habrá muchos que se quejen de todo, y no les faltará razón. Pero habrá un pequeño grupo que esté siempre con una sonrisa en su rostro y con alegría pese a las adversidades. Esas personas despiertan admiración y suponen un ejemplo para todos. Esa es la verdadera actitud que debes mostrar en una entrevista. Ganas, lucha, esfuerzo y la capacidad de levantarte cuando las cosas estén mal. Porque en cualquier trabajo hay cosas buenas y malas. Y lamentablemente, debido a muchas condiciones actuales negativas, lo malo abunda más que lo bueno. Es por ello que la positividad y la tolerancia a la frustración son características muy valoradas.

Y conseguir todo esto es muy complicado. Debes ensayar y ser escuchado por otros. Leer, aprender e imitar a grandes comunicadores. Perder la vergüenza. Tener confianza en ti pese a que te cueste conseguir trabajo. Nunca hay que dejar de esforzarse en mejorarse día a día. Porque al final, cuando el técnico de selección tiene la duda de quién podría cubrir una nueva vacante, tú debes convertirte en su mejor respuesta.