PENSAMIENTOS QUE NO TE AYUDARÁN A ENCONTRAR TRABAJO: “SIEMPRE HABRÁ ALGUIEN MEJOR PARA EL PUESTO”

comparacion

Es curioso como tendemos a realizar comparaciones que solo nos perjudican en nuestro día a día. Ya no solo cuando nos gusta una persona y nos da miedo lanzarnos a su conquista, porque pensamos que alguien será más atractivo, divertido o compartirá más aficiones con él/ella. Algo muy parecido se da en el ámbito laboral, ya que tenemos el pensamiento de que siempre habrá alguien mejor para el proceso de selección en el que participamos y eso nos produce miedo, ansiedad y nervios que mostraremos en la entrevista. Por ejemplo, pensamos que tendremos menos experiencia, menos títulos, peor nivel en idiomas que aquellos candidatos que imaginamos que competirán contra nosotros para el mismo puesto. Tu imaginación te está jugando una muy mala pasada porque no tienes acceso ni conoces el listado de candidatos contra el que te enfrentas, lo que puede hacer que te estés comparando de manera mucho menos realista. Incluso te diré, desde mi experiencia en la selección, que un CV no deja de ser una hoja de papel que muestra lo que cada uno queremos destacar de nuestra experiencia. Sin embargo, he conocido grandísimos candidatos que no tenían un CV brillante y viceversa, personas con una experiencia admirable que durante una entrevista no sabían sacar todo el potencial ni demostrar su valor. En una gran cantidad de casos importa mucho más las ganas, ilusión y motivación que tengas por trabajar, antes de que seas un experto en tu campo.

Y quiero que a partir de esta lectura cambies tu concepto de la selección. Debes dejar de pensar en lo que los demás tienen y sí pensar en lo que puedes aportar, en tu valor. Porque este factor sí que puedes identificarlo, mejorarlo y desarrollarlo. El resto de candidatos podrán tener características mejores y peores que tú, pero nunca las conocerás. Puede que tengas contacto con compañeros que hagan la entrevista para el mismo proceso, pero ni verás cómo hacen las entrevistas, ni tendrás acceso a lo que piensan las personas que tienen que elegirles. Por tanto, ¿te beneficia pensar que hay alguien mejor que tú? Honestamente no. Tampoco debes pensar que eres el mejor, porque hay que saber que tenemos virtudes y defectos. ¿Entonces qué pensamiento debo tener? El pensamiento de que haré todo lo posible por demostrar mi valor y las ganas que tengo de trabajar, aprender y mejorar. Y es bastante complicado demostrarlo en una entrevista y en la siguiente entrada del blog te enseñaré cómo hacerlo.

Pero primero vamos por partes, tu principal aliado y enemigo en cualquier proceso de selección serás siempre tú. Olvida a los demás, no tendrás acceso a ellos, pero sí que tienes poder sobre ti. Confía en tus posibilidades y asesórate bien. Una entrevista es muy importante en los tiempos que corren y es por ello que debes preguntar, ensayar y preparar la entrevista para ir con todas las armas posibles. Este blog puede servirte de ayuda en este proceso. Pero tienes que cambiar muchas ideas para poder mejorar y conseguir el empleo por el que tan mal lo estás pasando.  Compararse es un proceso que pocas veces te ayudará. Cambia de perspectiva. Olvida lo que pueda hacer el resto y siéntete obligado de empezar a dar lo mejor para cambiar. Porque cuanto antes lo hagas, más posibilidades tendrás de encontrar trabajo.

¿ES EL ENTREVISTADOR UNA AMENAZA PARA QUE CONSIGAS EL TRABAJO?

Nervios, ansiedad y miedo son algunos de los invitados que traerás a la mayoría de entrevistas de trabajo. La solución no se basa únicamente en eliminar todos estos elementos negativos. Hay que saber gestionar todas estas sensaciones que nos causa un proceso de selección y que harán que fracasemos una y otra vez. Pero puedes hacer algo para empezar a controlar mejor toda tu negatividad: cambiar algunas creencias que tienes acerca de los procesos de selección.

EL ENTREVISTADOR: ¿AMIGO O ENEMIGO?

diablo

Una de las principales incógnitas que guardan muchos procesos de selección es cómo será, o serán, las personas encargadas de hacer la entrevista personal. Es inevitable que nos hagamos preguntas sobre el entrevistador que puede darnos la llave para entrar en un empleo. Sin embargo,  y tras mi experiencia hablando con candidatos, compañeros y amigos, muchas veces los técnicos de selección somos identificados como elementos que no facilitan el acceso al trabajo, es decir, que seríamos una figura a temer debido a que nuestro objetivo es pillar al candidato, a través de preguntas con mala intención, y poder descartarle. Como puedes comprobar, esta es una creencia que solo te hará potenciar tu negatividad de cara a una entrevista.

LA REALIDAD DE UN TÉCNICO DE SELECCIÓN

Como técnico de selección busco cubrir las necesidades de mi empresa. Y mi principal objetivo es identificar al mejor candidato para esa necesidad. Eso significa que mi trabajo se basa en la detección de buenos candidatos. Mi rendimiento, y valoración por parte de mis superiores, compañeros y clientes irá vinculado a que logre el objetivo: cerrar el proceso de selección en el menor tiempo posible. Por tanto, antes de empezar una entrevista, mi principal pensamiento será: “ojalá este candidato sea el ideal para el puesto”. Durante la entrevista también intentaré sacar la mejor versión del candidato. Por ejemplo, si está nervioso haré lo posible por tranquilizarlo para que pueda dar lo mejor de sí mismo.

Debes cambiar esta creencia y ver a la persona que te evalúa como un facilitador. Si lo haces bien en una entrevista, el técnico de selección podrá guardar tu candidatura para futuros procesos aunque no fueras seleccionado para el proyecto en el que participaste. Al menos, tienes que intentar partir con la misma idea que la persona que se sentará en frente tuya y te entrevistará: “Voy a demostrar al entrevistador que soy la persona que busca”. Si ves al técnico de selección como una amenaza solo conseguirás encerrarte y no dejar salir tu potencial. La respuesta a la pregunta que lanzaba en el anterior apartado es que el técnico de selección no es ni tu amigo ni tu enemigo. Elimina todos los pensamientos negativos sobre su figura y tampoco actúes como si le conocieras de toda la vida. Para saber más sobre esto te invito a que leas esta entrada.