UNA CLAVE PARA ENCONTRAR TRABAJO: ¿QUÉ ES LO QUE TRANSMITES A LOS DEMÁS?

descarga

Acabo de volver de vacaciones, esos días donde disfrutas tanto que desconectas de la realidad. Espero que tú lector, lo hayas podido hacer también (y en caso de que no te llegara deseo que las disfrutes aún con más gusto en las próximas semanas).

Desde que cree el blog he querido aportar un toque diferente a los artículos. Al final, si buscas orientación laboral en Google te saldrán infinidad de páginas. Y muchos artículos que leas hablarán de los mismos temas. Por ello, quiero entrar en algo que es bastante complejo de analizar y mucho más de cambiar. Es un verdadero reto para los candidatos. Allá vamos.

LA PERCEPCIÓN QUE TENGAN DE TI SERÁ CLAVE EN EL PROCESO DE SELECCIÓN

La próxima vez que estés parado en la calle, o sentado en un medio de transporte, quiero que elijas una persona al azar y la observes. No entres tanto en tu parte racional que analizará su atractivo físico, cómo viste o lo que está haciendo. Guíate por tu intuición y piensa que te transmite. Tal vez sea cercanía, morbo, peligro o confianza. Con muy pocos datos puedes percibir mucha información (siendo la gran mayoría errónea) de completos desconocidos. Pero no debes olvidar que todo lo que hayas decidido es a través de tu propio enfoque de la realidad.

Cuando realizas un proceso de selección estás dando mucha información sobre ti. No solo en lo que dices sino en tu actitud, en tu lenguaje no verbal, en tu vestimenta, puntualidad…; Y será la percepción que tengan los entrevistadores la que les ayude a decidir el tipo de persona que puedes ser en el trabajo. Y ahí radica la dificultad y subjetividad de muchos procesos de selección. El poder elegir bien a una persona en muy poco tiempo sin ver ni cómo trabaja ni cómo interactuará con el resto de compañeros y cultura de la empresa.

TU ENERGÍA DURANTE EL PROCESO DE SELECCIÓN

Que no te parezca místico el título que acabas de leer. Esta es un clave para ser descartado o seleccionado en cualquier puesto. Con energía me refiero a cómo transmites que será tu forma de trabajar en relación a cómo te comportas durante las entrevistas. ¿Has oído la expresión de que una persona tiene horchata en la sangre? Pues muchos candidatos que he entrevistado se ajustarían a esta descripción: no reaccionan rápido ante las preguntas, hablan muy lentamente, se les nota apatía durante la entrevista…; Tanto si eres una persona muy calmada como muy activa (el extremo opuesto a lo anterior mostrando en este caso nervios, rapidez a la hora de hablar o un lengua no verbal muy acelerado) vas a tener dificultades para ser seleccionado.

De la gente demasiado calmada se percibe que pueden ser trabajadores pausados, sin energía y sin capacidad para sacar adelante grandes cargas de trabajo. Esto puede no ser así, pero es la sensación general que pueden dejar. Por otro lado, en el caso de que seas una persona con un exceso de energía, eso podrá percibirse de manera negativa ya que podrá dar la sensación de que vas a hacer que el equipo se tire de los pelos al estar siempre tan activo.

En la mayoría de los ámbitos de la vida el término medio es la clave. Pero es bueno que sepas que tipo de persona eres respecto a esto y cómo cambiar ciertas cosas para ajustar tus picos de energía o activarse más.

LOS OTROS SON LA CLAVE PARA CONOCER LO QUE TRANSMITES

Una cosa es que sepas cómo eres y otra muy distinta es cómo te percibe tu entorno. Podrás obtener información tanto negativa como positiva de ti por lo que este proceso debes hacerlo con mucha apertura mental y estar muy expuesto a las críticas. Puedes preguntar a personas de confianza o pasar un test a través de www.surveymonkey.com. Si eres atrevido,  aprovecha escenarios sociales (fiestas, comuniones, bodas…) para preguntar a extraños qué es lo que les has transmitido por primera vez. No te guíes por la información de una persona sino que utiliza aquellos rasgos que fueran más frecuentes.

Identificando lo que los demás perciben en ti podrás tener un campo de actuación mucho mayor sobre cómo mejorar aquellas debilidades que te pueden haber descartado. En el futuro escribiré más entradas sobre este tema pero esto es un pequeño aperitivo que me gustaría terminar con estas dos preguntas que te planteo: ¿Cómo eres?, ¿Cómo te perciben los demás?

Anuncios